16.1 C
Xalapa

Escenarios: Desaparecidos con Duarte

•Desaparecidos con Cuitláhuac

•Policía detenido por maloso

Luis Velázquez

18 de diciembre de 2020

UNO. Policía preso por desaparición

Un policía estatal (en la versión oficial dicen que ex policía) fue detenido en San Andrés Tuxtla. Se llama Refugio P. M. Está acusado de desaparición forzada de personas, “el delito de lesa humanidad” que nunca prescribe.

Ya se verá el desenlace. Bien podría ser como los sesenta policías acusados de lo mismo detenidos en la yunicidad, internados en el penal de Pacho Viejo, y de pronto, ajá, olvidados.

Bien sería el caso de los policías de Álamo y Paso del Macho detenidos por la secretaría de Seguridad Pública, señalados de narcos, y de pronto, ¡zas!, su destino en el misterio.

DOS. Los días oscuros de Javier Duarte

En el sexenio de Javier Duarte, las peores atrocidades policiacas contra la población civil.

La desaparición forzada al más alto decibel con la alianza truculenta de políticos, jefes policiacos, policías y carteles y cartelitos.

La fosa clandestina de “Colinas de Santa Fe”, la más famosa en el continente latinoamericano, a la altura, quizá, del siglo pasado cuando las dictaduras militares.

TRES. Famosos levantones

Refugio tiene 50 años. Arraigado o vecino de Los Tuxtlas, fue detenido porque se involucró en la desaparición de Víctor Manuel Antonio Morales, alias El Gordo o El Tamalero, el 15 de junio del año 2014 en Chinameca. (Javier Duarte gobernador y Arturo Bermúdez Zurita secretario de Seguridad Pública).

Entonces, Refugio era policía y con otros polis interceptaron a Víctor Manuel, subieron a una patrulla y desaparecieron.

Eran aquellos los famosos “levantones” cometidos por los policías estatales y municipales.

Entonces, unos veinte ciudadanos vecinos de Chinameca fueron secuestrados. Quince, se afirma, aparecieron con vida días después. 5 desaparecidos, entre ellos, Víctor Manuel.

CUATRO. Detenido y liberado

En la yunicidad, Refugio, el poli, fue capturado, con otros nueve policías más. Lo internaron en el reclusorio de Coatzacoalcos. Después, quedó libre. Ahora, la Fiscalía General lo detuvo otra vez.

El primero de noviembre de este año, otro policía involucrado en la desaparición forzada en Chinameca, Pablo C. F., fue detenido, ni más ni menos, en Mexicali, Baja California, allá por donde viviera la mayor parte de su vida el secretario General de Gobierno, Erik Patrocinio Cisneros Burgos.

Ok. Muy bien. Pero la justicia también necesita mirar a Veracruz en los últimos dos años pues la desaparición forzada continúa dándose.

CINCO. Desaparecidos con Cuitláhuac

La penúltima vez fue, por ejemplo, con la desaparición en Ixtaczoquitlán de 7 comerciantes de Ciudad Mendoza y Río Blanco a cargo de policías municipales y estatales y la alianza con unos políticos locales.

Sus familiares siguen clamando justicia. Y en la 4T están sordos, mirando solo al pasado inmediato, la yunicidad y el duartazgo, para continuar el descrédito público con la desaparición forzada.

La última vez de ciudadanos desaparecidos fue en una cantina de Emiliano Zapata con cinco chicos de Xalapa y quienes se trasladaron a las goteras de la ciudad para la cohabitación amical.

SEIS. La izquierda delirante…

Con Cuitláhuac García, desaparecidos. Con Miguel Ángel Yunes Linares, desaparecidos. Con Javier Duarte, desaparecidos.

Una constante con un sexenio de MORENA, un bienio del PAN, y otro sexenio del PRI.

Los policías custodios de la vida y los bienes, al servicio de los narcos.

Hay policías detenidos por la desaparición forzada de personas. Pero al mismo tiempo, los policías en funciones siguen igual, atropellando los derechos constitucionales en el tiempo de la izquierda, la 4T, la mismita que abandera la dignidad humana en todos los confines del mundo.

Las ideas y opiniones expresadas por el autor de ésta columna periodística, no reflejan necesariamente el punto de vista de Crónica de Xalapa ©️

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

125,246FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA