16.8 C
Xalapa

Desencanta gabinete de seguridad duartista

-

  • En Álamo se cumplen 17 días del secuestro de un regidor panista

  • Silencio de Seguridad Pública, la AVI y la Procuraduría

  • También ominoso mutismo de nueve diputados azules más el presidente y el secretario del CDE del PAN

  • Sólo Jorge Vera ha levantado la voz; pero nadie lo escucha ni hace caso

  • Norte, centro y sur de Veracruz, atrapados en el infierno

LUIS_VELAZQUEZEn el V año del gobierno de Veracruz la vida cotidiana transcurre así: el 16 de diciembre, hacia las 8 y media de la mañana, en la avenida Independencia, la más céntrica de Álamo, en el norte de Veracruz, allí donde el Movimiento de los 400 Pueblos de César del Ángel tiene su feudo, el regidor panista Rodolfo Domínguez Méndez iba camino al palacio municipal.

Entonces, fue interceptado.

De pronto, incluso antes de registrar el tsunami, apenas y pudo tener tiempo para registrar que estaba frente a un bar cuando, zas, de una camioneta descendieron unos tipos armados, con rostros patibularios de pistoleros y se lo llevaron.

Otro sicario trepó al coche propiedad del Ayuntamiento que conducía el regidor y lo siguió.

Hasta el momento, el silencio de la Secretaría de Seguridad Pública, la mismita que según la ley está obligada en un Estado de Derecho a garantizar la seguridad en la vida y en los bienes.

Incluso, el diputado por el distrito, el panista Jorge Vera Hernández, el mismito que aprobó la mini gubernatura de dos años, la Fiscalía General de nueve años y la reelección de diputados y presidentes municipales, síndicos y regidores por cuatro periodos seguiditos hasta completar 20 años en el poder, ha pedido, solicitado, mendigado y rogado al gobierno de Veracruz  localice al regidor, sin ningún resultado.

El regidor panista cumple hoy 17 días desaparecido.

Y entonces, ¿de qué ha valido que el diputado Jorge Vera votara fast track, sin recibir, se afirma, ningún centavo extra de estímulo, por la reforma duartista si ante el secuestro de su colega panista, regidor, van 17 días de la tragedia familiar?

Lo peor: ni una palabra del presidente del CDE del PAN, Pepe Mancha, ni tampoco del secretario, diputado Domingo Bahena, coordinador de la bancada panista en el Congreso local.

Ni menos de los ocho diputados locales del partido azul, pues en todo caso era para que la elite panista ya se hubiera integrado en un frente común para armar el escándalo, pues el único camino que con su indolencia y negligencia han dejado la Secretaría de Seguridad Pública, la Agencia de Investigaciones y la procuraduría de Justicia.

Además, pocas esperanzas hay de que, digamos (y ojalá estuviéramos equivocados) pudiera darse el rescate del edil.

Uno. El reportero Gabriel Fonseca, del periódico el Diario de Acayucan, fue desaparecido el 17 de septiembre de 2011 frente a la comandancia policiaca y hasta la fecha, ni una pista, ni un indiciado, y de seguro, el expediente archivado.

Dos. El reportero Cecilio Rodríguez Domínguez, del semanario Proyectos, desapareció de Chinameca el 11 de mayo de 2012, y al momento, ni una pista.

Tres. El reportero Sergio Landa Rosado, del Diario de Cardel, desapareció de Cardel el 23 de enero, 2013, y su expediente tirado por ahí en el archivo muerto.

Además, un detalle: del trío de los periodistas levantados, dos, Fonseca y Landa, trabajaban para el holding periodístico de Edel Álvarez Peña.

Más todavía: Gregorio Jiménez, el reportero policiaco secuestrado, desaparecido, mutilado, asesinado y sepultado en una fosa clandestina trabajaba en El liberal, también de Edel Álvarez, y era chalán en Notisur”, propiedad de Marcelo Montiel Montiel.

Ni hablar, la vida cotidiana tal cual se padece en Veracruz.

 

TRES AÑOS CON TRES MESES DE ESPERA CARDIACA

Hasta ahora el norte y el sur de la tierra jarocha unidos por el mismo destino: la inseguridad y la impunidad.

¡Ah!, también el centro, como por ejemplo, el río Blanco convertido en el cementerio flotante más largo y extenso de Veracruz, además de los viejos pozos artesianos dados de baja en la ruta Omealca a Tezonapa, habilitados como panteón de los malandros.

Un consuelo, sin embargo, digamos, acaso: el 28 de abril, en Potrero Nuevo, una chica de nombre Anahí, de 16 años, fue secuestrada, desaparecida, ultrajada, asesinada y tirada en un lote baldío, a un lado de la comandancia policiaca, donde hacia el mediodía unos zopilotes la picotearon y le sacaron los ojos, sin que los elementos de seguridad lo advirtieran.

Y ocho meses y tres días después, el procurador de Justicia anunció que habían capturado al presunto feminicida, confinado ya en el penal de La Toma para enfrentar el proceso.

Así, el diputado panista, Jorge Vera, podrá abrigar la esperanza de que el regidor de Álamo sea rescatado, ojalá, con vida; pero quizá, dentro de unos ocho meses, y/o como en el caso del trío de reporteros levantados, tres años con tres meses después, las familias siguen esperando.

Tal cual es Veracruz, la Houston de México y la Arabia Saudita de América Latina.