19.6 C
Xalapa

Escenarios: Arias, excluido

 
 

 
UNO. Raúl Raúl Arias, excluido 
•Tache en la UV 
•Sucesor en puerta 
 
Luis Velázquez 
30 de noviembre • de 2020 

 
 
El exrector de la Universidad Veracruzana, el siempre digno maestro y doctor en Economía, Raúl Arias Lovillo, fue excluido, así nomás, por órdenes superiores todo indica, de la posibilidad de ser nombrado miembro de la Junta de Gobierno de la máxima casa de estudios. 
Ni siquiera, vaya, pudo llegar al Consejo Universitario para dilucidarse, digamos, en un abierto y manifiesto proceso democrático donde predominara la libertad de los maestros y consejeros estudiantiles. 
La exclusión manifiesta el férreo control en toda la institución. 
Desde luego, es una circunstancia antigua, vieja, histórica. 
Los supremos valores universitarios como el diálogo, el consenso, por debajo de la imposición. 
El mítico y legendario principio autoritario de la imposición ante la sumisión. 
El interés, en ningún momento de la UV, sino de las personas, los grupos y las tribus. 
 
DOS. El tiempo de la rectora 
 
Fue el caso también cuando Arias Lovillo rindió el último informe de su rectoría. Entonces, el secretario General de Gobierno con Javier Duarte, Érick Lagos (enfermo de cáncer en el estómago) disfrazó a unos jóvenes con máscaras de Arias Lovillo y del ex rector de la UNAM, José Sarukhan, y les ordenó tomar por asalto las instalaciones de la USBI, donde sería desarrollado el informe. 
Ahora, unas entidades académicas lo propusieron para la Junta de Gobierno, importante porque el próximo año deberá elegir al sucesor de la rectora, y por dedazo lo dejaron fuera. 
Era previsible. Es el tiempo de la rectora y el poder, ya se sabe, nunca se comparte y menos se tolera que otros hagan sombra. 
 
TRES. “La dictadura perfecta” 
 
Se entiende como un ajuste de cuentas. Grupos diferentes. Uno se fue y su tiempo académico terminó. Otro llegó y ejerce el poder. Igual, igualito que el sistema político con sus clanes. “La dictadura perfecta”. 
Más, cuando, por ejemplo, las tribus están enfrentadas y confrontadas. 
Más, mucho más, cuando el antecesor es una lumbrera, inteligencia incandescente, visión de Estado, formado en instituciones prestigiadas, con autoridad moral, reconocido, respetado y respetable. 
 
CUATRO. Sucesor en puerta 
 
La rectora cumplirá 8 años de mandato el próximo año, tiempo cuando la Junta de Gobierno elegirá al sucesor. 
Y como siempre ocurre en el sistema político, tendrá, tiene, par, triple de candidatos, como quien por ejemplo, suele prender dos, tres veladoras para que si una se apaga otra quede prendida. 
La vieja tentación imperial y faraónica de heredar el poder a uno de los suyos y que en todo caso, significa la más alta expresión del poder político, social, económico y académico, para, de ser posible, seguir gobernando, el caso más impresionante en la historia nacional, Plutarco Elías Calles imponiendo a un cuarteto de sucesores, como fueron Emilio Porte Gil, Abelardo L. Rodríguez, Pascual Ortiz Rubio y Lázaro Cárdenas del Río. 
 
CINCO. Cortar el dedo autoritario 
 
Quizá en la utopía democrática sería saludable ir cortando “el dedo” a la máxima autoridad de la UV, a tono, digamos, con la revocación de mandato y la quita del fuero presidencial, vaya a ser que el gobierno de Veracruz y/o tribus foráneas pretendan adueñarse de la casa de estudios. 
Pero también, para limitar a lo máximo “El Dedazo” en todas sus formas dinosáuricas. 

Las ideas y opiniones expresadas por el autor de ésta columna periodística, no reflejan necesariamente el punto de vista de Crónica de Xalapa ©️

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

125,252FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA