20.6 C
Xalapa

Golpe de Tecla: El defenestado director del Colver

-

A menos de dos meses de haber asumido funciones como el Director del Colegio de Veracruz, Mario Raúl Mijares Sánchez empieza a ser defenestado y ridiculizado por sus propios empleados -docentes y auxiliares administrativos- quienes no se explican como el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, el Secretario de Gobierno, Eric Cisneros o el titular de Educación, Zenyasen Escobar o quien haya sido su “padrino político”, pudieron confiar en el doctor Mijares para hacerse cargo de una institución con instrucción, orientación y probidad académica.

El peor momento que históricamente había tenido el Colegio de Veracruz, se remontaba al 2014, cuando el extesorero de Veracruz, Vicente Benítez González -el señor de las maletas- fue contratado para dar clases de Economía en la licenciatura de Ciencias Políticas. Aquellos tiempos en donde el maestro Benítez lleva a contarle sus aventuras maritales a sus alumnos, quienes se tenían que “chutar” que su esposa costarricense no le dejaba comprarse un Mustang del año. Las clases de teorías económicas, la doctrina de Miltón Friedman y John Maynard Keynes escaseaban por completo, cuando el maestro Benítez estaba al frente.

Hoy, con Raúl Mijares se viven situaciones similares en excentricidades y falta de capacidad. Docentes reunidos con el reportero se quejan de la prepotencia, misoginia y falta de respeto principalmente hacia las mujeres, acusaciones que ya habían sido recibidas cuando Mijares Sánchez dejó de laborar en el Colver acusado por acoso sexual.

Raúl Mijares, político morenista quien presume haber formado políticamente al alfil del Poder Ejecutivo, Esteban Ramírez Zapata, quien es el más fuerte aspirante a la dirigencia estatal de Morena, se ha subido en un ladrillo con el poder que otorga la función pública y hoy -según sus propios empleados- se queja de que el actual Plan Veracruzano de Desarrollo del periodo 2018-2024 es “una autentica porquería”, porque quedó sin pies, ni cabeza, como lo asegura el propio, Mijares. En detrimento y prejuicio de los propios funcionarios públicos que le dieron la oportunidad de servir como máxima autoridad del Colegio de Veracruz.

En aras de que Raúl Mijares pueda acomodar a los suyos en el Colver, desde esta semana, empezó una reingeniería administrativa, en donde a través de la Dirección de Recursos Humanos se empezó a deshacer de docentes y de administrativos a quienes les comenta que la “bolsa de trabajo” ya se terminó.

Entre los despedidos -cerca de 50 personas, aseguran los quejosos- se encuentran varios trabajadores sindicalizados, algunos de ellos hasta con 20 años de servicio.

Con Mario Mijares -aseguran docentes- se corre el riesgo de que un centro de educación superior e investigación con 18 años de prestigio corra el mismo triste destino que tuvo la Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV), instituto de educación superior creado en el “duartismo” y que ahora sufre de no tener validez en la iniciativa privada y de tener un nulo prestigio académico.

Contracrónica

Uno más y contando. Uno no quisiera ser así de frio, pero el asesinato de Julio Valdivia corresponsal de “El Mundo de Córdoba” volvió a estremecer las esferas más sensibles del gremio periodístico. Y es que en lo va que de esta administración tres comunicadores han sido asesinados.

En marzo del 2020 fue asesinada a balazos en Papantla, la periodista del Diario de Xalapa y el Sol de México, María Elena Ferral; en agosto del 2019 fue asesinado el corresponsal de El Gráfico de Xalapa, Celestino Ruiz.

Apenas la semana pasada, Fernanda Ferral se quejó de que las investigaciones están entrampadas en la Fiscalía General del Estado (FGE) y que tanto la CEAPP, como la propia FGE se deslindaron ya de darle medidas de protección y atención al asesinato de su madre, como a las amenazas que ha recibido la hija de María Elena Ferral en el norte de la entidad.

En la última década 25 periodistas han sido asesinados en Veracruz, durante el sexenio del priista, Javier Duarte fueron privados de la vida la corresponsal de Proceso en la entidad, Regina Martínez y el fotoperiodista, Rubén Espinosa, ambos crímenes, como la mayoría de los demás compañeros continúan impunes.

TWITTER: @zavaleta_noe