26.2 C
Xalapa

Escenarios: Mesura política

•El hombre volcánico

•Paraíso de la discordia

Luis Velázquez

08 de abril de 2021

UNO. “El país de un solo hombre”

Sabrá el chamán si tal es la democracia.

O se trata del estilo personal de ejercer el poder.

O si como México “es el país de un solo hombre” en vez de que el presidente de la república gobierne de manera constitucional, lo hace anteponiendo las pasiones y los sentimientos volcánicos.

O si se debe a que cada presidente de la república, cada gobernador, cada alcalde siente y percibe que el poder político es total y absoluto y únicamente “sus chicharrones truenan”…

DOS. El hombre volcánico

El caso es que nunca antes un presidente ha ejercido el poder como si fuera un boxeador de la política, un peleador callejero, un hombre volcánico que “a tiro por viaje” lanza, digamos, el discurso de la discordia enfrentándose a todos como un gallito de pelea en el palenque.

Más todavía: creyendo que con una Magnum en la mano izquierda y otra en la derecha se gana la voluntad ciudadana y se convence a la población.

TRES. Mesura política

Lázaro Cárdenas, Benito Juárez y Plutarco Elías Calles, incluso, nunca fueron así.

Los tres asestaron manotazos, pero, digamos, fulminantes, sin estar anunciando el mundo que vendría. Actuando con firmeza. Duro y tupido cuando la decisión estaba tomada.

Juárez con la separación del Estado y la iglesia. Cárdenas, con la expropiación petrolera. Elías Calles, imponiendo a cuatro presidentes de la república.

Incluso, con el mayor sigilo, Cárdenas operó la expropiación petrolera, temeroso, incluso, de una filtración entre su mismo equipo según cuenta el historiador Adolfo Gilly en su libro “La utopía del cardenismo”.

CUATRO. Gasolina al fuego

Por el contrario, las tribus de MORENA “a tiro por viaje” en contra de todos aquellos a quienes denomina conservadores.

Empezaron con los historiadores e intelectuales orgánicos y ahora el bombardeo social y político en contra de empresas trasnacionales a propósito de la reforma eléctrica.

El país, convertido en un polvorín de la discordia, en tanto, los ciudadanos de a pie cada vez se desencantan más con tal estilo personal de ejercer el poder.

Todos ellos, sin embargo, siguen lanzando gasolina al fuego.

Y desde luego, convencido que así lo acepta y aprueba la población electoral.

CINCO. Cambiar de canal

Tanta discordia hay en el discurso guinda que de plano cuando el televidente se topa con…, entonces, muchos cambian de canal. Incluso, hasta dejan de ver y escuchar el noticiero.

Y de pronto, pasan a otro canal y lo mismo y a otro y lo mismo y a otro y lo mismo.

Entonces, solo resta buscar una película mexicana, en blanco y negro, o andar curioseando en el resto de los canales para ver si por ahí hay un filme norteamericano interesante.

SEIS. Un sexenio encima del otro

Muchos ciudadanos de a pie hemos dejado de escuchar y mirar noticieros televisivos por esa mismita razón. Y también dejado de leer periódicos.

Será las tribus de MORENA la octava maravilla democrática del mundo. Pero comer faisán todos los días también empacha.

Está bien que apliquen la ley y vaya, apegados a derecho, en contra de los políticos pillos y ladrones. Pero 2 años y un trimestre después, más cuaja en el ánimo electoral que sea con un manotazo determinante anunciando, por ejemplo, la detención de un ex funcionario público de primer nivel.

La cantaleta solo azuza las neuronas, el corazón y el hígado de la población. Nadie dudaría de que significa el objetivo superior.

Un sexenio encima de las cenizas de otros…

Las ideas y opiniones expresadas por el autor de ésta columna periodística, no reflejan necesariamente el punto de vista de Crónica de Xalapa ©️

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

126,712FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA