20.6 C
Xalapa

Expediente 2020: Populismo demagógico

Luis Velázquez

01 de diciembre de 2020

El populismo demagógico y mesiánico de los políticos ha empezado. Muchos de ellos, soñando con la candidatura a presidente municipal o diputado local y federal, se muestran como obsequian lentes graduados acompañados de unos oculistas.

Otros más, llevan brigadas múltiples a las colonias populares con estilistas para el corte de pelo en un salón múltiple, una casa, la cancha deportiva o debajo de un árbol frondoso.

Unos, contratan anuncios espectaculares a orilla de carretera o de la avenida con foto gigantesca con sonrisita Colgate mostrando los dientes de conejo.

Hay quienes, por ejemplo, organizan caravanas automovilísticas mostrando cartulinas donde se declaran fans y seguidores y admiradores con “lealtad ciega” de López Obrador.

Unos, hasta posan con personas de la séptima, octava década en sillas de ruedas con las mejor de las sonrisas y se declaran enviados de Dios para solucionar los graves pendientes.

Las parejas de algunos suspirantes lanzaron ya, ya, ya su página digital, facebook, tuitazos, y hablan maravillas de ellos hablando en tercera persona como si fueran unos fieles devotos.

Otros han lanzado su facebook y declaran sin pudor ni rubor que tienen más seguidores que cualquiera de las hermanitas Kardashian.

Ni hablar, es el tiempo electoral. La lucha, primero, en la contienda partidista para quedarse con la nominación. Después, la lucha entre los candidatos.

Todo indica, PAN, PRD y PRI irán en alianza. MORENA, PT y PVEM, en otra alianza. Los 4 nuevos partidos políticos en Veracruz, cada uno solitos, porque así lo establece el OPLE para ver si tienen la ascendencia electoral proclamada.

Los otros partidos, Movimiento Ciudadano, en lista de espera del momento cívico.

EJERCICIO DEL PODER CON SENTIDO PATRIMONIALISTA

Los aspirantes y suspirantes son mesiánicos. Hoy, “se desgarran las vestiduras” por los pobres.

Pero el resultado social de las tribus gobernantes deja mucho que desear. Bastaría referir que Veracruz, tierra pródiga en recursos naturales, está habitado por gente jodida.

6 de los 8 millones y cacho de habitantes, en la miseria y la pobreza según el INEGI.

Es decir, 6 de cada diez personas están jodidas con su ingresito mensual, si lo tienen, insultante y ofensivo, siempre insuficiente para vivir con dignidad humana.

Es la herencia de 78 gobernadores. Y la herencia de un número infinito, incalculable de alcaldes, síndicos y regidores.

En contraparte, el país, en el primer lugar de la corrupción política en el mundo.

Y según Latinobarómetro, los políticos, los policías y los reporteros, en el sótano de la confianza ciudadana.

Pero quienes más daño hacen son los políticos. Ellos, dueños del dinero público, dueños de las corporaciones policiacas, dueños del día y de la noche, siempre utilizan a la población “como carne de cañón” como, por ejemplo, lo están haciendo en los días que caminan y trotan.

De pronto, y de acuerdo con el tiempo electoral, regalando alimentos, lentes, balones, consultas médicas, camisetas, playeras, gorras, para congraciarse con la población y amarrar simpatías, voluntades y aplausos.

La demagogia pura. Y es que por aquí ganan las elecciones y toman posesión, en automático se olvidan de tantas promesas y comienzan el ejercicio del poder con sentido patrimonialista.

Siempre, de espaldas a los ciudadanos de a pie. Los jodidos que dejan atrás. Ellos y su gente, en la nube rosa que se crean.

“Aquí mando yo” exclaman como la frase célebre, memorable y citable de cuando la Fiscal General tomara posesión y se presentara en su edificio, ajá.

DIARREA VERBORREICA

Cada 3 y 6 años, el mismo reality-show electorero, más que electoral. Los primeros en utilizar el relajo populista fueron los priistas, cuyo mérito nadie se los quita.

Siguieron los panistas y perredistas y anexos y conexos y ahora los morenistas.

El esposo de una aspirante guinda y marrón, por ejemplo, la declara soldadera de la patria, sierva de la nación, y la pone como la octava maravilla del mundo en materia solidaria y humanista, además, desinteresada, generosidad nacida, dice, del corazón, lejos de las pasioncillas políticas.

Pero nadie se la cree, vaya paradoja.

Con todo, y ahora cuando las candidaturas suelen definirse por las encuestas, aun cuando hay encuestas manipuladas que exaltan al suspirante de acuerdo con el billete pagado, resulta un buen pretexto para “curarse en salud” más allá del dedazo, conflicto de intereses y tráfico de influencias.

El año terminará y seguirá cuando menos de los meses de enero a mediados de junio 2021 con una diarrea verborreica de los aspirantes y que como siempre, el ciudadano tolera y aguanta.

De pronto, a orilla de la autopista y de la avenida aparecen gigantescos espectaculares con foto descomunal de los suspirantes y allí permanece durante varios meses tratando, incluso, de ganar espacio y la atención al refresco de cola.

Populismo demagógica que será recrudecido cuando las campañas inicien de manera formal.

El paisaje urbano y suburbano, indígena y rural, contaminado al cien por ciento. Más ahora con el coronavirus.

Las ideas y opiniones expresadas por el autor de ésta columna periodística, no reflejan necesariamente el punto de vista de Crónica de Xalapa ©️

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

126,704FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA