22.5 C
Xalapa

La crónica de hoy: Puro dorar la píldora electorera

-

ALEJANDRO HERNÁNDEZComo cuando se abre la temporada de caza y los cazadores engañan a los patos con silbatos que semejan el graznar de la hembra, los partidos políticos, junto con los que ya son funcionarios y desde el poder quieren apuntalar a sus candidatos (precandidatos en este momento), los ciudadanos oímos el cantar, no de un silbatillo, sino de las sirenas mismas que nos quieren engatusar (otra de tantas veces) para conseguir nuestros votos.

Los que no pueden dar nada, los precandidatos, prometen, los que sí pueden hacerlo, los funcionarios del gobierno, dan lo que pueden (cobijas, despensas, televisiones, en el caso del gobierno federal, cemento, etcétera) y, lo que no pueden, pues lo prometen también, total, ya lo dice el refrán: el prometer no empobrece, el dar es lo que aniquila.

Y en ese prometer o, como se decía antes, dorar la píldora, se encuentra el alcalde de Xalapa, Américo Zúñiga Martínez, con esas cosas de las ciudades sustentables y la recuperación de espacios para el peatón que tanto ha publicitado mediante boletines de prensa (con cargo al erario). Y es que las medidas que se están tomando, como el carril peatonal en el centro histórico, o la velada promesa, por recomendación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), de que Xalapa debe tener un tren ligero que corra por la infraestructura ferroviaria que ya existe, y que parte en dos a la ciudad, no son soluciones a la movilidad urbana aunque lo parezcan.

Y no los son porque, como ya lo dijimos aquí antes, el carril peatonal no forma parte de una solución integral, pues falta acompañarlo con el reordenamiento de las rutas del servicio urbano de pasajeros y de la reingeniería vial de las calles del centro histórico, incluyendo el cierre a la circulación de vehículos del mismo. Por otro lado, lo del tren ligero es nomás pura palabrería vacía, pues no existe actualmente presupuestado ningún dinero para algún proyecto real; es más, ni siquiera en el mediano plazo, pues los tecnicismos son tantos y la inversión tan grande que no hay inversionista alguno interesado, o al menos no que se sepa.

Así entonces y viendo las cosas con frialdad, lo único real con que el Ayuntamiento puede convencernos de que está trabajando, y por ello que deberíamos de votar por los candidatos del partido en el poder, son unas cuantas macetitas y algo de pintura sobre las calles rotas y llenas de zanjas mal tapadas por la reciente introducción de tubería nueva, lo cual, para una ciudad a la que le urgen grandes acciones y un golpe de timón enérgico y eficaz, son muy, pero muy poca cosa.

Ya no son los tiempos de antes, estimados servidores públicos, en donde con unas cuantas promesas y un pírrica obra pública se conquistaba al votante, hoy en día hay que trabajar duro y sin fanfarronerías, pues la ciudadanía muestra, afortunadamente, más madurez política que la que muestran ustedes.

Así que, a trabajar porque de promesas y espejitos los ciudadanos ya estamos cansados y nuestro voto, ya lo vamos entendiendo, vale mucho.

Tengan ustedes, estimados lectores, una muy feliz y productiva semana.

 

Comentarios o sugerencias: motardxal@gmail.com