Search
Viernes, 18 de Setiembre de 2020
  • :
  • :

Escenarios

LUIS VELÁZQUEZ

 

•Javier Duarte, gobierna

•Fidel Herrera, manda 

•El padre devorando al hijo… 

 

I

Los próximos dos años (2015 y 2016) serán los más ríspidos y difíciles para el gobierno de Veracruz.

Uno. ¿Cuál será el gabinete de confianza para cerrar el sexenio y, por supuesto, quiénes ocuparán los puestos claves?

Dos. En la percepción ciudadana está claro que quien gobierna está en palacio y quien ha mandado, en la avenida Río Pánuco.

Quizá, claro, podrá tratarse de una percepción errónea, entre otras cosas, por la política fallida de comunicación social.

Pero, bueno, la pregunta está en el aire. ¿Cuál será el peso decisivo, fuera de duda, indiscutible, de Fidel Herrera considerado, como dice Eric Nepomuceno de Dilma Rousseff y Lula da Silva, “la más sólida figura” del duartismo?

Tres. ¿Cómo, de qué manera será resarcida la percepción en materia de inseguridad clavada en las neuronas y el corazón de norte a sur y de este a oeste de Veracruz?

Y es que, por ejemplo, nadie desearía que al gobernador ocurriera lo mismo que ahora padece el presidente de Uruguay, José Mujica, a quien a punto de concluir el periodo constitucional todo mundo le reprocha dos talones de Aquiles: Uno, la baja calidad educativa, y dos, la inseguridad.

 

II

Han transcurrido cuatro años del duartismo y en la cúpula política de Veracruz, y también en la percepción ciudadana, se cree y siente que Fidel Herrera ha ejercido demasiado, excesivo control político, social, económico y partidista.

Por eso la interrogante alrededor de un solo eje: el grado de independencia política, social y económica que Duarte tendrá en los próximos dos años.

Más aún si se considera que los puestos claves del gabinete tienen la hechura del góber fogoso.

Pero todavía más: el descrédito que una parte del gabinete ha sembrado con acciones, decisiones y hechos en el alma colectiva.

Y es que una cosita es ser agradecido con el maestro, el gurú, el jefe máximo, y otra cosita es que la Constitución sea clara y específica cuando establece el tiempo sexenal de un gobernador.

Seis años. Ni un minuto más. Ni un minuto menos.

Incluso, nadie duda del respeto que Javier Duarte ha de tener a Fidel Herrera, a quien muchos miran como el padre putativo.

Pero una cosita es aplicarse en clase para ganar el diez del maestro y otra cosita es refrendar el cariño y el afecto con el jefe máximo, el ídolo, y otra es cumplir con dignidad a la confianza ciudadana expresada en las urnas.

Nadie, pues, votó para que el fogoso fuera reelegido seis años más.

 

III

Los dos últimos años de Duarte serán duros y difíciles:

Uno: la inseguridad.

Dos: la impunidad.

Tres: la deuda pública.

Cuatro: la cero obra pública con recursos estatales.

Cinco: el desempleo, los salarios de hambre y la migración.

Y seis: el fidelismo… devorando a su hijo putativo número uno como es Duarte.

 

IV 

Fidel Herrera operó para que Duarte fuera el candidato priista a gobernador y ganara en las urnas.

Fernando López Arias también operó para que Rafael Murillo Vidal lo sucediera en el cargo público.

Pero López Arias, exprocurador de Justicia de la nación y exsenador de la República, fue un político institucional que de inmediato se retiró a la vida privada, sin interferir para nada en el sexenio de Murillo Vidal.

En contraparte, Plutarco Elías Calles impuso a los presidentes Emilio Portes Gil, Pascual Ortiz Rubio, Abelardo L. Rodríguez y Lázaro Cárdenas del Río.

Así, Fidel está más cerca de Elías Calles que de López Arias.

Y, por tanto, la lucha interna de Duarte para sacudirse su influencia y peso será más terrible, claro, si tal fuera prioridad.

Quizá, acaso, Duarte se parezca más a Portes Gil, Ortiz Rubio y Abelardo L. Rodríguez y, ni hablar, suele ocurrir.

 

V

La elite priista, y también la mayoría de la población, “estamos hasta la madre” (grito de batalla social del poeta Javier Sicilia) de que Fidel Herrera siga mandando en Veracruz…

Comentarios

comentarios




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *