12.5 C
Xalapa

Escenarios

LUIS VELÁZQUEZ

•Veracruz, un camposanto…
•Pero Emilio Chuayffet
•… Desacata a Peña Nieto

I
Ante el secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, el gobierno de Veracruz declaró lo siguiente a la prensa:
Uno. De las balaceras y homicidios en la tierra jarocho hemos pasado a robos de frutsi y pingüinos en los Oxxo’s.
(Habría, no obstante, recordar que el alcalde jarocho, Ramón Poo Gil, dijo que en las tiendas Oxxo’s solo robaban papitas, chicles y refrescos.)
Dos. Cuando los medios hablan de la sangre que escurre en Veracruz por la violencia “hablan mal de la sociedad”.
Y, bueno, el contribuyente atajaría la versión, pues en realidad nadie habla mal de la sociedad, por el contrario, se cuestiona el Estado de Derecho que ha sido incapaz de garantizar la seguridad en la vida y en los bienes de los 8 millones de habitantes.

Pues bien, por eso mismo habría de preguntarse lo que en realidad piensa, siente, cree y percibe el secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor, nombrado Enlace Presidencial de Enrique Peña Nieto con los gobernadores del sur de la República, entre ellos, el de Veracruz.
Por ejemplo, ¿estará de acuerdo Emilio Chuayffet con que en Veracruz se ha pasado “de las balaceras y homicidios al robo de frutsi y pingüinos” en las tiendas comerciales de franquicia?
Y entonces, ¿los muertos, secuestrados, desaparecidos y ejecutados que todos los días aparecen en el territorio estatal… los tirarán de otros estados vecinos?
¿Cómo, de qué manera puede llamarse al ultraje sexual de que fue objeto una chica de 27 años bajada de un AU en la autopista Acayucan/Jáltipan y el muerto y los seis heridos en un ADO al volcarse porque era perseguido por los malandros en la carretera Acayucan/Isla?

II
Más aún, el gobierno de Veracruz dice que cuando se habla de la inseguridad se habla mal de la sociedad.
Pero, cuidado, el gobierno de Veracruz está confundiendo a la sociedad, integrada por 8 millones de habitantes, con el secretario de Seguridad Pública, el defeño Arturo Bermúdez, responsable de acuerdo con la ley de garantizar el Estado de Derecho.
Y, bueno, el gobernador ni tampoco ninguno de los secretarios del gabinete legal y ampliado están por encima de los 8 millones de habitantes de la tierra jarocha.
Ellos fueron elegidos y nombrados para servir a Veracruz, sin distinción de credos políticos, religiosos, grupales ni tribales.
Pero, además, hay un Plan Estatal de Desarrollo 2011-2016 que todos parecen haber olvidado, y en donde queda clara la salvaguarda de la vida y los bienes de cada familia, cada hogar, cada pueblo y cada municipio.
Y si alguna duda existiera bastaría recordar que por encima del gobernador y del secretario de Seguridad Pública y de cualquier otro secretario… está la Constitución General de la República y la Constitución Política local.
Cuidado, porque cuando un político se cree la entidad federativa que gobierna, en este caso, Veracruz, y llega a creerse parido por los dioses, y por tanto, Dios mismo, mesiánico y populista, entonces, todos levitan y en automático se pierde el sentido de la realidad.

III
Nadie ha cuestionado a la sociedad en Veracruz con el tema de la inseguridad.
Se ha evidenciado el principio de autoridad, el Estado de Derecho, el cumplimiento de la ley, la eficacia y la eficiencia en la tarea de gobernar, el desempeño de la secretaría de Seguridad Pública y de la Agencia de Investigaciones y de la procuraduría de Justicia, pues a los ojos de todos resulta manifiesta, además, la impunidad que vivimos y padecemos.
Y si por eso mismo el gobierno de Veracruz se irrita, lástima, porque cuando la cúpula eclesiástica con sus 11 obispos y el arzobispo de Xalapa declaran, por ejemplo, que hay crímenes pero sin criminales detenidos, los oídos sordos y necios significan la antesala de peores tiempos.
Más cuando como en el caso de Veracruz las elites políticas viven una sucesión de gobernador anticipada con suficiente tiempo, evidenciando más, mucho más, al gobierno del Estado.
Falta, no obstante, saber y conocer lo que el secretario de Educación Pública, Enlace político de Peña Nieto con Veracruz, piensa de la política duartista sobre la realidad avasallante que se padece:
La vida, prendida de alfileres.
Los ciudadanos, llenos de miedo y terror.
Cada familia, convertida en un Estado de Sitio para salir lo menos posible en las noches a la calle.
Pendientes los padres de familia de sus hijos por el teléfono celular para saber y confirmar si están bien cuando andan en la calle.

NOTAS RELACIONADAS

Andares: Los ojos de Lucio

Por: Alejandro Mier Uribe   Al escuchar que una vez más los señores Beltrán discutían agriamente, la nana Gloria tomó del brazo al pequeño Lucio y...

Andares: El regreso de Lupe La Flaca

Por: Alejandro Mier Uribe   Lupe la Flaca ingresó al Hospital General a la una con diez minutos de ese miércoles. A pesar de que presentaba...

Andares: Lupe, la Flaca

Por: Alejandro Mier Uribe   Lupe restregaba con fuerza los trastos de la comida para quitarles el cochambre cuando Enriquito, su hermano menor, pasó detrás de...

Redes Sociales

124,625FansMe gusta
4,383SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA

Escenarios:

UNO. La maravilla de la vejez

Malecón del Paseo:

•El Veracruz bronco •Prensa coaccionada •Crímenes impunes

Expediente 2020: Estercolero en IVAI

Luis Velázquez30 de septiembre de 2020 Un semestre tardó la titular del IVAI para...

Barandal:

•Desaparecidas 121 niñas •Exhibe UV a...

Precariedad en sector cultural en México se recrudeció con pandemia

La precariedad en el sector de la cultura y las artes en México es una situación añeja...