15 C
Xalapa

Divulgan fotos íntimas de 150 alumnas de la UNAM

Eres mujer, eres joven, eres universitaria Puma, ocultas tu nombre en esta historia para evitar el escrutinio público, pero quieres que todos escuchen tu voz porque eres también una sobreviviente de violencia digital. Lo ocultas porque no necesitas en tu vida aquellos que con dedo inquisidor te culpan: ¡para qué se sacó las fotos!, ¿para qué se dejó grabar?. 

Eres una de las 150 mujeres estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que tuvieron serias afectaciones emocionales a inicios del 2020, tras darse cuenta que entre sus compañeros circulaba una liga de Dropbox con imágenes íntimas de las universitarias. 

A ti, como a tus compañeras, se te fueron las ganas de comer, las ganas de ir a la facultad, te sentías amenazada, acosada. Una de las universitarias no resistió la presión y prefirió dejar su sueño de estudiar. 

Otra de las jóvenes agredidas recuerda así el momento en que se enteró de la existencia de esta liga de Dropbox. 

“Las fotos ya tenían en mi caso casi 3 años. Dentro de mi carpeta hay más de 100 fotografías. Me puse a llorar, estaba enojada, frustrada, completamente en shock”. 

Poco a poco las estudiantes fueron buscándose unas a otras para juntas afrontar la agresión. 

“Nos reunimos algunas chicas en las islas en la UNAM. Empezamos a investigar y llegamos a la conclusión de que fue en la facultad de Administración y Contaduría donde nos hackearon nuestras cuentas”. 

Las investigaciones de las jóvenes concluyen que el modus operandi era el siguiente: después de robar las contraseñas de redes sociales desde el centro de cómputo de la Facultad, los responsables husmeaban en las conversaciones privadas de Facebook y de ahí descargaban las fotografías íntimas. Si en las imágenes no se veía el rostro de la mujer, buscaban fotos públicas del perfil y las anexaban a la carpeta con los datos personales de la universitaria. 

“En la red social recibías muchas solicitudes de amistad de hombres, te sientes acosada todo el tiempo, observada, te sientes con miedo, con una incertidumbre muy grande”, narra una de las universitarias. 

Los registros muestran que los responsables comenzaron a publicar ilegalmente las fotografías íntimas de las mujeres al menos desde 2016. 

“Hemos podido detectar al menos de la Facultad de Economía, de la Facultad de Contaduría y Administración, de la FES Aragón, de la FES Iztacala, instituciones particulares, la UVM”, relata una de las estudiantes que ya denunció lo ocurrido ante la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México. 

El intercambio de imágenes con contenido sexual es cada vez más común entre jóvenes y también entre adultos, se llama sexting. Durante la cuarentena los jóvenes intensificaron esta práctica como una forma de relación virtual por no poder verse en persona. 

México es uno de los países latinoamericanos en los que más se ejerce el sexting según documenta Nélida Padilla, académica de la facultad de Estudios Superiores Iztacala de la UNAM. 

Las universitarias se acercaron al Frente Nacional por la Sororidad, fundado por Olimpia Coral Melo, una activista que vivió la violencia digital. 

La fiscalía, asegura Olimpia, debe investigar los laboratorios y a los administradores que siguen laborando ahí. Hasta el momento, 20 estudiantes han denunciado. Este es el primer caso de denuncia masiva desde que se aprobó la Ley Olimpia en la Ciudad de México en diciembre de 2019. 

La Fiscalía General de Justicia capitalina investiga a los responsables por pornografía infantil, acoso, amenazas, robo de identidad y delitos contra la intímidad sexual. “A pesar de que se tiene el conocimiento de digamos posiblemente 120 chicas víctimas contra la intimidad sexual, no se está investigando por todas porque no todas han venido. Queremos que se acerquen todas para justo tener un trabajo bastante más fortalecido”, asegura Laura Borbolla, Coordinadora General de Investigación de Delitos de Género y Atención a Víctimas de la Fiscalía capitalina. 

“Todas ellas al momento de la denuncia ya eran mayores de edad, pero en algunas fotos que aparecen eran todavía menores de edad. Se encuadra en un delito distinto que es bastante más grave y se persigue de oficio y es delito federal”, asegura Marcela Hernández del Frente Nacional para la Sororidad. 

Desde inicio de año, las universitarias se acercaron a las autoridades universitarias para pedir apoyo. 

“Es decepcionante que al principio sí fue un apoyo y ya después pues hazle como quieras. Deberíamos de tener un gran apoyo, un 100 por ciento del rector de la UNAM” La Universidad Nacional Autónoma de México envió a MILENIO una tarjeta informando que dio acompañamiento a las estudiantes, que coadyuvó en las investigaciones y que 11 alumnos fueron remitidos al tribunal universitario y que otras siete personas involucradas no pertenecen a la UNAM. 

A casi 8 meses de esta denuncia ante el tribunal, la Universidad no informó qué acciones tomó contra los alumnos implicados… Las universitarias están dispuestas a llegar hasta las últimas consecuencias; la lucha ya inició y no habrá marcha atrás. 

“Necesitamos justicia nosotras y seguiremos luchando, en ningún momento voy a estar callada”. 

Tomado de Milenio

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

125,250FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA