12.9 C
Xalapa

Escenarios: Mujeres poderosas

•Todo fueron en PRI

•No son las únicas…

Luis Velázquez

20 de febrero de 2021

UNO. Mujeres poderosas

En el PRI, todo lo fueron. Mujeres con poder. Poderosas. Jefas máximas. Presidentes municipales. Diputadas locales y federales. Funcionarias del gobierno de Veracruz. Lideresas. Cacicas dos de ellas en sus pueblos.

Aquel era el tiempo del resplandor y el esplendor. “La plenitud del pinche poder” diría el erudito. La gloria. Las cuatro, en la cumbre. En la parte más alta de la montaña política. El vértigo. La emoción. José José lo cantaba así: “Fui de todo y sin medida”, ¡ay, Zandunga, mamá por Dios!

DOS. Y el PRI empezó a caer…

Y cuando el PRI empezó a caer y caer y caer, se fueron. Desertaron. Migraron a otros partidos. Ahora, las cuatro, en MORENA. Y unas, hasta con cargo público, qué caray.

Una, Regina Vázquez Saut.. y que ya en otro partido. Dos, Fabiola Vázquez Saut. Tres, Elizabeth Morales. Y cuatro, Michelle Servín.

Se dirá, en términos generales, que ni modo, es la historia de la mayoría de políticos.

Además, la naturaleza humana es sabia. Siempre ha de estarse, decía César “El tlacuache” Garizurieta, en el poder.

“Vivir fuera del presupuesto, decía, es vivir en el error”.

Y el día cuando quedó desempleado, congruente con su filosofía de vida, se suicidó.

TRES. Razones para desertar

Varias interrogantes sobre la actitud del cuarteto femenino para desertar del PRI, igualito como otros tantos lo han aplicado.

Por ejemplo:

¿Se fueron del tricolor… porque las tribus en el poder partidista las bloquearon?

¿Desertaron porque desde el año 2016 cuando perdieron la gubernatura y en el 2018 cuando volvieron a perderla, sintieron que “la dictadura perfecta” ya se acabó, y antes, mucho antes de que el barco se hunda por completo, mejor bajarse y encaramarse en otro?

Quizá, hechiceras que son con su bolita de cristal.

CUATRO. Adictas al poder

Pero de ser así, entonces, ¿dónde queda la lealtad institucional, la firmeza de principios?

¿El cuarteto conocerá la lealtad institucional, o serán como David Alfaro Siqueiros, cuando exclamaba que “No hay más ruta que la nuestra”?

En todo caso, ¿lealtad al partido? y entonces ¿quién o quiénes son el partido? ¿Una tribu, una élite, una institución partidista?

Pareciera, sin embargo, que para ellas únicamente está la sobrevivencia, mejor dicho, su tranquilidad económica y social. Mejor dicho, permanecer en el poder, pues el poder suele convertirse en una droga. Adictas al poder político.

CINCO. Lealtad ciega

Las Vázquez Saut también fueron panistas. Es decir, fueron priistas y panistas, y ahora, morenistas.

Morales y Servín, únicamente fueron priistas. Ahora, sus colores preferidos son el guinda y marrón.

¿Merecerán las cuatro el respeto de los políticos y de sus clubes de fans, camaleónicas como parecen?

¿Con el cambio de piel partidista, sus huestes les seguirán ofrendado el mismo respeto y la misma lealtad, “lealtad ciega” como dice López Obrador?

SEIS. No son las únicas…

¿Se puede, se vale, desertar de un partido cuando se está hundiendo, o ya se hundió?

¿Acepta la población electoral cambiar de partido como quien cambia de ropa interior, y más, mucho más, luego de que fueron beneficiadas y favorecidas con varios cargos públicos?

Desde luego, el cuarteto representa un caso más de migración partidista. Lejos están de ser las únicas. Pero al mismo tiempo, son las más simbólicas.

En todo caso, dirán, López Obrador fue priista y hasta líder del PRI en Tabasco. Y luego perredista y dirigente nacional. Y ahora tiene su partido, MORENA. Y, además, cien por ciento exitoso. Presidente de la república.

Tal cual, lo establece el adagio popular. “A la tierra donde vayas… haz lo que vieres”.

Las ideas y opiniones expresadas por el autor de ésta columna periodística, no reflejan necesariamente el punto de vista de Crónica de Xalapa ©️

Artículo anteriorPortada Impresa
Artículo siguienteMalecón del Paseo: El otro Hemingway

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

126,732FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA