12.6 C
Xalapa

Embarazo a los 16 no es una moda

Adolescentes presumen sus embarazos en redes sociales.

 

Veracruz, tercer lugar de embarazos adolescentes

Veracruz ocupa el tercer lugar en embarazos de adolescentes no deseados a pesar de que los jóvenes y adolescentes conocen todas las formas de métodos anticonceptivos, declaró Katya Esteban, integrante de la Asociación Civil Redefine Veracruz.Entrevistada durante la realización de una jornada informativa en el parque Juárez el día domingo, criticó que la educación sexual ha sido implementada de forma equivocada porque sólo se habla de los métodos anticonceptivos pero no se aborda desde el lenguaje del adolescente que incluye el placer en las relaciones sexuales.”Ellos tienen mucha información sobre métodos anticonceptivos, pero no los usan porque las campañas que les van a dar no abordan el tema de otra forma, no vinculan las relaciones sexuales placenteras con la responsabilidad”.Aunado a eso, reconoció que muchos jóvenes comienzan a ver la maternidad como si se tratara de una moda, pues les agrada la idea de mostrar en redes sociales su embarazo y posteriormente, a su bebé.

“Hay una gran desinformación y ellos tienen mucho acceso a redes sociales, creo que es una problemática cada vez más grave. Hay que hablarles a los jóvenes de que ser madre no es una moda ni una obligación, es un derecho”.

Anell no había tenido más de tres novios pero no le importó, Edgar era el indicado, el primero con el que tuvo relaciones sexuales, su novio de la prepa y ahora, el futuro papá de su bebé. Al menos eso indicaban las dos líneas pintadas en la prueba de orina.

No supo como decirlo, así que guardó silencio, de cualquier forma no se le notaría mucho al ser una mujer de caderas anchas y vientre abultado. Al segundo mes su madre comenzó a hacerle preguntas sobre su retraso, ella siguió evadiendo el tema.

Al tercer mes su hermana mayo la amenazo de forma tajante con llevarla a hacer una prueba de sangre si no aceptaba ir por su voluntad. Tuvo que decir la verdad sobre su embarazo.

Tenía 16 años y la prepa inconclusa, por eso la noticia no fue bien recibida. Se trato de un drama familiar, gritos de su padre, llanto de su madre, molestia de su hermana. Sólo alguien la felicitó y se alegró por la noticia. Su prima Renata, que seis meses después anunció su embarazo.

Renata también tenía 16, estaba a meses de cumplir 17 años y el embarazo le alegró la vida. Presumió la noticia en facebook, creó un hashstag en twitter, mes a mes presumió el crecimiento de su panza y la ropa que le iban regalando para el bebé.

Fue la locura cuando supo que su bebé sería niña, como el de Anell. Disfrutaba hacerse selfies con poses extrañas y lanzando besos. Meses después otra integrante de la familia quedó embarazada, esta última ya no era una adolescente pero tampoco era adulta, tenía 20 años cuando dio la noticia.

Anell no vio su embarazo como un juego, eso cuenta ella: “sí sabía lo que era, que es una responsabilidad muy grande, que no es un juguete. Yo sí estaba consciente y también lo quería”.

No aceptó sugerencias de aborto o adopción. Quería formar una nueva familia con la nueva bebé y Edgar. Pero no fue fácil.

 

Responsabilidad y amor para toda la vida

Anell tuvo a su hija un día de abril. No fue realmente como ella se imaginó al principio. Edgar poco se apareció durante el embarazo, fueron regaños y reclamos interminables por parte de su padre, llantos de melancolía e incluso una vez ella misma llegó a decir que ya no quería a la bebe, pero ya era muy tarde.

Pocos meses después del nacimiento, Edgar asumió su responsabilidad total y se llevó a Anell a vivir en su casa con su madre. La estancia fue breve ahí, por supuesto, ella abandonó los estudios y la relación con su suegra fue de mal en peor.

Cuando la niña tenía un año, ellos se fueron a rentar un pequeña casa con el apoyo de los papás de Anell, que ahora estaban fascinados con su nieta pero especialmente preocupados por el futuro de su hija.

Anell estudia en la facultad de nutrición, está decidida a terminar su carrera y seguirse preparando de por vida para tener una mejor calidad de vida para ella y su familia. Ahora que su hija habla y tiene tantas preguntas sobre la vida, Anell sabe que ser una mamá adolescentes no es cosa de juegos y mucho menos una moda que deba seguirse.

 

 

 

 

 

Artículo anteriorMafalda celebra 50 años
Artículo siguienteMuere pintor Luis Nishizawa

NOTAS RELACIONADAS

Reabren parques en Xalapa; protocolos para Nueva Normalidad

Tras seis meses de descanso, el Parque Los Berros, Los Tecajates, El Bicentenario, El Parque Ecológico Macultepec, El Paseo Los...

Se pierde playa en Villa Rica; construyen escollera

El mar le ha dado de comer a la familia de don Pedro; sin embargo, pareciera que se ha cobrado el favor y éste...

Fisicoculturismo un estilo de vida, fracturado por la pandemia…

La vida de un fisicoculturista es sumamente estricta, va más allá de una detallada alimentación y ejercicio para obtener su máximo esplendor en las...

Redes Sociales

124,628FansMe gusta
4,383SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA

Barandal:

•Desaparecidas 121 niñas •Exhibe UV a...

Precariedad en sector cultural en México se recrudeció con pandemia

La precariedad en el sector de la cultura y las artes en México es una situación añeja...

El festival Live From London se suma a la oferta artística del Cervantino

Ciudad de México. Los conciertos en vivo transmitidos mediante plataformas digitales, que tanto auge han tenido en la...

Convoca IVEC a segunda edición del Diplomado en Gestión Cultural

Xalapa, Ver., 29 de septiembre de 2020.- En el marco del programa de formación en línea del Sistema...

El riesgo por Covid-19 continúa en Veracruz; se registran 211 casos nuevos en el último día

Suman 33 mil 316 casos positivos de COVID-19 en la entidad, mientras que se han estudiando 53...