15.2 C
Xalapa

Escenarios:Crédito para ganar elecciones

-

  • Inicua subasta de votos

  • Prioridad, la mini gubernatura

 

LUIS_VELAZQUEZI

El jefe de familia que vive con modestia y sencillez sabe una regla sencilla de la economía hogareña: si se endroga, la vida se vuelve más pesada. Y si se endroga con exceso, resulta peor porque de pronto habrá “de vender el alma al diablo”.

Y, bueno, alguna vez el genio del SAT, Tomás Ruiz González, entonces secretario de Finanzas y Planeación, dijo que la economía de un hogar se maneja como la economía oficial, de tal modo que aplican las mismas reglas.

Por ejemplo:

Nunca ha sido esclarecido con prontitud el destino de los 3,500 millones de pesos que el gobernador Miguel Alemán Velasco solicitó de crédito al cuarto para las doce para terminar el sexenio.

La fama pública consignó, entonces, que una parte, unos 800 millones de pesos, fueron para la campaña electoral de Fidel Herrera, quien enfureció cuando el dato fue publicado y hasta pensó demandar a los medios que lo publicaron.

Tampoco nada supo con certeza el destino de los 10 mil millones de pesos que el góber fogoso y gozoso cabildeó hacia el fin de su sexenio, que incluso llevó a la renuncia del cuñado de Manlio Fabio Beltrones, entonces secretario de Finanzas y Planeación.

Ahora, la LXIII Legislatura del Congreso de Veracruz, pastoreada por el cacique magisterial Juan Nicolás Callejas Arroyo, luego de la mini gubernatura de dos años, la Fiscalía General de nueve años y la reelección de diputados locales, presidentes municipales, síndicos y regidores, aprobó en los días últimos de diciembre un crédito de 5 mil millones de pesos.

Desde luego el contribuyente agradece que hayan reducido la cantidad, pues de manera original eran diez mil millones.

Pero el hecho en ningún momento sanea las finanzas públicas que de por sí arrastran el crédito del fogoso y gozoso; además durante los últimos cuatro años se ha vivido y padecido un programa de austeridad, con deudas por todos lados, con las arcas vacías y sin obra pública de norte a sur y de este a oeste.

Cierto, los diputados aprobaron el empréstito argumentando que es para obra de infraestructura, servicios públicos y para liquidar parte de la deuda anterior.

Al mismo tiempo, los quisquillosos, incrédulos, agnósticos y mal pensados sienten que una parte importante será para comprar lealtades, conciencias y votos de cara a la elección de diputados federales hacia mediados de año.

 

II

Las presunciones son las siguientes:

Una. Existe un hartazgo social en Veracruz, a partir del saldo de la violencia con fuego cruzado, muertos, secuestrados, desaparecidos y ejecutados.

Dos. La irascibilidad social que parte de la inseguridad se mezcla y entremezcla con la impunidad.

Tres. Y para arrojar más gasolina al fuego, el desempleo, el subempleo con salarios de hambre y migración, más la pobreza, la miseria y la jodidez.

Cuatro. La fama pública de que una parte del gabinete legal y ampliado del duartismo  se ha empeñado en el saqueo de las finanzas públicas, sin que el ORFIS (Órgano de Fiscalización Superior) ni la Comisión de Vigilancia del Congreso lo registren.

Cinco. Pero, además, todavía con el cinismo mesiánico del contralor asegurando que los medios linchan a los funcionarios públicos hablando de deshonestidad, además que “lastiman al gobierno de Veracruz”, queriendo tapar el sol con una sombrilla, como dice José Mujica, el presidente de Uruguay.

Seis. Y aun cuando existe hartazgo y coraje popular y no hay un líder social que abandere tal causa, de cualquier manera la población electoral podría vengarse en las urnas sufragando en contra de los candidatos priistas.

Siete. Y, por tanto, la mejor estrategia para revertir la tendencia es comprar el voto.

Y si en la última elección se cotizó, por ejemplo, en 2 mil pesos, ahora llegaría hasta 5 mil pesos.

Por ejemplo, visualice el lector la compra del voto en una familia donde la madre y la madre votan, y además tienen, digamos, dos hijos de 18 años, significaría el pago de 20 mil pesos por el voto de todos.

Y con 20 mil pesos la familia puede vivir con tranquilidad, de manera modesta unos tres meses.

He ahí, pues, como hipótesis el destino de parte del crédito de 5 mil millones de pesos que el Congreso acaba de autorizar, como regalo navideño al gobierno de Veracruz.

 

III

Y es que si pasamos cuatro años sin obra pública.

Y dando la vuelta a los deudores.

Y llegamos al colmo de dar vueltas al pago de aguinaldo, entonces, los próximos dos años se la pueden llevar igual.

Este 2015 lo prioritario será ganar los comicios de diputados federales y el año entrante la mini gubernatura de dos años.

Y como dijo Giovanni Sartori, en política gana las elecciones el grupo que tenga más dinero.