21.5 C
Xalapa

Expediente 2020: Pandemia de cucarachas

LUIS_VELAZQUEZ

Luis Velázquez

17 de junio de 2020

 

El jueves 11 de junio, día de Corpus Cristi, a las 5 de la madrugada abrí el cuartito Infonavit donde escribo todos los días. Pensaba en los muertitos del día anterior. 4, una mujer y un hombre, en un camino polvoriento de Omealca. 3, los tres profesores, madre, padre e hijo, tirados en un cañaveral en el pueblo de Cuitláhuac.

Recordaba la frase célebre del góber bendecido de que “no permitiré más ajustes de cuentas entre grupos delictivos”.

Y sonreía del chascarrillo.

Pero apenas, apenitas entré a la oficinita, el mundo se desplomó. La oficinita estaba invadida de cucarachas. En el suelo, En la pared. En el techo. Incluso, las chiquitas, recién nacidas, con más habilidades que los padres, volaban del techo a la pared y al suelo y otra vez al techo, aplicadas, aplicaditas como una tortuguita subiendo al cielo.

Era una versión más de la pandemia. En la madrugada del jueves llovió duro y tupido en la ciudad, más o menos como los cuarenta días en el relato bíblico. Y llovió con viento huracanado. Y truenos y relámpagos.

Y la lluvia y los relámpagos alborotaron a las cucarachas y salieron a la superficie como el topo de Carlos Marx y se asomaron y quizá miraron y admiraron la belleza del Golfo de México con el resplandor de los truenos y relámpagos e invadieron las casas.

Fue, es, la peor madrugada de toda vida.

Entonces, en vez de prender la computadora y escribir busqué con desesperación el insecticida y me agarré con las cucarachas como en el palenque “a madrazo limpio” con aquel ejército que de acuerdo con la historia derrotó a los dinosaurios en la lucha por la sobrevivencia, pues aquellos animalitos monstruosos desaparecieron de la tierra y ellas, las cucarachas, aquí siguen, digamos, haciendo la competencia a los ácaros y los conejos que tan eficaces son para multiplicarse.

Y más porque las cucarachas son capaces de pasar 6 meses sin comer.

 

A MADRAZO LIMPIO CON LAS CUCARACHAS

 

Con el insecticida en manos y bailando zapateado, digamos, “Bailando por un sueño”, me agarré “a madrazo limpio” con las cucarachas.

La pelea, claro, era y es desigualdad. Había cucarachas de todos los tamaños. Más que grandes, gigantescas, quizá por el buen comer. Medianas, chaparritas que serían como seres humanos.

Chiquitas, bebés, recién nacidas, apenas aprendiendo “el difícil arte de vivir” como decía Albert Camus, plaga de ratas asesinas descritas en su novela “La peste”.

Con los pies mataba una cucaracha y al mismo tiempo, nunca supe el lugar, aparecían unas diez.

Rociaba con el insecticida a 3, 4, 5 al unísono y sabrá el chamán el milagro de la multiplicación y aparecían cinco más.

Disparaba el insecticida completo contra una cucaracha gigantesca, quizá la cucaracha reina, la princesa, la doncella, la jefa de jefas, y la cucaracha como curtida seguía escabulléndose, y entonces, a trompada limpia la agarraba con los zapatos. Y la remolía hasta que lanzaba el chisguete y estaba seguro de haberla triturado.

En vano busqué un hoyo en la oficina por donde pudieron haberse filtrado en la madrugada de lluvia huracanada y que por ahí existirá, “veinte y las malas”.

El respiradero del baño estaba cubierto con un tapa-bocas. El baño estaba tapado. La ventana cerrada. Pero el drenaje y las pichanchas abiertas.

De pronto, ¡zas!, se acabó lo que restaba del insecticida y las cucarachas seguían como los conejos y los ácaros.

Incluso sentí que un par de cucarachas viejas, gigantescas, con sus antenas moviéndose como en una carrera de automóviles me provocaban y hasta desafiaban a jugar un duelo a muerte.

Y acepté el reto. Y me fui sobre ellas. Y el par a esconderse debajo de la mesa de la computadora y debajo de la mesita con la libreta de taquigrafía y un libro de cabecera y debajo de una sillita de plástico donde pongo los periódicos del día y el tecleador como un loco despistado, sin ton ni son, disparando insecticida en tierra infértil.

 

EL HOMBRE MÁS HUMILLADO DEL MUNDO

 

Hay animalistas. Pero en el caso ni modo de adoptar las cucarachas o los ratones, incluso las víboras como mascotas, como aquel poeta francés, Gerard de Nerval, quien tenía de mascotita una langosta y le ponía un moñito y la sacaba a pasear en el bulevar del Río Sena para que sus amigos intelectuales (novelistas, cuentistas, cronistas, pintores, escultores, artistas, etcétera) la vieran y lo vieran, estrambótico y farandulero y exhibicionista que era.

Aquella madrugada quedé alucinado. Sabía, ¡vaya ingenuo!, que las cucarachas solo se arrastran y vuelan bajito. Y en la madrugada del jueves descubrí, ajajá, que las cucarachas recién nacidas vuelan alto. Y cada vez que vuelan se burlan del ser humano que sueña con acabarlas cuando ellas tienen vida eterna, ay mi Juan Gabriel.

Una hora después había decenas de cucarachas muertas. Pero más se multiplicaban. Y estaba, más que agotado, extenuado. En lo físico y lo emocional. Simple y llanamente, derrotado. Me sentí el hombre más humillado del mundo pues en vez de escribir mataba cucarachas. Y ni modo de matarlas a teclazos o periodicazos.

Entonces miré el reloj. Eran las 6 de la mañana, demasiado temprano para hablar a la oficina de fumigaciones.

Cerré la oficinita sin abrir la computadora. Dejé al ejército de cucarachas que siguiera “haciendo de las suyas”.

Incluso, hasta agradecí al Ser Superior la pandemia de las cucarachas pues terrible, peor, catastrófico sería, por ejemplo, una invasión de ratas y ratas con la cría adentro o la cría a un lado enseñándola a vivir.

La derrota de un hombre frente a su destino. Mejor dicho, el destino universal. Las cucarachas, se recuerdan, derrotaron a los dinosaurios, cuya figura simbólica, por ejemplo, fue adoptada por las elites priistas en el siglo pasado para gritonear al mundo que eran eternos.

NOTAS RELACIONADAS

Golpe de Tecla: El asalto a la CEAPP

Al igual que la Fiscalía Anticorrupción, que la Comisión Estatal de Derechos Humanos,...

Escenarios: Terror en Veracruz

•Pareja decapitada •Población, aterrorizada Luis Velázquez

Malecón del Paseo: Obsesionada con el poder

•De esposa a presidenta •Mujer muy ambiciosa

Redes Sociales

124,754FansMe gusta
4,419SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA

Se pospone oficialmente Carnaval de Veracruz 2021; podría ser en verano

Veracruz, Ver.- Debido a que la pandemia no ha terminado por completo y...

Cancelan misas y homenajes a la Virgen en la Basílica el 12 de diciembre

Los días once y doce de diciembre no se realizará ninguna celebración litúrgica ni de homenaje a la...

Avalan propuesta para brindar internet gratuito a estudiantes en Coatepec

El ayuntamiento de Coatepec anunció que pondrá a disposición el centro de cómputo, ubicado en las instalaciones...

Aplauden lecheros que Profeco haya sacado productos del mercado; mejorarán sus ventas

La salida de algunos productos del mercado, para garantizar que sean elaborados...

Denuncian corrupción en Tecnológico de Coatzacoalcos

Sindicalizados dieron a conocer que han presentado denuncias por presuntos actos de...