13.6 C
Xalapa

Escenarios: Crimen impune

•Reportera ejecutada

•Caso Regina Martínez

Luis Velázquez

19 de febrero de 2021

UNO. Crimen irresuelto

De los 19 reporteros asesinados en el sexenio de Javier Duarte, más los 3 desaparecidos, ningún homicidio tan ventilado en la cancha pública como el de Regina Martínez.

Quizá porque era corresponsal de Proceso en Veracruz. Pero ocurrido en el mes de abril del año 2012, todavía sigue impune.

Y lo más indicativo y significativo, tratándose del caso más conocido en el mundo, ningún resultado con hechos específicos ha tenido el cabildeo en Veracruz, el país y el extranjero.

DOS. 14 años de complicidad

El último campanazo fue reclamando a la Fiscalía General de la República el documento completo, vía el Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información.

El penúltimo fue cuando cien periódicos del mundo publicaron un reportaje sobre los asesinatos de reporteros en el planeta, todos en la impunidad, y en donde incluyeron el caso de Regina Martínez.

Y, sin embargo, ningún trascendido a la fecha.

Habremos, sin embargo, de tener esperanzas, basándonos en que catorce años después, la reportera, escritora y activista, Lydia Cacho, mirara su lucha traducida con la captura del góber precioso de Puebla, Mario Marín, aquel que detuviera y torturara luego de la publicación de su libro, “Los demonios del Edén”.

TRES. Peores homicidios

Gravísimo el asesinato de Regina Martínez. Degollada. Asfixiada. En su departamento.

Pero en aquel entonces, hubo asesinatos peores.

Por ejemplo, la reportera de la fuente policiaca, Yolanda Ordaz, secuestrada en su casa. Desaparecida. Asesinada. Decapitada. Y su cadáver y cabeza tirados en una calle en Boca del Río una madrugada.

Por ejemplo, el columnista Miguel Ángel López Velasco asesinado al mismo tiempo que su señora esposa y su hijo en la casa familiar.

CUATRO. Días sórdidos

El reportero Gregorio Jiménez fue secuestrado afuera de su casa, desaparecido, obligado a cavar con una pala su propia tumba, asesinado hasta con el tiro de gracia y sepultado en despoblado.

Otros también con saña y barbarie. Días sórdidos y siniestros que se vivieron. Incluso, que se padecen hoy cuando en el sexenio de la 4T van tres reporteros asesinados (una mujer y dos hombres) y la impunidad sigue.

Más número incalculable de agravios a reporteros, incluso amenazas de muerte, documentadas por la Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas, CEAPP.

CINCO. CEAPP, maniatada

Una vez más, la semana anterior, el caso de Regina Martínez en la trinchera pública.

Nueve años después, mucho se duda de que la autoridad haga justicia.

Pero, bueno, la familia y los activistas continúan abriendo el surco de la posibilidad.

Quizá sería saludable que atrás de la justicia, la CEAPP pudiera abanderar la causa.

Claro, significaría un riesgo, digamos, audaz y temerario, porque de entrada equivale a enfrentarse y confrontarse con el gobierno del Estado.

Y como la CEAPP depende de la buena voluntad del góber y de la secretaría de Finanzas y Planeación, ni hablar, “calladita te ves más bonita”.

Finalmente, desde su fundación con Miguel Alemán Velasco, entonces, Comisión de Periodismo o Periodistas, parece, siempre ha sido así.

SEIS. Violento tsunami

El oleaje de violencia contra los trabajadores de la información (nunca contra los dueños de los medios) inició, por ejemplo, con Miguel Alemán Velasco.

Y desde entonces, en cada tiempo constitucional se han repetido, unos más, otros menos, como con Javier Duarte cuando Veracruz fue convertido “en el peor rincón del mundo para el gremio reporteril”, por encima de Somalia y Afganistán.

Lo peor que sucederá es que tantos crímenes sean usados como “carne de cañón” para protestar e inconformarse, sin la mayor trascendencia.

Las ideas y opiniones expresadas por el autor de ésta columna periodística, no reflejan necesariamente el punto de vista de Crónica de Xalapa ©️

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

126,732FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA