Search
Viernes, 18 de Setiembre de 2020
  • :
  • :

Expediente 2015: Peores días del PRI

LUIS_VELAZQUEZSi un distrito para la contienda de los diputados federales tiene encendida la alerta multicolor del PRI es Boca del Río, el feudo de los Yunes azules.

En la penúltima elección se quedaron con la presidencia municipal y en la antepenúltima con la curul federal.

Por eso en las últimas semanas se la han pasado midiendo “el agua a los tamales”, sin ninguna esperanza de cuajar.

Por ejemplo.

Primero, soñaron con lanzar a la gran revelación tricolor, Sergio Pazos junior, el mismo que fuera derrotado en las urnas para la alcaldía y, luego de un ratito donde la encuesta lo seguía perfilando con una derrota anunciada, cambiaron de experimento.

Entonces, apareció un segundo contendiente en Antonio Ferrari Cazarín, extitular de SEFIPLAN en el último tramo del fidelato, extitular de la COBAEV y director de Patrimonio, hijito del cacique otoñal, Ramón Ferrari Pardiño.

Y de igual manera, en todos los escenarios salía perdedor, ni siquiera, vaya, con la posibilidad de una derrota, digamos, reñida y competida en las urnas.

Así, fue lanzada una tercera posibilidad con el vicealmirante Sergio Lara Montellano, comandante de la Zona Naval, días aquellos cuando el exsecretario de Marina, Sergio Maynés, fue condecorado en el Congreso local.

Y aun cuando, bueno, hay voluntad política para, digamos, devolver a la Marina la parcela de poder político que en otros tiempos usufructuara, de cualquier forma salía perdedor no obstante que según el gobierno de Veracruz, la tierra jarocha está pacificada gracias a los marinos, y por tanto hasta Paquita la del barrio, aquella de “rata de dos patas”, puede exclamar que está feliz en su tierra, sin que nadie la haya secuestrado.

Pero como la tragedia electoral también caía fulminante sobre el PRI, entonces, dieron un vuelco de 180 grados y lanzaron a la pasarela mediática a la exdirectora del SAS, Sistema de Agua y Saneamiento, Yolanda Gutiérrez Carlín, famosa porque en su tiempo en la dependencia se compró un depa en una parte de América Latina, Argentina, y otro en el edificio “Pelícano”, en Boca del Río, para ser vecina de Javier Duarte y de Noemí Guzmán, secretaria de Protección Civil.

Y a pesar de todo el ejército de la diversidad sexual que le hiciera precampaña, la encuesta siguió detectando focos rojos para la nueva aspirante y suspirante tricolor por la curul federal.

Entonces, ni hablar, apareció otro emergente al bat. Fue con el presidente de los Juegos Centroamericanos, Carlos Sosa junior, para ver si podría lograr el milagro tan soñado y codiciado.

Y a pesar de que realizó los mejores Juegos Centroamericanos de la historia en los últimos 26 años y que durante quince días pactó una tregua con los malandros para un bajo perfil en las páginas rojas, con el junior de Carlos Sosa Lagunes, exlíder de la Unión Ganadera, amigazo del fogoso y gozoso, se reproducía la misma historia con el junior Oliver Aguilar Yunes, dedicado ahora, luego de un par de derrotas electorales, a la venta de la seguridad privada que ha encontrado su mayor clientela en el gobierno de Veracruz.

Es más, han soltado la versión de que crearán la Subsecretaría de la Juventud y el Deporte para ungir a Carlos Sosa junior como titular, quizá, acaso, como una especie de pago atrasado del góber fogoso y gozoso a su padre, Carlos Sosa Lagunes.

Así pues, y luego de cinco experimentos resulta que el PRI en víspera de la elección de candidatos por convención de delegados y de asignación, designación y/o dedazo está en ceros en el distrito de Boca del Río.

Ni pa’lante ni pa’atrás.

El partidazo que fuera tan poderoso en el siglo pasado en que imponía por dedazo a los alcaldes, entre ellos, Edsel Fano Montero, Guillermo Parroquín, Sergio Flores Armida, Avelino Muñiz García, Ramón Ferrari Pardiño, Raúl Ramos Vicarte y Armando López Rosado.

Pero, bueno, desde que Ramón Ferrari fue derrotado, primero, por Ubaldo Flores Alpízar, y luego por los panistas, y a los Yunes azules se les ocurriera fincarse en el municipio, el tricolor vive los peores días de su infierno.

 

BARBAS A REMOJAR

 

Según las versiones del politólogo Carlos Ronzón Verónica, los malos vientos en contra del PRI se han extendido a otras latitudes, entre ellas, al puerto jarocho, donde la diputada local Ana Guadalupe Ingram, ordenó dar marcha atrás a su precampaña y detener todo hasta nuevo aviso… porque la encuesta la desfavorece, por más y más dinero público gastado en el proselitismo.

Incluso, y luego de tan categórica decisión, la versión es que desde arriba ordenaron el recule para favorecer la candidatura del panista Julen Rementería del Puerto a la curul federal, en pago a que presentó en el Congreso la iniciativa de ley para la mini gubernatura de dos años y, en mejor pago, por convencer a seis diputados más de los diez del PAN para sufragar por la mini, la Fiscalía General de nueve años y la reelección de diputados locales, alcaldes, síndicos y regidores por cuatro periodos consecutivos para usufructuar el poder 20 años seguiditos.

Y como así Julen y compañía (los Bahena, los Cambranis y los Chori-quesos, entre otros) contribuyeron al siguiente paso del Maximato fidelista, entonces, le darían la curul federal de regalo.

Claro, faltaría ver si en efecto Julen deja inconclusa la curul local para lanzarse por la federal y si al mismo tiempo Ana Guadalupe declina, cuando, caray, con tanto dinero del erario invertido en la precampaña resultaría inverosímil su retiro si tal fuera.

En fin, que en la zona conurbada, aprecia Ronzón, el hartazgo en contra del priismo duartista y fidelista se multiplica, como en ninguno otro de los 19 distritos federales de la tierra jarocha a la que tanto amaba “El chespirito”.

 

Comentarios

comentarios




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *