16.3 C
Xalapa

Fraude inmobiliario por $500 millones

 

  • La gran estafa con el proyecto “El secreto del mar”

  • Los socios cobraron el dinero a los posibles condóminos

  • De tres torres con cien departamentos sólo dejaron un cascarón en “La Matosa”, Mandinga

  • Involucrados: Guillermo Luis Ordorica Brockman, Miguel Barquín del Puerto, Guillermo Díaz de Sandi Farías, Guillermo Villalón y María Catalina Ruiz Alzaba

  • Ligas con Tomás Ruiz, el primer titular de SEFIPLAN de Javier Duarte

  • Defraudados interponen denuncia penal

  • Todos desaparecieron, sin dejar huella

 

LUIS_VELAZQUEZMANDINGA, Ver.- A lo lejos se mira y  admira el Golfo de México. Los barcos fondeados en la bahía. El montón de gaviotas volando en fila india, y en círculo, ordenaditas, una tras otra, listas para zambullirse en el mar. El cielo y el mar juntos, en el horizonte. A veces, la neblina y los barcos como unos juguetitos, apenas divisados. El sol metiéndose en el fondo del océano.

Y sobre un promontorio, ubicado en lo más alto del pueblo de pescadores, sobre el predio “La Matosa”, unos audaces empresarios lanzaron un proyecto inmobiliario al que bautizaron con el nombre de “El secreto del mar”, mientras el grupo de inversionistas se llamaba “Olimpo”, oh paradoja griega.

Incluía la construcción de tres torres con un total de cien departamentos, cada uno de entre unos 300 metros cuadrados, aproximadamente. Era, claro, la venta de ilusiones y utopías. Una esperanza para la gente bonita, la gente VIP, lo más selecto de la sociedad… que podía pagar 4 millones y medio de pesos por el departamento más baratito.

La convocatoria fue publicada en la prensa escrita. También en la radio. La tele. Pensando en grande, pues, con tanto éxito que antes, mucho antes de que las torres pudieran tomar forma, los cien departamentos estaban vendidos.

Pero se trataba de la venta de salida porque dos años después, tiempo de entrega a los clientes, de las tres torres, ni una terminaron. Apenas y levantaron un cascarón en obra negra… de lo que serían diez pisos. Además, a medias.

Y de pronto, zas, así como aparecieron los socios también se fueron.

El “Grupo Inmobiliario y Constructora Olimpo, SA de CV” enfrenta ahora denuncias penales. Muy sencillo: un fraude por unos 500 millones de pesos en contra de los, digamos, condóminos que pudieron ser.

Los socios de aquel proyecto inmobiliario son los siguientes:

Uno. Guillermo Luis Ordorica Brockman, amigo de Tomás Ruiz González, el primer secretario de Finanzas y Planeación de Javier Duarte, quien les abrió las puertas a la inversión pública en Veracruz con todas las facilidades del mundo.

Incluso, los demandantes aseguran que a cambio el grupo Olimpo le obsequió a Tomás Ruiz su residencia en Mata de Uva, frente al mar, a un ladito de la escuela naval de Antón Lizardo, que tiene hasta un helipuerto, donde el secretario solía llegar en helicóptero en aquellos sus días de bonanza en el duartismo.

Dos. Miguel Barquín del Puerto y Guillermo Díaz de Sandi Farías, en su carácter de apoderados legales de Ixe Banco, SA de CV.

Tres. Guillermo Villalón y María Catalina Ruiz Alzaba, en su carácter de empleados de “Residencial Secreto del Mar”.

Y cuatro. El ingeniero Luis Rojí Uribe, en su carácter general del “Grupo Olimpo”.

La primera denuncia penal ya está en la Agencia Segunda del Ministerio Público Investigador registrada con el número 1268/2014, M-1, con fecha 18 de noviembre del año 2014, interpuesta a las 14:25 horas.

La presentó José Manuel Urreta Ortega, uno de los estafados, a través de sus asesores legales, Jorge Reyes Peralta, presidente del Colegio de Abogados Penalistas del país, Alejandro de Jesús Meléndez Montes de Oca, Aída Gómez Uscanga y Julio Segura Morales.

 

LARGA HISTORIA DE SIMULACIONES

 

Una historia es la siguiente:

El 18 de junio del año 2010, José Manuel Urreta Ortega cerró contrato de compraventa con reserva de dominio de un departamento en el desarrollo inmobiliario “El secreto del mar”, identificado con el número 1301 de la Torre A con 294.33 metros de superficie, fijando como la cantidad de 4 millones 560 mil 565 pesos y que pagó de la siguiente forma:

El 18 de junio, un millón 520 mil 188.33 pesos

El 29 de diciembre del año 2010 y 4 de enero del 2011, un segundo pago por un millón 520 mil 188.33 pesos, los cuales fueron recibidos por los denunciados María Catalina Ruiz y Guillermo Villalón.

El 18 de mayo del 2011 y el 25 de mayo del mismo año efectuó el tercero pago por un monto de un millón 320 mil pesos ahora sólo entregados a Guillermo Villalón.

El último pago fue entregado también a Guillermo Villalón y fue de 200 mil 200 pesos.

En la cláusula séptima del contrato quedó establecido que el departamento sería entregado a más tardar a los 24 meses siguientes a la fecha de la firma del contrato.

Dice Manuel Urreta en la denuncia penal: “Me hicieron creer que su proyecto de construcción estaba asociado con el grupo Olimpo, respaldo por su director general, ingeniero Luis Rojí Uribe, ya que por así convenir a sus intereses me ordenaban expedir los cheques a favor de su empresa y para ello contaban con su consentimiento y aprobación, por lo cual se suma a la simulación y fraude del que fui objeto”.

De manera frecuente Urreta Ortega “acudía al terreno donde se edificarían las torres y no veía avances de la Torre A, lo cual causó cierta incertidumbre y desconfianza en mi persona, ya que también encontraba evasivas a mis llamadas telefónicas, correos electrónicos y a la petición de vernos en persona para que me aclararan lo que estaba sucediendo.

En fecha posterior y ante la presión que ejercía accedieron a una entrevista tratando de envolverme de nueva cuenta en sus mentiras. Me propusieron que firmáramos un convenio modificatorio del contrato de compraventa celebrado para cambiarse de departamento y como no accedí me propusieron regresarme mi dinero una vez que vendieran el departamento, lo cual al día de hoy no ha acontecido”.

Así, y “para efectos de documentar lo anterior promoví diligencias de jurisdicción voluntaria, las cuales quedaron radicadas bajo el número de expediente 1277/2013 del índice del Juzgado Cuarto Menor del Distrito Judicial de Veracruz para certificar las condiciones físicas mediante fotografías e inspección judicial, que llevó a cabo personal actuante de dicho juzgado, cerciorándose de lo siguiente:

  1. a) Las condiciones visibles de construcción (inexistencia de obra, negra o terminada), en que se encuentra el departamento 1301 de la Torre A.
  2. b) Las condiciones visibles de construcción (inexistencia de obra, negra o terminada) en que se encuentra el departamento 1301 de la Torre A con superficie de 294.23 metros, y que resultó ser todo un engaño en mi contra y agravio de mi patrimonio”.

 

EL JUZGADO DA FE DEL FRAUDE

 

El 15 de octubre del año 2013, la licenciada Laura Velázquez Blanco, oficial administrativo del Juzgado Cuarto Menor de este Distrito Judicial, dio fe de que “dicho terreno no cuenta con acceso restringido, pues se encuentra sin puerta, portón u objeto que impida su acceso, advirtiendo a simple vista que se trata de una construcción sin terminar (obra negra), de estructura tipo torre.

De igual manera advirtió la existencia de un bien inmueble en obra negra, esto es, no se encuentra concluida la construcción, es un inmueble o torre lo cual se deduce se compondrá de varios niveles o pisos, ya que así se advierte de su estructura, por lo que en razón de ello no se puede constatar la existencia del departamento 1301 del torre A”.

Dichas diligencias fueron acreditadas con la copias certificadas deducidas del expediente 1277/2013 del índice del Juzgado Cuarto Menor del Distrito Judicial.

 

LUCRO INDEBIDO

 

Dice el denunciante: “Los denunciados tuvieron la fraudulenta intención de incumplir con lo pactado mostrándome unas escrituras que según ellos eran las del terreno ‘en venta’ y aún a sabiendas de no contar con los recursos y elementos necesarios para llevar a cabo el objeto del contrato firmado con el suscrito se aprovecharon de mi buena fe, desarrollando una conducta engañosa y obteniendo un lucro indebido que demuestro a través de los documentos anexos, como lo son: cheques, recibos de cantidades liquidas, pagos pactados, que fueron firmados por los denunciados logrando con aviesos fines económicos y de lucro en mi agravio que el suscrito cubriera todos los pagos acordados, sin que hasta la fecha tengan la mínima intención de cumplir con lo pactado”.

 

ORDEN DE APREHENSIÓN

 

Según el abogado penalista, Jorge Reyes Peralta, el grupo de Luis Rojí Uribe ha tendido puente con el resto de los compradores para decirles que “con mi prestigio de constructor avalo el proyecto de El secreto del mar”.

Pero además, invoca y convoca a Tomás Ruiz González, asegurando que el primer secretario de Finanzas de Javier Duarte les ha garantizado acercarles a nuevos inversionistas para cumplir con el proyecto inmobiliario.

Mientras tanto, y una vez interpuesta la denuncia, apenas sea determinado el ejercicio de la acción penal, los asesores legales de Manuel Urreta solicitarán al juez competente la orden de aprehensión en contra de todos los estafadores.

NOTAS RELACIONADAS

Andares: Los ojos de Lucio

Por: Alejandro Mier Uribe   Al escuchar que una vez más los señores Beltrán discutían agriamente, la nana Gloria tomó del brazo al pequeño Lucio y...

Andares: El regreso de Lupe La Flaca

Por: Alejandro Mier Uribe   Lupe la Flaca ingresó al Hospital General a la una con diez minutos de ese miércoles. A pesar de que presentaba...

Andares: Lupe, la Flaca

Por: Alejandro Mier Uribe   Lupe restregaba con fuerza los trastos de la comida para quitarles el cochambre cuando Enriquito, su hermano menor, pasó detrás de...

Redes Sociales

124,625FansMe gusta
4,386SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA

Nueva Xalapa ya no está tan nueva, sufre abandono

Desde hace casi dos trienios una banqueta de la calle Manantiales de Techacapan y Circuito Radial 1 está...

Escenarios:

•Vivir en paz •Objetivo en la...

Expediente: 2020 Biógrafa del infortunio

Luis Velázquez29 de septiembre de 2020 La académica, investigadora, escritora y ensayista, Celia del...

Malecón del Paseo:

•Una reportera presa •Blindar fuente informativa •“Nada más que la verdad”

En el medievo, “la vida al aire libre era sinónimo de salud”: historiadora

Un ambiente al aire libre, donde las personas estén rodeadas de buena música y aromas agradables, son...