21.5 C
Xalapa

La crónica de hoy: Un Franzoni en cada generación

POR ALEJANDRO HERNÁNDEZ Y HERNÁNDEZ

 

El domingo por la tarde, en la céntrica calle de Xalapeños Ilustres, un tipejo apellidado Franzoni, tristemente célebre por haber amenazado a un grupo de manifestantes con una pistola durante una marcha hace unos dos años, volvió a hacer de las suyas al realizar disparos al aire, según testimonios de los vecinos, en completo estado de ebriedad.

El sainete terminó en que llegó la policía, se metió al estacionamiento del domicilio en donde ocurrieron los hechos y se llevó al energúmeno que se había refugiado en un auto ahí estacionado. Se ignora si lo volvieron a soltar, como ocurrió cuando el altercado con los manifestantes, o si esta vez sí lo dejaron en la cárcel, pues hasta donde yo sé disparar un arma de fuego es delito grave, máxime si el individuo en cuestión es reincidente.

En Xalapa cada generación tiene su Franzoni, tipos nacidos en familias acomodadas que, por alcoholismo o drogadicción, se vuelven un peligro para la sociedad. En tiempos no muy lejanos tuvimos a los famosos “Porkys”, una banda de mozalbetes, hijos, algunos, de prominentes funcionarios de la época y que habitaban en la zona residencial de Las Ánimas, quienes traían asolados a sus vecinos con sus escándalos y que terminaron por coronar sus “hazañas” dando, uno de ellos, muerte a un joven a las afueras de un salón de fiestas de conocido edificio, ubicado entre las avenidas Orizaba y Ruiz Cortines.

Casi siempre los actos vandálicos de estos “juniors” son propiciados por la mala, o nula educación, que sus padres les han dado, además de una mala concepción de lo que es el dinero y la posición social. Mimados y muchas veces sin ningún tipo de límites en su formación, estos muchachos crecen pensando que lo merecen todo y que los demás son una especie de súbditos que deben obedecer sus órdenes o estar a su disposición. Esta errada manera de interactuar con la sociedad les hace cometer todo tipo de abusos y desmanes qué, como en el caso de la banda de los “Porkys”, a veces terminan en tragedias.

Juan Pablo Franzoni Martínez, que es el nombre completo de quien gusta de echar bala y hacer escándalos en la calle, como se vio el domingo pasado, es un claro ejemplo de la descomposición social que se da en todos los niveles socioeconómicos y no sólo en las clases desprotegidas, mismo que estuvo vinculado con el actual alcalde, aunque éste lo ha negado cada vez que ocurre un incidente que lo involucra (explicación no pedida… dicen por ahí), y de quien no se explica cómo es que haciendo lo que hace sigue suelto, siendo un peligro para sus conciudadanos que no saben cuándo se le va a ocurrir sacar la pistola y disparar. Ojala esta vez sí tenga el ejemplar castigo que se merece.

Comentarios o sugerencias: motardxal@gmail.com

NOTAS RELACIONADAS

Escenarios:

UNO. La maravilla de la vejez

Malecón del Paseo:

•El Veracruz bronco •Prensa coaccionada •Crímenes impunes

Expediente 2020: Estercolero en IVAI

Luis Velázquez30 de septiembre de 2020 Un semestre tardó la titular del IVAI para...

Redes Sociales

124,619FansMe gusta
4,384SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA

Tras ‘ola de denuncias’ por abuso sexual diócesis de NY declara bancarrota

La diócesis de Rockville Centre anunció su bancarrota como 'maniobra' ante la cantidad de denuncias por abuso...

Incrementa en 50 por ciento embarazos no deseados en región de Altas Montañas

Veracruz, Ver.- La Colectiva Feminista Marea Verde Altas Montañas, mencionó que en lo...

Pescadores denuncian a Isabel Pastrana por presunta venta de terrenos

Veracruz, Ver.- Pescadores de Veracruz señalaron que Isabel Pastrana Vázquez, lider de una...

SCJN declara constitucional la consulta sobre juicio a expresidentes

Con 6 votos a favor, la Suprema Corte de Justicia de la Nación...

Fermín IV, de Control Machete, será maestro de rap en secundarias

El año pasado, los estudiantes de una secundaria en Tlatelolco tuvieron la posibilidad de elegir una materia...