17.3 C
Xalapa

Escenarios

  • El paraíso de los cárteles

  • Venta libre de droga

  • El Poza Rica de Gándara

 blog.expediente.mx

LUIS_VELAZQUEZI

Una medianoche, el presidente municipal de Poza Rica, Alfredo Gándara Andrade, salió, dijo, del palacio para antes de retirarse a casa revisar el avance de una obra pública, según la pavimentación de una avenida.

Entonces, de pronto, apareció entre las sombras el jefe Zeta de la plaza y en automático su equipo se alejó con discreción para dejar que los dos hombres dialogaran.

La plática fue breve; pero categórica.

El jefe Zeta se presentó y le notificó que operaba en el pueblo y que, bueno, deseaba negociaciones, acuerdos, pactos.

Meses después, en un fuego cruzado en el estacionamiento de una plaza comercial, aquel jefe Zeta murió en el tiroteo.

Semanas más tarde, los marinos se llevaron a siete policías municipales, Gándara aún alcalde, por sus malas amistades.

Desde entonces, en el pueblo, incluso ahora con el dirigente de la sección local de PEMEX despachando como el alcalde que Gándara Andrade impuso, existe una sola versión: si hay balaceras, a los medios se les va la nota. Si hay muertos, también. Si hay desaparecidos y secuestrados y ejecutados, de igual manera.

Más, mucho más puede el ciudadano informarse en las redes sociales de los días y las noches.

Pero según parece, como para vivir en paz, nadie habla de tales asuntos.

 

II

Sin embargo, y más allá de la paz aparente un suceso resulta inevitable.

El siguiente.

Alrededor del mercado municipal, ubicado en el centro de la ciudad, las pastillas y la droga se venden como el periódico del día.

Incluso, según las versiones, hay policías rondando y también marinos y soldados y, no obstante, la droga se vende por todos lados, a la vista de todos, conscientes todos de que ahí el producto se encuentra con facilidad, día y noche.

“Uno camina por la zona y de pronto, zas, te sale el vendedor de droga”, como si fuera el ambulante de los Frutsis y los chicles, dice un vecino de Poza Rica.

Es decir, tal cual entonces se derivaría que en el pueblo se vive el mismo escenario que en otros sexenios.

El cartel y el cartelito comercian su producto sin que ninguna autoridad los moleste… a cambio de que la violencia y los ajustes de cuentas y las venganzas y las víctimas civiles disminuyan.

Yo, autoridad, en nombre de las urnas donde me eligieron te otorgo el permiso correspondiente, hablado, para tu impunidad.

 

III

Antes, mucho antes, tiempo aquel del auge petrolero, Poza Rica también vivía el boom de la prostitución.

Igual que en la Cuba de Fulgencio Bautista, los centros nocturnos con un montón de trabajadoras sexuales que llegaban ahí atraídas por el billete fácil de igual manera que las cortesanas que viajaban al interior de la selva según describe Mario Vargas Llosa en su novela Pantaleón y las visitadoras.

Y/o como sucede en La triste y cándida historia de Eréndira y su abuela desalmada, de Gabriel García Márquez, donde cuenta la historia de la abuela que paseaba de pueblo en el pueblo a la nieta para el mercado sexual.

Años después de aquel florecimiento prostibulario sólo quedó el recuerdo de los artistas del momento que el fin de semana viajaban al pueblo para su debut viernes y sábado porque les pagaban a precio de oro.

Ahora, el mercado de la droga priva en la tierra de los examigos Alfredo Gándara, Pablo Anaya y Guadalupe Velázquez, los tres exalcaldes, enemigos y adversarios.

 

IV

Nadie, pues, molesta a los vendedores de droga. Están protegidos por los jefes, quizá de los cárteles, acaso de los cartelitos.

Ellos dominan la plaza y, bueno, como dijo el presidente Enrique Peña Nieto, está comprobado que los policías municipales han fallado como, por ejemplo fueron cooptados en Iguala y Cocula, en el estado de Guerrero.

Lo bueno es que, con todo, pareciera existir un bajo perfil de la violencia que estremeció años anteriores la vida local, a pesar, incluso, de que el sistema de seguridad nacional ha perfilado a Veracruz en el segundo lugar nacional en secuestros y fosas clandestinas.

Artículo anteriorExpediente 2014
Artículo siguienteLa crónica de hoy

NOTAS RELACIONADAS

Andares: Los ojos de Lucio

Por: Alejandro Mier Uribe   Al escuchar que una vez más los señores Beltrán discutían agriamente, la nana Gloria tomó del brazo al pequeño Lucio y...

Andares: El regreso de Lupe La Flaca

Por: Alejandro Mier Uribe   Lupe la Flaca ingresó al Hospital General a la una con diez minutos de ese miércoles. A pesar de que presentaba...

Andares: Lupe, la Flaca

Por: Alejandro Mier Uribe   Lupe restregaba con fuerza los trastos de la comida para quitarles el cochambre cuando Enriquito, su hermano menor, pasó detrás de...

Redes Sociales

124,635FansMe gusta
4,382SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA

Siguen sumando casos positivos de Covid-19 en Veracruz; ya son 32 mil, 803.

En seguimiento al panorama del coronavirus (COVID-19), la Secretaría de Salud (SS) informa que, al corte de...

Así se vería Tom Cruise como Iron Man en multiverso de Marvel

Con Doctor Strange in The Multiverse of Madness, Marvel pretende abrir las puertas a las realidades alternativas...

Suman 726 mil 431 contagios y 76 mil 243 muertos por la pandemia en México

La Secretaría de Salud reportó este sábado que el número de personas cuyos contagios con coronavirus fueron...

“Parece que soy el malo de la película” con Suárez, dice Koeman

Barcelona. El capitán del Barcelona Leo Messi está siendo "un ejemplo", pese a la salida de su amigo...