14 C
Xalapa

Expediente 2020: Olor a pólvora y sangre




Luis Velázquez
19 de diciembre de 2020


Luego del comunicado del arzobispo y 8 obispos describiendo el Veracruz oloroso a pólvora y sangre, la Cámara Nacional de Comercio, Canaco, de Coatzacoalcos habló del infierno. La bamba violenta y caliente en el sur de la entidad, de Acayucan pa’lante.
En el mes de noviembre, 9 homicidios. Hacia los días últimos de noviembre, dos autobuses urbanos de pasajeros incendiados en par de colonias populares. Además, una persona asesinada cuando viajaba en otro autobús. El miedo y el terror de pasajeros bajando de la unidad y corriendo a diestra y siniestra, digamos, para salvar la vida.
Ene número de comercios, negocios, changarros, cerrados. Por un lado, el COVID, pero más aún, los secuestros y las extorsiones.
La población civil, todos, niños, mujeres, ancianos, hombres, chicos, viviendo y padeciendo la peor zozobra en la historia local.
Una encuestadora entrevistó a la población. Nueve de cada diez confesaron tener miedo y vivir con miedo.
Insólito:
Mientras todos los días a las 7 horas junta cumbre de la llamada Comisión por la Paz en el palacio de gobierno de Xalapa custodiado por soldados y policías, la rebatinga de los carteles y cartelitos por la jugosa plaza Veracruz ha multiplicado el terrorismo.
Tanto que, por ejemplo, la cúpula directiva de la Canaco de Coatzacoalcos dice que han perdido la capacidad  de asombro para mirar los días y las noches.
El oleaje, mejor dicho, tsunami de violencia, originando los peores estragos en la vida humana cuando ya nada sorprende, alucina y hechiza.
Las películas de terror y del viejo oeste de Estados Unidos y los filmes de los hermanos Almada y “El arracada” Vicente Fernández se han quedado cortos ante la realidad avasallante.
Dice Armando Carvallo Brañas: “Ni las autoridades ni los ciudadanos parecen asombrarse ante los hechos delictivos” (La Jornada-México, Eirinet Gómez López, 15 de diciembre, 2020).

MUNDO ROSÁCEO A LA MEDIDA

En el sur, como en el resto de Veracruz, la vida un infierno. Una pesadilla. El desorden público. La muerte, en la esquina de la casa, el parque, la plaza comercial, los autobuses de pasajeros, el antro, el festín en centro social.
Homicidios en la vía pública. Asaltos a negocios. Robo de automóviles. Atracos a personas.
Insólito. El gabinete de seguridad y procuración de justicia de la 4T en Veracruz, viviendo en gerundio, digamos, planeando lo que algún día podrían hacer para cumplir con la tarea fundamental como es garantizar la tranquilidad en la vida y los bienes.
Pero algún cortocircuito existe entre el gobierno del estado y la población, los ciudadanos de a pie.
Ellos van por un lado y la sociedad por otro.
Ellos habitan un mundo rosáceo construido a la medida, para su dicha y felicidad, como por ejemplo, el góber precioso de la 4T defendiendo al secretario de Seguridad Pública de que no hubo pachanga en su cumpleaños más que un pastelito con el muñequito del jefe Matute.
La población, viviendo en el sótano del infierno, allí donde ninguna esperanza existe para remontar al purgatorio.
Lo peor es que han transcurrido veinticuatro meses en tales circunstancias y el camino cada vez más plagado de espinas y cardos sin ninguna lucecita alumbrando el túnel tan agobiante.
Y con todo y que la Canaco…
Las tribus eclesiásticas integrada con el arzobispo, los obispos, los presbíteros, los sacerdotes y las monjas…
Las ONG…
Los Colectivos…
Los académicos integrados…
Los foros…
En las tertulias…, sueñan con la paz externa y la paz interna en el día con día y noche con noche, desde la cúspide del poder las tribus guindas y marrón gritonean que el oleaje violento va para abajo, en caída libre y estrepitosa.
Mucha, demasiada, excesiva violencia en el sur.
Igual, igualito, claro, que en el norte, el este y el oeste.

LA VIDA “CON LOS PELOS DE PUNTA”

Dice la CANACO de Coatzacoalcos: “Todo sucede en la impunidad. Hay homicidios a la luz del día. Es frecuente hablar de extorsiones. Y de la quema de camiones ni hablamos”.
Y la voz de la Canaco muere en el silencio. El silencio gubernamental. El silencio fatídico que constituye un lenguaje más rotundo y categórico que el lenguaje hablado y el lenguaje escrito y el lenguaje discursivo.
Es el silencio del desdén y el menosprecio.
Simple y llanamente, los carteles y cartelitos, anexos y conexos, amedrentando, dice la CANACO, a la población.
Multiplicando el miedo y lo peor, “el miedo al miedo”.
Sembrando el terror y el horror, el pánico y la barbarie.
La vida todos los días y noches con “los pelos de punta”.
Temerosos de que el secuestro, la desaparición y el crimen aparezcan de pronto, a la vuelta de la esquina.
Impresiona, avasalla, impacta, la indiferencia del gabinete de seguridad de la 4T y que acaso, quizá, sería mejor escribir la incapacidad, la ineficiencia y la ineficacia oficial resumida en tres palabras.
Principio de Peter.
El cargo público les quedó demasiado grande, digamos, como los zapatos de los payasitos en los circos pueblerinos y aldeanos.
Y todavía así se hacen llamar el jefe Matute y “Don Gato y su pandilla” y se aparecen en público como la Fiscal Empistolada, la Mujer Maravilla, la Gatúbela de Veracruz en el siglo XXI.

Las ideas y opiniones expresadas por el autor de ésta columna periodística, no reflejan necesariamente el punto de vista de Crónica de Xalapa ©️

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

125,251FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA