15.8 C
Xalapa

Escenarios

LUIS VELÁZQUEZ

•Seis desaparecidos más •Locura vivir en Veracruz •Hartos de Bermúdez

I
Veracruz hoy, desde Coatzacoalcos.
Desfile patrio. Las esposas, hijos y hermanas de 5 desaparecidos pretenden incorporarse al desfile patrio.
Pero los policías de la secretaría de Seguridad Pública los bloquean. Ellos, no obstante, burlan la vigilancia.
Y sus nombres quedan registrados.
Uno. Natanael Fernández Alcántara.
Dos. Heber Castillo Díaz.
Tres. José Armando Jiménez de la Cruz.
Cuatro. Érik Leobardo Solís López.
Y cinco. Ángel Manzano.
Los cinco, levantados hace dos semanas, digamos, a partir del día 2 de septiembre.
Hasta la fecha, ni una pista.
Por el contrario, el menosprecio, la indiferencia, la apatía, el valemadrismo, de la autoridad policiaca.
Por eso, incluso, cuando el día 15 de septiembre se registrara una marcha para reclamar la pronta aparición de otros ciudadanos, todos expresaron su rechazo al presidente municipal, el montielista Joaquín Caballero Rosiñol. Es Veracruz.
Y de pronto, ni hablar, pareciera que la población ha decidido expresarse sin cortapisas, a partir, digamos, de cuando el secuestro, asesinato y sepultura en una fosa clandestina de la niña de 5 años, Karime Alejandra, y su tía.
Antes, claro, el plagio, mutilación, homicidio y sepultura en una fosa clandestina del reportero de la fuente policiaca de los periódicos El Liberal y Notisur, Gregorio Jiménez, y que llevara al gremio reporteril a la calle a luchar y luchar y luchar… hasta que la presión social se tradujo en hechos, por desgracia, malignos.

II
Pero, además, horas después, fue secuestrada Naranely Ramírez Ramos, de 22 años, hija del ex alcalde de El Naranjal, en el centro de Veracruz, Marco Virgilio Ramírez, propietario de la compañía Cafés de Manzana.
Pero, además, la chica fue plagiada de la tienda de refacciones de la familia, donde ella despachaba, y de pronto, zas, llegaron los malandros, la encañaron y se la llevaron.

III
Seis desaparecidos más en la lista, digamos, oficial de la Procuraduría de Justicia, la que hace ratito revelara que existían 650, de los cuales 144 son menores.
Seis hogares más, digamos, enlutados porque de seguro, y dado el clima padecido en Veracruz, han de esperar lo peor.
Seis taches más a la Secretaría de Seguridad Pública, la Agencia de Investigaciones y la procu, incapaces de garantizar la seguridad en la vida y en los bienes; pero más, mucho más, en la vida, pues los bienes van y vienen, si regresan.
Y, de igual manera, como pasan los días y las noches en Coatzacoalcos, El Naranjal y Xalapa… también en otras latitudes de Veracruz. En el sur como en el norte. En el este como en el oeste.
¿Debemos, pues, entender y aceptar que, ni modo, la violencia es inevitable y que los asaltos, crímenes y desaparecidos vienen desde el viejo oeste, como dice el presidente de la Comisión de Seguridad de la LXIII Legislatura, el priista de todos los tiempos, José Ramón Gutiérrez?
Se vive en el paroxismo. La vida, en el sobresalto. El miedo de que un día, de pronto, uno sea plagiado y desaparecido y mutilado y ejecutado y sepultado en una fosa clandestina.
Es la realidad y por ningún lado puede ocultarse ni menospreciarse por más que del otro lado los diputados locales y federales y senadores, y los líderes partidistas, y los ministros de Dios, y las cúpulas empresariales, apuesten al silencio porque, bueno, el silencio también es negocio.

IV
En materia educativa, Veracruz igual, o peor, que Chiapas, Oaxaca y Guerrero.
En materia de males endémicos, el SIDA, por ejemplo, Veracruz, peor que el Distrito Federal, el estado de México y Jalisco.
En materia de obras públicas con recursos estatales, Veracruz en el sótano.
En materia electoral, Veracruz, peor que el estado de México y Jalisco, pues aquí, y por ejemplo, Enrique Peña Nieto fue derrotado en la candidatura presidencial.
En materia política (la puerta de Los Pinos abierta de par en par, por ejemplo), Veracruz en el fondo del precipicio, incluso, en peores circunstancias que con gobernadores panistas.
En materia de inseguridad, Veracruz, casi casi al nivel de Michoacán, Tamaulipas, Guerrero, el estado de México y Morelos.
Todos los días en algún rincón de la tierra jarocha se aparece el diablo con muertos, secuestrados y desaparecidos, y ni se diga robos en casas habitación y asaltos a comercios.
Lástima, entonces, que el gobierno de Veracruz esté desaprovechando la gran oportunidad que la vida les ofreció para aportar un granito de arena a la construcción de un Estado de Bienestar.
Además, cada vez más familias pobres y miserables, algunas, haciendo milagros con los salarios de hambre que son pagados en todo el territorio, sin despertar la misericordia de la secretaría de Desarrollo Económico.

NOTAS RELACIONADAS

Expediente 2020:

Movilidad académica Luis Velázquez 24 de septiembre de 2020

Escenarios:

•Paraíso socialista •Economía arruinada •Venta de esperanzas Luis...

Malecón del Paseo:

•La fe y la esperanza •Realidad adversa

Redes Sociales

124,645FansMe gusta
4,380SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA

Reabre sus puertas la Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo

Ciudad de México. Luego de seis meses cerrados debido a la pandemia de Covid-19, este jueves reabrieron los...

Camisas de fuerza / Sergio Ramírez

Imaginemos que en las bases de convocatoria de uno de los premios literarios importantes establecidos en nuestra lengua,...

Colectivos interponen queja contra la Secretaría de Cultura en la CNDH

Ciudad de México. “Seguiremos en la lucha. No somos accesorios ni los bufones de la corte”, fue el...

Jazz / Antonio Malacara

Ciudad de México. Muy probablemente el nombre de Mario Contreras no resulte familiar entre las nuevas generaciones de jazzistas...

Detienen en Coatza a objetivo prioritario de mesa de seguridad del Estado de Chiapas

Elementos de la Unidad Especializada en Combate al Secuestro de Coatzacoalcos, lograron la...