15.6 C
Xalapa

La crónica de hoy: Ya van a empezar los premios

-

ALEJANDRO HERNÁNDEZLa administración municipal anterior, una de las más tristemente recordadas por los xalapeños, dejó mucho que desear. En materia de vialidad fue totalmente omisa, lo mismo que en transparencia, y para muestra ahí está la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento; en rubros como Limpia Pública dejó heredado un problema terrible, con camiones faltos de mantenimiento, robo de refacciones y un sindicato amañadísimo que al día de hoy sigue manteniendo el control del reciclaje, que se hace a bordo de camión, y que sabrá Dios a quién beneficia. De los baches, los murales, la culebra horrible del parque Juárez y otras tantas cosas mejor ni hablamos. Sin embargo, irónicamente la administración de Elizabeth Morales recibió múltiples premios al “Buen Gobierno”.

Ahora, y para no quedarse atrás, el alcalde, Américo Zúñiga Martínez, ya también recibió ese mismo premio en su versión 2014. Imagínese nomás. Las notas periodísticas abundan en que el reconocimiento de la Conferencia Nacional de Municipios de México (CONAMM), es por el Centro de Atención Municipal, edificio inteligente, sustentable y no sé qué tantas cosas más; edificio que ya estaba hecho porque fungía como sede del DIF estatal y que fue donado al Municipio y al que, como nota histórica, yo ya iba cuando estaba chamaco a comprar Nutrimpis, una golosina que vendía el IMPI, abuelo del DIF actual. ¿Edificio novedoso, moderno? No lo creo.

El otro motivo del premio fue, resumido en una nuez, la página de comentarios que abrió el Ayuntamiento para que la gente opinara e hiciera propuestas al Plan de Desarrollo Municipal, en el cual se hicieron recomendaciones ciudadanas, unas que ni se han tomado en cuenta y otras francamente tontas, como una, según recuerdo, que proponía un corredor turístico por las azoteas de los edificios del centro histórico, los cuales se unirían por medio de puentes. Innovador, ¿no?

Y la tercera fue por el Hackatón, un evento que reunió a programadores y gente avezada en tecnologías digitales cuyas propuestas fueron geniales, pero casi imposibles de llevar a cabo dadas las condiciones de la ciudad.

No estoy desacreditando a priori los motivos que se ponderaron para premiar el “buen gobierno” del alcalde, pero sí quiero expresar lo que a mi parecer ciudadano sería un buen gobierno. Calles limpias, no limpias un día sí y otro no, limpias todo el tiempo. Vialidades, si no fluidas cuando menos no caóticas siempre, porque parece burla un premio al buen gobierno cuando en casi un año no se ha podido concretar un plan de movilidad urbana factible y que resuelva una de las más sentidas demandas de los xalapeños; que incluya, además, la modernización y eficientización del transporte público, algo que inhibiría el uso del automóvil particular. Mesura en el uso de los recursos públicos, pues al día de hoy nadie sabe cuánto gasta el alcalde en promocionar su imagen pública, que debe ser bastante para salir en todos los periódicos de la ciudad todos los días. Y ya aquí le paro porque no me alcanzaría el espacio para describir un “buen gobierno”, uno bueno de a de veras, no como esos que se premian con autocomplacencias y que, perdonen mi sospechosismo, quién sabe cuánto nos cuestan a los contribuyentes, porque mínimo el viajecito del alcalde y su comitiva para ir a recibirlo sí pagamos.

Comentarios o sugerencias: motardxal@gmail.com