16.8 C
Xalapa

La Apenas Veracruzana: Gobierno priista endeudado hasta las chanclas

-

FOTO DAVID ARCOSLa crisis económica no sólo ha golpeado al pueblo, el Gobierno de Veracruz ya no sabe dónde meter la cabeza para tratar de evadir la problemática. Desde el año pasado la solvencia económica pasó a ser un término desconocido para el gobernador priista Javier Duarte de Ochoa. Durante este 2015 se vislumbra un panorama peor.

El pésimo manejo del erario público por parte de los funcionarios estatales despertó el clamor ciudadano en la Apenas Veracruzana. A quince días de haber iniciado el año, las autoridades no tienen dinero para liquidar deudas que datan desde 2013.

Los políticos que fueron nombrados recientemente en el Gabinete estatal están vendiendo sus propiedades por la sequía y la difícil situación económica que se avecina.

Hace unos días, Ranulfo Márquez Hernández, quien fue separado de manera temporal como delegado de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) federal por haber estado vinculado a una red de mapaches electorales para favorecer al PRI en los pasados comicios locales, fue premiado y restituido por el Ejecutivo estatal; ahora estará al frente de la Sedesol estatal.

También rindió protesta Gabriel Deantes Ramos como secretario del Trabajo, Previsión Social y Productividad (STPSP) -cesado de la Subsecretaría de Administración y Finanzas hace diez meses-, Enrique Ampudia Mello, como secretario particular del Gobernador, en sustitución de Juan Manuel del Castillo, quien fue designado Subsecretario de Finanzas y Administración, entre otros.

“Estoy seguro que con su capacidad, experiencia y una gran participación en la administración pública, habrán de dar lo mejor de sí, en beneficio de la sociedad veracruzana, bienvenidos compañeros”, fue parte del mensaje de Duarte al tomar protesta a los funcionarios mencionados.

Al menos Gabriel Deantes y Ranulfo Márquez han sido señalados por el manejo indebido del erario público y, coincidentemente, en este año de elecciones federales regresan a la administración estatal. Parece ser que lo más importante no es el endeudamiento que padece el estado, sino que el tricolor gane el mayor número de diputaciones federales en los comicios próximos.

Ahora empresarios dan la espalda al Gobierno del Estado. El pasado miércoles acudieron a la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) para sostener una reunión con el titular de la dependencia estatal Mauricio Audirac Murillo y conocer las causas que originaron el retraso en los pagos por los servicios que brindaron diversas Cámaras Empresariales.

El funcionario estatal no sólo canceló la audiencia de último momento, sino que también instruyó a los elementos de seguridad que desalojaran a los líderes empresariales de las oficinas, situación que causó indignación, pues aún están a la espera de un pago millonario.

Fueron tratados como “delincuentes”, consideró el presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Xalapa, Juan Carlos Stivalet Collinot, y cepillados nuevamente, pues van tres veces que les cancelan la reunión.

El Gobierno estatal se ha caracterizado por no enfrentar los problemas y evadir los momentos. Ahora no da la cara a los empresarios porque no tiene dinero para pagarles.

La Cámara Nacional de Comercio (Canaco), la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y otros organismos empresariales suspendieron suministros y servicios al Gobierno desde hace un mes por la falta de pago.

El Gobierno de Veracruz ha encontrado un nuevo enemigo, que no sólo le niega servicios sino que amenaza con manifestarse para recuperar sus recursos económicos.

Durante el mismo día, líderes empresariales de la zona norte del Estado arribaron también a la Apenas Veracruzana para denunciar que allá el turismo ha bajado casi 19 por ciento y que las autoridades estatales se niegan a liberar el pago del dos por ciento al hospedaje, mismo que sería destinado la promoción del lugar.

Ante la precariedad, algunos hoteleros de aquella región pretenden cerrar, toda vez que carecen de solvencia económica para cubrir en tiempo y forma con la nómina correspondiente. Un buen número de trabajadores se quedó sin aguinaldo durante diciembre pasado; ahora podrían quedarse sin empleo y el secretario de Turismo, Harry Grappa Guzmán, sólo promete y no cumple.

De acuerdo con la vicepresidenta de la Asociación Nacional de Hoteles y Moteles del Norte del Estado de Veracruz, Cecilia del Rocío Uresti Villegas, el Gobierno les adeuda más de un millón 200 mil pesos, monto prometido desde octubre pasado.

Por su parte, el secretario general del Sindicato Estatal de Trabajadores al Servicio de la Universidad Veracruzana (Setsuv), Juan Mendoza Gutiérrez, acusó que el Gobierno del Estado no ha liberado el pago de una quincena correspondiente al Día del Empleado (12 de diciembre), mismo que había prometido y garantizado el gobernador Javier Duarte de Ochoa.

Lo anterior sin mencionar a los músicos, estudiantes, profesores, extrabajadores, campesinos y miembros de otros sectores que formaron parte de las 560 manifestaciones registradas en la Apenas Veracruzana para exigir la liberación de recursos, deudas que aún no son liquidadas. La situación empeora y nada se hace al respecto.