16.8 C
Xalapa

El cacique académico de la huasteca jarocha

-

•Ricardo García Guzmán: contralor, diputado local, presidente municipal de Pánuco y otra vez contralor

•Ricardo García Escalante: gerente de tiendas del ISSSTE durante el PAN, diputado local por el PAN, alcalde por el PRI y candidato a diputado federal priista

•Cuando les conviene, los huastecos García alternan el antifaz priista y panista, el rojo y el azul

El cacique académico de la huasteca jarocha

 

  • Ricardo García Guzmán: contralor, diputado local, presidente municipal de Pánuco y otra vez contralor
  • Ricardo García Escalante: gerente de tiendas del ISSSTE durante el PAN, diputado local por el PAN, alcalde por el PRI y candidato a diputado federal priista
  • Cuando les conviene, los huastecos García alternan el antifaz priista y panista, el rojo y el azul

 

Luis VelazquezEn la facultad de Contaduría tuvo fama de un alumno estudioso y aplicado. Obsesionado con el cuadro de honor. Pero también le entraba a los madrazos. Y en algunas ocasiones se lió a puño limpio.

Su tío, Fortunato Paz Guzmán, presidente del CDE del PRI con Patricio Chirinos, le abrió la puerta, primero, en el DF, y luego, en Veracruz. Su auge fue en el alemanismo y en una parte del fidelato: Contralor, diputado local y presidente municipal de Pánuco.

En su pueblo vivió “la plenitud del pinche poder”. Por ejemplo, un día encarceló al escritor José Luis Gracia, por haber publicado el libro “La impunidad en las Huastecas” donde cronicaba sus desmanes.

Otro día, el reportero Octavio Soto Torres, director de “Voces de Veracruz”, que también lo cuestionaba, sufrió un atentado por tres pistoleros.

Fue el tiempo cuando los militares llegaron a Pánuco, hacia el mes de diciembre del año 2008, y se llevaron a una parte de su cuerpo policiaco, acusados de drogas y de la posesión de armas de uso exclusivo del Ejército.

En el último año de su trienio, Ricardo García Guzmán, un experto que venía de la Contraloría, el arte de ocultar trastupijes, fue acusado de daño patrimonial por 12 millones de pesos… por su mismo cuerpo edilicio.

Y la libró con el ORFIS, Órgano de Fiscalización Superior, y la Comisión de Vigilancia del Congreso, pues, además, ya había pasado por la curul local, tiempo aquel cuando, además, lo acusaban de que su riqueza era tanta que hasta una cuadra de caballos finos de carrera integraba su patrimonio.

Así, luego de que el PRI lo premiara con 3 cargos públicos (la Contraloría, la diputación local y la alcaldía) quiso más.

Y exigió la candidatura a diputado federal que le ganara su paisano Patricio Chirinos del Angel… y se emberrinchó.

 

GARCÍA GUZMÁN LEVANTÓ LA MANO A YUNES LINARES

 

Entonces, igual que el Gregorio Samsa de Kafka, se transformó, pero en un desleal a su partido y se cobijó con Miguel Ángel Yunes Linares, director del ISSSTE, priista renegado y panista de hueso colorado, amigos desde que ambos “noviaran” con unas estudiantes de la facultad de Medicina de la Universidad Veracruzana.

Y tan amigos que, por ejemplo, su hijo Ricardo García Escalante, inició en política como gerente de las tiendas y farmacias del ISSSTE en Guadalajara.

Pero además, en varias ocasiones en aquellos años del fidelato, amenazó con renunciar al partido tricolor como dejara constancia en el año 2010, cuando el priista Javier Duarte candidato a gobernador, García Guzmán levantó la mano a Yunes Linares, candidato del PAN, en Papantla, donde de plano salió del clóset azul.

Jugando con el escore y oscilando en sus estados de ánimo se declaraba yunista, y al mismo tiempo, coqueteaba con Duarte, secretario de Finanzas y Planeación, como aquella ocasión cuando desde la alcaldía lo paseara en el parque municipal de Pánuco… camino a la candidatura priista.

Y es que de pronto, el alumno estudioso que miraba un destino académico en su vida, se sintió y miró cacique del pueblo, a tal grado que, además, soñaba con el cacicazgo en todo el norte de Veracruz, por encima, incluso, del panista Joaquín “El chapito” Guzmán Avilés, cuyo feudo en Tantoyuca se extiende y multiplica en la región.

Ahora, lejos y cerca de Yunes Linares según las circunstancias y los vientos huracanados, y de cara a la elección de diputado federal, su puño caciquil operó de la siguiente manera:

Uno. El director administrativo de la secretaría General de Gobierno, tanto con Gerardo Buganza en el primero y segundo periodo, y con Erick Lagos, Manuel de León Maza, conocido como “La leona dormida”, logró abrir camino a una de sus hermanas para la candidatura al Congreso de la Unión.

Y no obstante que “La leona dormida” fue director del Instituto de Pensiones con Patricio Chirinos y director administrativo con Salvador Mikel procurador de Justicia, incluso hasta el titular cuando Mikel enfermera de cáncer, García Guzmán descarriló a su hermana.

Dos. Según las versiones del periódico digital, Pánuco News, también descarriló a Rocío Guzmán como aspirante a la curul en un operativo donde habrían participado Gabriel Deantes Ramos, secretario del Trabajo y Previsión Social, y Rodrigo García Escalante, a quien el diario electrónico llama “drogadicto y violador”.

 

PADRE E HIJO ALTERNANDO CARGOS

 

El camino, pues, está allanado para que Ricky García Escalante, exdiputado local por el PAN, alcalde de Pánuco por el PRI, la tenga amarrada para la curul federal.

Incluso, en el proceso de elección interna del PRI, el cacique panúquense llegó al desparpajo de ofertar que si la elite roja consideraba que Ricky debía seguir de alcalde, entonces, él mismo, el Contralor, fuera lanzado y/o hasta su esposa.

Además, concurría otro factor: el 14 de julio del año 2014, el alcalde suplente, Teódulo Gea Domínguez, representante del senador Pepe Yunes, fue secuestrado y asesinado en un pueblo al que ahora han rebautizado con el nombre de “Pánico”, dado el alto volumen de fuego cruzado, muertos, plagiados, desaparecidos y ejecutados, tanto que por ahí entró, procedente de Tamaulipas, la violencia a la tierra jarocha.

Por eso, todo está listo para que Ricky sea registrado como candidato a diputado federal.

El cacique, como dice el relato bíblico, transfiriendo parte de su poder al hijo.

El padre: Contralor, diputado local, presidente municipal y otra vez Contralor.

El hijo: gerente de tiendas y farmacias del ISSSTE y diputado local con el PAN, y alcalde y ahora camino a la curul federal con el PRI.

En el fondo sociológico, el mismo esquema que los Yunes azules:

Miguel Ángel Yunes Linares: inminente diputado federal.

Fernando Yunes Márquez: de diputado local a senador de la república.

Miguel Ángel Yunes Márquez: diputado local, alcalde, coordinador de Oportunidades y alcalde por segunda ocasión.

Vidas, pues, paralelas.

Los Yunes, azules son.

Los huastecos García, jugando con el escore según convenga a sus intereses patrimonialistas.

García Guzmán, el primer cacique del país con un doctorado en Administración Pública.

El universitario aplicado.