17.5 C
Xalapa

El afecto durante los primeros años de vida, trascendental para salvar sociedades

 

4C

 

El afecto durante los primeros años de la existencia humana es trascendental para salvar vidas y sociedades, sostuvo este lunes la especialista en educación Ana María Serrano.

En la conferencia magistral Neurociencia y primera infancia –con la cual fue inaugurado el Simposio internacional Primera infancia: arte, cultura y ciencia–, la también socióloga explicó que las interacciones de amor y cariño en esa etapa inicial de la vida inciden en el correcto desarrollo y funcionamiento cerebrales, además de ser esenciales para el aprendizaje, la salud y la autoregulación de la conducta de la persona.

“Literalmente, el afecto y las interacciones afectivas encienden el cerebro y permiten acceder y aprender durante toda la vida. Cuando el bebé y el niño en primera infancia no los reciben, se impide el aprendizaje y afecta de manera física la estructura y la función cerebral, lo cual es muy grave”, aseguró.

Destacó que experimentos científicos han demostrado que el cerebro de los bebés se enciende con los abrazos, mimos, caricias y palabras amorosas, pero se daña con el rechazo, el abandono y la angustia,  lo cual provoca violencia.

Aludió a una investigación del neuropsicólogo estadunidense Alan Schoore en la que se demuestra que el intercambio de miradas entre mamás e hijos bebés suscita, de forma literal, una conexión entre sus cerebros, similar a la de bluetooh, así como la generación de hormonas en ambos que favorecen el aprendizaje, la concentración y el bienestar, además de contrarrestar el estrés.

Ana María Serrano afirmó que vivir en un ambiente tranquilo, de alegría y buen humor determina el futuro del infante, al contribuir a ver la vida con optimismo y alegría, amén de regular su conducta y salud física.

En su opinión, es esencial que las autoridades y el gobierno vean la relevancia de invertir en la primera infancia,  pues al hacerlo, aseguró, habría menos delincuencia y problemas de salud y mayor educación.

La especialista apuntó que toda la organización cognitiva, corporal y el lenguaje tiene sus raíces en ese momento de la vida, además de insistir que también es cuando se instala el programa de la regulación de la conducta, para lo cual son determinantes las relaciones cariñosas y afectivas. Citó un estudio practicado a delincuentes que muestra como uno de sus rasgos comunes a la falta de cuidado en la primera infancia.

El simposio Primera infancia: arte, cultura y ciencia es organizado por el Centro Cultural de España en México y la Fundación Harp Helú con el objetivo de ampliar los conocimientos teóricos y prácticos de los profesionales del ámbito cultural interesados en desarrollar procesos didácticos basados en la educación para la paz, los derechos humanos, la igualdad de género, la promoción de una cultura de paz y la diversidad dirigidos a primera infancia.

*LA JORNADA

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

125,236FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA