13.6 C
Xalapa

“Don Volo”, el comerciante que fue rescatado por “sus niños” universitarios

“Don Volo” desde hace 25 años se dedica  a la venta de Volovanes en la ciudad de Xalapa, desde entonces empezó en la Facultad de Administrativas y Ciencias  Sociales que se encontraba en Juárez No. 81, ahora lo hace en Arco Sur, literal Don Volo se fue siguiendo la escuela, ahí justo atrás del C-4  -nos comenta con nostalgia- “ahora ahí están estudiando mis niños” -como les llama a sus clientes estudiantes de Relaciones industriales de Recursos Humanos, Ciencias Políticas, Negocios Internacionales, Publicidad, entre otras. 

Él se siente parte de una familia,  la familia de la universidad, sus niños lo han apoyado y se siente por demás agradecido, cuenta que al inicio de la pandemia la sensación que tuvo fue de tristeza y miedo pero, de sentirse como un pájarito que después de 25 años de estar en su jaulita lo sacan a la calle, sin conocer a nadie sin saber pa´donde.

“Yo, mire usted no sabía ni que hacer ni pa´donde dirigirme, me entró mucha tristeza al ver que pasaban y pasaban los días y esto no se acababa, y la pandemia seguía y la escuela sin abrir.  Pues qué le hace uno?

Mi rutina era así yo llegaba 8:00 8:30 a la universidad y me quedaba hasta las 6:30 porque los que llevaban publicidad se quedan hasta esa hora, ellos llevan campaña y por eso están ahí, entonces yo me quedaba con ellos, por que esa materia es la mas pesadita para acompañar a mis niños”, dice nostálgico

“Yo , como quien dice, me quedé sin mi oficina, sin mi lugar donde hacía yo mi trabajo. Y pues ¿que hago?, ¿Cómo lo hago? Me vine a poner aquí justo donde me encuentra, afuera del correo, pero no había ni gente, había casi todo cerrado y la gente casi no quería ni detenerse.

Mis niños, mis respetos empezaron a juntarse por las redes, así como ellos saben, y esos días que fueron muy largos y tristes, mucha soledad porque yo estaba sin ellos, ellos eran mi familia, toda la universidad, bueno lo son, se juntaron y juntaron cosas y me ayudaron para sobrevivir, me hicieron la despensa, yo les estoy muy agradecido porque la FCAS, no me dejó caer, no me dejó morir, ellos han hecho  mucha difusión de lo que yo hago, de mis volovanes y los ofrecen en las redes, y le piden a la gente que venga  a comprarme, y gracias a eso yo no me voy lleno otra vez con la canasta, así ha sido mi cambio de vida con la pandemia. Yo paso de los sesenta años, pero yo no me puedo quedar en mi casa, yo tengo diario salir a buscar el sustento.

¿Qué tiene de especial los volovanes de Don Volo?

“Los volovanes son de jamón y de pollo pero se realizan con mucho cariño para mis niños, y pues yo estoy ahí platicando, apoyándolos también.

Estamos tratando de luchar todos en esto, todos queremos que se acabe, por eso yo les pido a todos que pongan su granito de arena cuidándose con su cubrebocas, con su gel. Yo creo que todos queremos que acabe, yo lo que más deseo es que ya se abran las escuelas, regresar con mis niños. Pero de verdad hay mucha gente que no quiere entender y por eso esto está tardando mucho(Que se erradique la pandemia)”.

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

126,732FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA