16.7 C
Xalapa

Expediente 2014: SAS para Odebrecht

-

LUIS_VELAZQUEZOdebrecht es una empresa brasileña que, como ya se sabe en el mundo político de Veracruz, tiene unos 70 años de antigüedad, con presencia en 20 países de América Latina, Europa, África y el Medio Oriente.

Los brasileños, por ejemplo, soñaron con desarrollar el proyecto hidráulico para abastecer de más agua a Xalapa desde el río de La Antigua; pero los vecinos se sublevaron, armaron escándalo con los activistas del medio ambiente y cuando el gobernador Javier Duarte quedó solo en la pasarela, antes, mucho antes de un derramamiento de sangre como en el Atenco de Vicente Fox, echó marcha atrás.

Pero mejor dicho, ha dejado dormir el llamado “sueño de los justos” al proyecto… para tiempos mejores.

Sin embargo, en el sur de Veracruz, en Nanchital, Odebrecht realiza el gigantesco proyecto denominado Etileno siglo XXI que por ahora tiene contratados a 17 mil empleados, con Carlos Vasconcelos de líder sindical, y que hacia fines del año 2015 será terminado y solo quedarán mil trabajadores calificados y clasificados.

Odebrecht también quiso entrar a otros proyectos hidráulicos, por ejemplo, en Amatlán de los Reyes, hacia el centro de Veracruz, y luego del crimen de un activista social, todavía impune, dieron marcha atrás.

Pero, en cambio, y según las versiones, se perfila como la favorita para quedarse con la privatización y/o concesión del SAS, Sistema de Agua y Saneamiento Metropolitano, que abastece del servicio a los poblados de Veracruz, Boca del Río y Medellín, y que durante los años priistas y panistas ha sido manejado como una caja chica para el activismo electoral y también, claro, para engrosar el bolsillo de la elite política en turno.

Incluso, las versiones son que los brasileños han descubierto en Veracruz una tierra pródiga y fértil para sus legítimos sueños y nada fácil sería que ahora cuando el país se está entregando a empresas transnacionales, antes de que el gallito cante tres veces, los niños que vayan naciendo les pongan de nombre Odebrecht, de igual manera como el tiempo aquel cuando todas las bebés eran bautizadas con el nombre de Shakira y los niños de Ricky, por el boricua.

HACHA, CALABAZA Y MIEL PARA BRASILEÑOS 

Pero además, y de ocurrir tal cual, y a partir de que Duarte ha anunciado como su ambicioso proyecto hidráulico para la región jarocha traer el agua del río Cotaxtla, Odebrecht sea la encargada de tal operativo, pues ni modo que el gobierno de Veracruz, sin fluidez para la obra pública, asumiera el gasto correspondiente.

Así, los brasileños se quedarían con hacha, calabaza y miel, y más porque si en Xalapa están con la adversidad en contra por el abastecimiento del agua, también en el puerto, y más porque como han visualizado los profetas del desastres social, las guerras hoy en el mundo son por el agua.

Incluso, que nadie duda de que en un descuido Odebrecht también se quedaría con CMAS de Xalapa, y luego, pues todas las que se puedan de aquí hacia finales del año 2016.

HORAS SOMBRÍAS EN SAS 

En SAS viven y padecen horas cardiacas.

Por ejemplo, en unos días enfrentarán el pago de unos 140 millones de pesos por los salarios del mes, más el aguinaldo, más el regalo de una canasta navideña, y el director, José Aniceto Tello Allende, maestro pensionado de la facultad de Ingeniería de la Universidad Veracruzana, uno de los técnicos hidráulicos más fregones del Golfo de México, tiene a Dios en los labios día y noche, pues las arcas están vacías.

Pero, además, en el mes de diciembre también habrán de cumplir con el pago de unos 34 millones de pesos de laudos ganados por trabajadores de confianza despedidos durante los años de Yolanda Gutiérrez Carlín y que se irán súper cabezones, pues ganaron la liquidación como trabajadores sindicalizados.

Y, bueno, el mes de diciembre, Tello Allende cumplirá 10 meses de sortear los vendavales como capitán del SAS, a punto de un golpe cardiaco nada más porque cada mes la Comisión Federal de Electricidad amenaza con suspender el servicio por el pago de entre 7 a 8 millones de pesos.

Cierto que en una fecha anterior, el alcalde Ramón Poo Gil dispuso, en calidad de préstamo, de tal dinerito para redimir a SAS; pero el cabildo se le fue encima, y ahora, ni modo, SAS ha quedado sola en medio de la tempestad, pues ni los alcaldes panistas de Boca del Río ni Medellín le tienden la mano ni tampoco el gobierno duartista, argumentando que las arcas están vacías.

Por eso, los brasileños de la tierra de Dilma Roussef han aparecido en la bahía igual, acaso, que “El Pirata” Lorencillo, el filibustero neerlandés (1653/1704), azote para la industria y el comercio en el Golfo de México; pero, digamos, con la mano generosa por delante para evitar el descarrilamiento de SAS, que viviera su esplendor como Junta Federal de Mejoras Materiales, con el nayarita Alberto Tapia Carrillo al frente, aliado con los mejores técnicos del siglo: Mario Coutiño Victoria, Mario Sánchez Celis y el sirio Anthar Kuri, y el mejor administrador, el maestro y líder ganadero Javier Duarte padre.

Sin obra pública (por fortuna, Luis Barquín tiene muchos negocios), sin recursos, con la amenaza de la CFE de que a cada rato suspenderá el servicio, con tantas deudas pendientes, y con la orden del ORFIS, Organo de Fiscalización Superior, de que para nada se metan con José Ricardo Ruiz Carmona, SAS ya piró.

Tantos años de corrupción e impunidad, y más, en tiempo electoral, la descarrilaron…