14.4 C
Xalapa

Desde hace 20 años, granja porcina opera irregularmente en Emiliano Zapata

Foto: Carlos Hernández

Desde hace 20 años, residentes de la colonia El Jobo y El Lencero, municipio de Emiliano Zapata, han soportado la peste de la granja porcina Los Pinos S. P. R. de R. L., la cual denunciaron ante la Procuraduría del Medio Ambiente (PMA), pese a que fue clausurada, continúa operando ilegalmente. 

La denuncia presentada ante la PMA fue por la presunción de los hechos u omisiones que producen desequilibrios ecológicos, daños al medio ambiente y salud pública. 

La denuncia también fue presentada ante la Secretaría de Salud de Veracruz, la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), y en el Ayuntamiento de Emiliano Zapata, sin que alguna de estas autoridades haya actuado por la contaminación del medio ambiente que ocasiona la granja, instancias que hasta ahora brillan por su ausencia. 

La granja está ubicada en la avenida Los Pinos número 9 en la colonia El Lencero, municipio de Emiliano Zapata; a un aproximado de 15 kilómetros desde la zona centro de la capital del Estado. 

Los vecinos coinciden que durante 20 años, los dueños de la granja han tejido lazos de corrupción con las autoridades municipales, incluyendo la de Jorge Alberto Mier Acolt para continuar operando impunemente contaminando el medio ambiente.

Jorge Viveros, residente de la zona, advirtió que la granja inició como crianza de cochinos, sin embargo, desde hace siete y ocho años se convirtió en rastro a complacencia de las autoridades municipales que no tomaron en cuenta la afectación a los habitantes de las inmediaciones a la granja porcícola. 

Indicó que el lugar no cuenta con el uso de suelo para operar como rastro y está operando como tal con una producción de hasta 5 mil cabezas, “es el stock que tenemos más o menos, no tenemos bien los datos porque no los facilita el dueño, la relación no es buena, el defiende su negocio y nosotros el derecho de un ambiente sano”. 

Felícitas Rivera Muñoz, residente de El Jobo, señaló que hace dos meses acudieron autoridades ambientales a clausurar el lugar, sin embargo, este continúa operando retando a la autoridad. 

Lamentó que como vecinos no pueden hacer mucho, ya que es responsabilidad de las autoridades actuar en contra los propietarios de la granja. 

Foto: Carlos Hernández

“Hay un montón de zopilotes, el drenaje lo tiran hacia el río, pasa por el terreno de un vecino, ahí tiran todo lo de la granja, los desechos los tiran al río”, señaló. 

Aseveró que el dueño de la granja son “personas de dinero” a quien aseguró solo conocen de vista y sospechan que están sobornando a las autoridades. 

“Hay un peste que no se aguanta, es de las granjas -el olor-, ojalá pudieran investigar y venir a ver y que saquen eso de ahí; antes era granja de pollos, pero y después metieron cochinos”. 

Afirmó que desde hace más de 20 años que está operando la granja, “antes era un tiradero de cochinos muertos en el río, no tenían bardeado y los perros entraban y se los comían. ”. 

Sospecha de la posibilidad que el ayuntamiento de Emiliano Zapata esté “comprometido” con los dueños de la granja, ya que la autoridad municipal es la responsable de otorgar los permisos de operación, en este caso, corresponde actualizar los permisos a la administración del alcalde Jorge Alberto Mier Acolt. 

“Que vengan a darse una vuelta por acá -Las autoridades- que ven que no decimos mentiras, nos está afectando el olor tan feo que sale”. 

Mencionó que el presidente municipal de Emiliano Zapata sólo acudió a la comunidad de El Jobo cuando fue a solicitar su voto, “pero ahorita ya no, necesitamos apoyos y nomás no viene”. 

Destacó que si la autoridad continúa solapando la operación impune de la granja, se verán obligados a bloquear la carretera Xalapa-Veracruz en protesta por su omisión. 

Por su parte, Marina Campos Rivera señaló que en días soleados es cuando mayor peste a putrefacción emana desde la granja, por lo que en coordinación con otros vecinos recolectaron firmas de más afectados para presentar una denuncia colectiva a las autoridades, la actual, lamentó, no surge efecto. 

Campos Rivera señaló que llegó a vivir a El Jobo hace cuarenta años; de los cuales, los últimos 20 ha vivido entre la peste y animales de rapiña debido a los desechos de la granja. 

Vanessa, otra de las afectadas por la peste de la granja, advirtió que los niños y ancianos son los más afectados, ya que el olor es un foco de infección en las vías de respiración para este sector de la población, “la verdad no aguantamos los olores, más cuando hace calor, huele muy feo, no aguantamos el peste”. 

Exhibió que la granja arroja sus desechos al río, “se han puesto denuncias, pero no hacen caso, se juntaron firmas y todo sigue igual”. 

“Retan a la autoridad”, señala procurador Sergio Rodríguez

El procurador del Medio Ambiente, Sergio Rodríguez Cortés destacó que la PMA realizó cuatro inspecciones a la granja porcícola y reconoció que es una de las que más quejas y denuncias han recibido por parte de los vecinos del municipio de Emiliano Zapata. 

“Fundamentalmente la queja es el olor del impacto que genera esta actividad económica, hay dos permisos para dos empresas: Una es la crianza de los cerdos y la otra es la matanza, es un rastro”. 

Destacó que dentro de las inspecciones que realizaron encontraron una descarga apócrifa de residuos propios de la granja, esto tras el último dictamen técnico, por lo que se dictó una evaluación ambiental. 

Precisó que las empresas tienen permiso y son regulados este tipo de residuos, además que son inherentes a esta actividad los volúmenes y la forma en que son tratadas tienen una evaluación ambiental, “es lo que media para que una empresa opere o no”. 

El procurador destacó que el tratamiento de sus residuos no correspondía con el volumen, “hicimos un dictamen técnico y descubrimos que esta empresa tiene una descarga apócrifa, no regulada, que daba al rio y se hicieron análisis clínicos”. 

Indicó que la empresa respondió a los cinco días que a derecho corresponde de la última inspección y negó estas descargas. 

“Con los análisis clínicos y el dictamen técnico pudimos constatar que efectivamente es materia orgánica producto de los cerdos que son el objeto de su actividad económica de la empresa”. 

Expuso que la empresa tiene responsabilidad en el daño ambiental, aunque reconoció que desconocen la temporalidad que llevan ejerciendo estas prácticas. 

“Tomamos la decisión de clausurarla totalmente (…) tendrá más de 60 días que esta clausurada, no puede hacer ninguna actividad económica”, precisó. 

Sin embargo, admitió que dentro del acta de la medida precautoria está la responsabilidad de la empresa de darle alimento a los cerdos, “pero no pueden vender, ni pueden matar, que es el objeto de hacer un sufructo estos permisos, esto por no causarles un daño económico”. 

Caso contrario, los vecinos aseguran que durante las noches la granja continúa en la faena de los cerdos, además que durante el día son vistas diversas camionetas de carga que entran y salen del rastro. 

Ante el testimonio de los vecinos, el procurador insistió que mientras la empresa no responda a la autoridad y no resuelvan el tema, continuará clausurada, por lo que es de suma importancia que la PMA sorprenda en flagrancia estas actividades. 

Rodríguez Cortés reconoció que la empresa promovió un amparo y la Procuraduría del Medio Ambiente (PMA) respondió la diligencia y están a la espera de la resolución del juez federal. 

“Seguramente después de esto vendrán medidas todavía más fuertes contra la empresa”. 

En ese sentido, indicó que la empresa está sujeta a una multa por esta situación, la cual está documentada en la investigación y respaldada en el expediente, “tendrá que ser una multa ejemplar y fundamentalmente porque a la autoridad se le ha mentido por una cantidad de años”. 

Puntualizó que la empresa tendrá que sellar las descargas apócrifas y tomar las medidas para que el volumen de los residuos corresponda al volumen del tratamiento que está autorizado. 

“Tendrá que hacer una inversión de infraestructura para mitigar estos efectos negativos al medio ambiente, pero mientras ellos -la empresa- no lo reconozcan y estén juicio, el procedimiento lo vamos a seguir llevando”.  

El funcionario estatal explicó que no hay un plazo de tiempo, “pero si volvemos a observar que la empresa no atiende a las observaciones que hemos hecho, podemos incluso tomar algunas otras medidas como agarrarlos en flagrancia, darles arresto de 48 horas, cancelar los permisos o una clausura definitiva de la empresa”. 

Admitió que los vecinos han hecho llegar algunos vídeos a la PMA “donde se escucha, pero no se alcanza a ver” que los cerdos están siendo sacrificados, ya que los videos consisten en audios “porque las imágenes son de la casa o domicilio donde los han grabado”. 

“Es importante decirlo, nosotros necesitamos agarrar en flagrancia al infractor, hay algunas otras sanciones fuera de la clausura que implican responsabilidad del tipo penal, la violación de los sellos, seguir contaminando, seguir haciendo las prácticas que este momento la autoridad les tiene prohibidas”. 

Hay clausura total, pero temporal 

Rodríguez Cortés destacó que la PMA tiene la posibilidad de entrar de nuevo a la granja y corroborar las versiones de los vecinos, esto a través de una orden de verificación. 

“Hemos ingresado, por lo menos para realizar el dictamen técnico ambiental, el que se realizó después de la clausura y vamos a seguir revisando, la verdad es que están retando a la autoridad después de las medidas que hemos tomado, es muy complicado, porque incluso puede aplicarse un arresto a las personas que están ahí mientes es realiza  las diligencias correspondientes”. 

PMA prevé sanción ejemplar 

El procurador advirtió que la granja podría ser acreedora de una “sanción ejemplar”. 

“Hay que revisar, cómo se determina una sanción, primero hay que ver en qué no cumplieron, la más fuerte es la descarga”. 

En un segundo plano, aseveró que tienen que ver la dimensión de la empresa, en área, en volumen y en producción y toda la documental con la que cuenta, ya que la empresa no es nueva y hay mucho en los expedientes, además del objeto de la empresa y las morales como están constitutivas. 

“Todo eso juega para una sanción ejemplar, son multas millonarias de la que estamos hablando”. 

En tanto se resuelve el problema, los vecinos de El Lencero, El Jobo, casas Homex e incluso el Club de Golf, tendrán que continuar soportando los malos olores que emana la granja. 

Tras un recorrido en la zona, se corroboró el movimiento de camionetas que ingresan y salen de la granja, la queja de los vecinos y sobre todo los fétidos olores que de ahí se emanan. Sin embargo, no se pudieron observar los sellos de clausura. 

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

125,245FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA