16.3 C
Xalapa

Escenarios: Nadie hace política en Veracruz

•Desgastados, muchos duartistas

•Viven acosados muchos priistas

LUIS_VELAZQUEZI

Con Porfirio Díaz Mori dominó mucha administración y poca política, pero además, entendida como mano dura.

Con Plutarco Elías Calles hubo mucha política y poca administración.

Con Fidel Herrera, mucha política y poca administración.

Y ahora, con Javier Duarte, administran la deuda pública del fidelato y poca, escasísima política.

Incluso, algunos militantes del partido tricolor lo dicen: hoy en el duartismo pocos, excepcionales, hacen política, y si la hacen, la interpretan de manera patrimonialista.

Refieren los siguientes ejemplos.

Gerardo BuganZa Salmerón regresó a la Secretaría General de Gobierno, pero desgastado. Su discurso ha dejado, incluso, de impactar en la pasarela mediática. Se repite. Ha dejado de reinventarse.

Su antecesor, Érick Lagos Hernández, terminó más desgastado que nadie, con su filosofía barata y ramplona de aplicar el principio marxista/leninista: “En política lo que se resuelve con billete… sale barato”.

Además, su carácter relajiento y desmadroso llevado a la administración pública.

Ranulfo Márquez asumió la secretaría de Desarrollo Social. Pero también, desgastado.

Por ejemplo, descarriló el Pacto México, pero al mismo tiempo, se descarriló a sí mismo.

Cierto, cierto, cierto, nunca dispuso del recurso federal con fin electoral, porque ya no le dieron tiempo.

Tampoco estuvo en aquella reunión memorable que fue grabada por las huestes azules de Miguel Ángel Yunes Linares; pero convalidó todo.

Reducido a la nada, lo achicaron en su potencialidad. No obstante, llega a la SEDESOL para operar con su experiencia y conocimiento de la realidad estatal, la elección de diputados federales, y por añadidura, la gubernatura.

Mucho, pues, habrá de chambear para recuperar el espacio y el liderazgo perdido.

Guillermo Zúñiga Martínez es el rector intergaláctico de la UPAV. Pero en la Universidad Popular Autónoma de Veracruz, a la que SEFIPLAN adeuda 400 millones de pesos, se hace tonto. Ahí se la lleva. Sin meterse de lleno al terreno electoral. Sin hacer, pues, política. Esperando quizá, acaso, el momento político de su ahijado, el senador Pepe Yunes Zorrilla.

II

Los senadores priistas, Pepe y Héctor Yunes tienen todo para hacer política. Es decir, el cabildeo, los amarres, los acuerdos, los pactos, la visión de Estado, el destino enaltecedor de los 8 millones de habitantes de Veracruz.

Pero ni modo, los hechos y las circunstancias los han llevado a marcar la raya del duartismo y en el imaginario colectivo predomina la percepción de que existe una ruptura con Javier Duarte, por más que los corifeos hablen de que se trata de una “nube de verano queriendo oscurecer el sol” como escribiera de manera churrigueresca el poeta Diódoro Cobo Peña, muchos años académico en la Universidad Veracruzana y en el Ilustre Instituto Veracruzano.

Incluso, hasta diríase que los senadores andan “a salto de mata”, pues desde el palacio principal de Xalapa los vigilan, como también espían a los suyos.

III

Es más, hay otros políticos de primer nivel. Años de fogueo en el campo de batalla. Jugadores en las grandes ligas que de igual manera, andan, digamos, huyendo.

Mejor dicho, prefirieron el exilio político antes, mucho antes que un choque de trenes, donde las partes quedaran descarrilladas.

Uno, Jorge Uscanga Escobar, quien renunció al gabinete de seguridad.

Dos, Felipe Amadeo Flores Espinosa, quien fuera renunciado de manera ignominiosa y hasta vejado por el sucesor, el Fiscal Luis Ángel Bravo Contreras, diciendo que el edificio de la Procuraduría era un cochinero y que si la oficina del procu era un cochinero “ya podrían imaginarse los expedientes”.

Y tres, Silvio Lagos Galindo, quien luego de un choque con el jefe máximo, optó por la curul federal y luego amacizarse en el altiplano.

En el mismo tenor estaría el ex presidente del CDE del PRI, Ricardo Landa, “El gato modorro”, quien optó por el exilio interior en Veracruz en su rancho agropecuario, arrasado por el barco sexenal duartista, contra cuyo jefe siempre se opuso por jugar a favor de Ranulfo Márquez.

IV

Adolfo Motita pudo desde la SEV hacer política por el duartismo, pero se redujo a su vida misma soñando con la candidatura a gobernador. Trabajó, pues, por y para él.

Jorge Carvallo desde el Congreso, la secretaría particular del góber y la SEDESOL, pudo efectuar un gran trabajo político, pero el tiempo se le fue tratando de ganarse el corazón de su padre, que nunca pudo, y ocupado de su dandismo con la operación plástica de su naricita y su liposucción, además, claro, de los negocios.

Por ahí están, por ejemplo, los asesores de lujo para, digamos, hacer política.

Enrique Jackson Ramírez ha entendido “hacer política” abriendo la puerta a su hijo con una compañía constructora según la fama pública, además de mover las fichas de sus amigas para mejores espacios en la administración. Karime Aguilera, derrotada para la alcaldía de La Antigua. Mimí Guzmán, para la curul federal.

De José Murat Casab se ignora si está aún de asesor, pues la coordinación del Pacto México lo pudo absorber demasiado y, bueno, desde que su socio, “El oaxaco”, fuera desaparecido, sabrá la astrólogo de los Llanos de Sotavento su destino.

Ahora está por ahí Rubén Aguilar Valenzuela, el exguerrillero centroamericano que terminara corrigiendo a Vicente Fox en sus ruedas de prensa. Se afirma que es un consultor. Se cree que es otro asesor. Pero de ahí a un cabildero eficaz, se duda, pues en la tarea política se están cometiendo errores de primaria como por ejemplo permitir la ruptura con los senadores, cuando desde el Congreso de la Unión pueden operar como extraordinarios aliados para favorecer el desarrollo de los sectores productivos, y por añadidura, de la población.

En fin, con Javier Duarte, mucha administración para sobrellevar las deudas pendientes y poco, escasa, reducida, limitada política que, incluso, algunos del gabinete legal y ampliado han interpretado como agarrar de tonta a la gente con promesas incumplidas.

NOTAS RELACIONADAS

Andares: Los ojos de Lucio

Por: Alejandro Mier Uribe   Al escuchar que una vez más los señores Beltrán discutían agriamente, la nana Gloria tomó del brazo al pequeño Lucio y...

Andares: El regreso de Lupe La Flaca

Por: Alejandro Mier Uribe   Lupe la Flaca ingresó al Hospital General a la una con diez minutos de ese miércoles. A pesar de que presentaba...

Andares: Lupe, la Flaca

Por: Alejandro Mier Uribe   Lupe restregaba con fuerza los trastos de la comida para quitarles el cochambre cuando Enriquito, su hermano menor, pasó detrás de...

Redes Sociales

124,625FansMe gusta
4,386SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA

Nueva Xalapa ya no está tan nueva, sufre abandono

Desde hace casi dos trienios una banqueta de la calle Manantiales de Techacapan y Circuito Radial 1 está...

Escenarios:

•Vivir en paz •Objetivo en la...

Expediente: 2020 Biógrafa del infortunio

Luis Velázquez29 de septiembre de 2020 La académica, investigadora, escritora y ensayista, Celia del...

Malecón del Paseo:

•Una reportera presa •Blindar fuente informativa •“Nada más que la verdad”

En el medievo, “la vida al aire libre era sinónimo de salud”: historiadora

Un ambiente al aire libre, donde las personas estén rodeadas de buena música y aromas agradables, son...