Search
Sabado, 19 de Setiembre de 2020
  • :
  • :

Expediente 2014

LUIS_VELAZQUEZ

Los poderosos

Hacia el quinto año del duartismo, los secretarios del gabinete legal más poderosos (fuerza política y operativa, y recursos y destino) son los siguientes:

Uno. Gerardo Buganza, de Infraestructura y Obra Pública, quien cabildea su regreso a la secretaría General de Gobierno, con la bendición de la elite eclesiástica, soñando, incluso, con la minigubernatura.

Claro, está en chino, digamos, que pudiera regresar al PAN. Y, por tanto, si la mini se le complica, entonces, se entregará de lleno a los negocios, que tanto le gustan.

A partir de ahí, por ejemplo, se reinventaría para esperar la diputación local, claro, por la vía pluri, como ha sido en todas las ocasiones como legislador federal, y convertirse, de paso, en líder en el Congreso local.

Dos. El procurador de Justicia, Luis Ángel Bravo Contreras, para quien la Fiscalía General de nueve años ha sido creada exprofeso.

Incluso, el académico que escribe la biografía del sexenio próspero dice que aun cuando en el Congreso se anotaran unos 20, 30, 40 abogados para la Fiscalía, desde ahora está concesionada al cordobés, en base a un atributo fuera de serie: es amigo, cuaderno de doble/raya, del góber.

Además, desde la Fiscalía, Bravo Contreras cuidaría como nadie, de una manera “implacable e impecable” la ex gubernatura de Duarte para tener un adiós tranquilo, en santa paz.

Tres. El presidente del Tribunal Superior de Justicia, Alberto Sosa Hernández, quien como ningún otro antecesor, ha caminado en los últimos cuatro años con la más absoluta independencia, autonomía y libertad.

Y pri/vilegios.

He ahí, pues, el respeto que el jefe del Poder Ejecutivo tiene sobre el poder Judicial. Nunca se ha metido en las decisiones internas, ni siquiera, vaya, cuando los magistrados absolvieron al “Silva”, condenado a 38 años y dos meses de cárcel por el crimen de la corresponsal de Proceso, Regina Martínez.

Además, y según las versiones de los magistrados, jamás han recibido una llamada de la oficina del jefe máximo para dar línea. Ni tampoco en corto. Ni con mensajes crípticos.

 

POSIBLE CAMBIO DE ESTRATEGIA

 

Cuatro. El secretario General de Gobierno, Érick Lagos, es otro de quienes han conjuntado tanto poder. Poder político, como el coordinador del gabinete político. Poder económico, la fluidez en su presupuesto, más recursos extras en tiempos adversos y ríspidos.

Pero, además, la proyección hacia el futuro inmediato.

Según su biógrafo de cabecera, un psicólogo y psiquiatra del poder público, Lagos Hernández tiene el siguiente proyecto:

Primero, la candidatura a diputado federal que, todo indica, la tiene amarrada, luego de cooptar a sus adversarias y enemigas, Fabiola Vázquez Saut, Dominga Xóchilt Tress y Amanda Gasperín Bulbarela.

Segundo, amarrar la coordinación de la bancada priista en el Congreso de la Unión.

Tercero, brincar a la candidatura a mini gobernador, en ningún momento por su tamaño físico, sino porque así se le conoce en el imaginario popular.

Cuarto, si tales operativos fallaran, entonces, habría un ajuste de estrategia, rumbo y destino, permanecería en la SEGOB para esperar el tiempo, hacia 2016, de la diputación local.

Cinco, de ahí brincar a la candidatura a senador de la República, una vez que Pepe y Héctor Yunes terminen su periodo constitucional.

Y sexto, de senador de la República brincar a la candidatura a gobernador.

Por eso mismo, incluso, las versiones son que formó un triunvirato con Adolfo Motita y Alberto Silva para descarrilar a Jorge Carvallo Delfín y Gerardo BuganZa camino al 2016 y repartirse entre ellos el pastel de los cien mil millones de pesos de presupuesto anual del gobierno de Veracruz, más el diezmo y el doble diezmo, más los negocios lícitos e ilícitos, más las barbies (y hasta kens) que se pueda.

 

QUIERE MÁS Y MÁS…

 

Cinco. El secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, es otro secretario duartista con un poder político, social y económico, y ni se diga, policiaco, fuera de serie.

Inició en la Secretaría de Finanzas y Planeación en el alemanismo al lado de Sergio Maya, el sobrino incómodo del gobernador de entonces, regresó con Javier Duarte en la misma dependencia, pasó al C-4 y luego de un golpe militar a su antecesor fue ungido como titular de la SSP.

Ultra contra súper secretario, defeño de origen, hasta la Constitución Política de Veracruz fue modificada para ascender al cargo, aun cuando, queda claro, cada jefe máximo suele cambiar la ley como traje a la medida para los suyos, como ocurrió, por ejemplo, con Rafael Hernández Ochoa cuando alteró la ley para nombrar Procurador Fiscal a Miguel Ángel Yunes Linares, que incumplía con la edad establecida.

Tales, pues (BuganZa, Bravo Contreras, Alberto Sosa, Érick Lagos y Bermúdez) forman el quinteto de pri/vilegiados en el sexenio próspero, pues aun cuando otros más lo han sido (Motita, Jorge Carvallo y Alberto Silva, por ejemplo), ellos son mano.

Es más, algunos de ellos se han excedido con las mieles del poder, como el caso del procurador, quien ahora cuando está amarrado para la Fiscalía General el cargo le incomplace, porque ahora sueña con el poder político, económico y social y hasta se boletina en la pasarela mediática como el candidato priista a la mini gubernatura…”tapado” y destapado.

Comentarios

comentarios




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *