Search
Sabado, 19 de Setiembre de 2020
  • :
  • :

Las fosas que se niegan a ver…

El cuarto cementerio clandestino hallado en el sur de Veracruz volvió a poner en evidencia la negativa sistemática del gobierno estatal por reconocer estos macabros hallazgos. Al día de hoy, la Procuraduría de Justicia apenas reconoce una de las cuatro narcofosas halladas.

 

POR NOÉ ZAVALETA

Son rumores que se generan en redes sociales y que son falsos

LUIS ANGEL BRAVO CONTRERAS

PROCURADOR DE JUSTICIA DE VERACRUZ

 

 

El hallazgo de una nueva fosa, ahora en Agua Dulce, al sur de Veracruz, puso en evidencia la reticencia de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) para reconocer estos hallazgos.

La exhumación de tres cadáveres y una cabeza humana sin tronco en un predio baldío, ubicado enfrente al rancho “Los Alacranes” en Agua Dulce, a solo 5 kilómetros de su cabecera municipal, es el cuarto hallazgo que se produce en el año.

Crónica de Xalapa, con recopilaciones de los demás periódicos de Editorial Olmeca hace una resumen de estos cementerios clandestinos que tan sistemáticamente han negado las autoridades de seguridad y procuración de justicia. El primero ocurrió en el municipio de Carlos A. Carrillo (segunda semana de enero), una joven y un adulto aparecieron en un terreno baldío. El cuerpo de la mujer fue identificado como María del Carmen Molina, sobrina del ex alcalde, Enrique Molina Ríos.

El segundo cementerio clandestino fue encontrado el 16 de junio en el rancho “El Diamante” de Tres Valles, 31 cuerpos agrupados en doce fosas fueron encontrados, algunos decapitados, otros desmembrados, unos más con el tiro de gracia.

Desde la madrugada del lunes 16 y hasta la tarde del miércoles 18, peritos forenses, marinos, policías estatales y municipales escarbaron y sacaron uno por uno los cuerpos del llamado kilómetro 11, camino de terracería que conduce de la cabecera municipal de Tres Valles al ejido de Nopaltepec.

La Subprocuraduría Regional de Justicia con sede en Cosamaloapan tuvo que pedir el apoyo de su homóloga en el puerto de Veracruz, además de solicitar a las funerarias de la región y al panteón municipal de la zona que prestaran a sus “peones”, “cuerdas”, “picos y palas” para la faena.

El Diamante es un rancho que en 2010 lucía boyante con el ganado que allí se criaba y por sus vastas áreas de arroz y pastizales. El dueño, Fernando Cano Cano —ex presidente municipal de Tres Valles—, lo cuidaba como su mayor patrimonio, pero al morir en mayo de 2011 el terreno cayó en desgracia.

El tercer hallazgo ocurrió en julio pasado, la Fiscalía de Veracruz jamás quiso  reconocer que elementos de su dependencia exhumaron al menos ocho cadáveres (día 3) en la localidad de Paraíso Novillero.

Dicho sitio se encuentra en el kilómetro 20 de la carretera 175 en el tramo Cosamaloapan-Tuxtepec, justo a 15 kilómetros de la cabecera municipal. En el lugar, también fue encontrada una patrulla “clonada” de la SSP.

“Los cráneos que fueron extraídos presentaban orificios de entrada y salida de bala y otros estaban totalmente fracturados por golpes, se presume, con objetos contundentes como bate o tubo”, dijeron empleados del Semefo.

En esa fecha, en el Servicio Médico Forense de Xalapa (Semefo) y en la Dirección de Servicios Periciales, empleados de esas dependencias confirmaron el hallazgo. A las afueras del Semefo de Cosamaloapán y en Xalapa se dio una concentración de familiares de personas desaparecidas en busca de tratar de identificar los cuerpos. Pese a los datos evidentes, el gobierno negó los hechos.

El cuarto hallazgo ocurrió la noche del martes en Agua Dulce, con una severa contradicción entre el fiscal de Veracruz, Luis Ángel Bravo quien negó los hechos y el subprocurador de Coatzacoalcos, Ricardo Carrillo Almeida quien admitió la exhumación de cuerpos.

Estas confrontaciones entre Bravo y sus subordinados no son la primera vez que ocurre. En junio pasado (día 17), el subprocurador de Justicia de Veracruz, Arturo Herrera Cantillo admitió ante una radiodifusora que se habían hallado 27 cuerpos en Tres Valles (al final fueron 31), en Xalapa, tanto el fiscal Bravo como el gobernador, Javier Duarte negaron en primera instancia el hecho y luego guardaron silencio.

Ese mismo día (el 17), el subprocurador regional de Justicia de Cosamaloapan, Guilebaldo Maciel Mercado, citó a rueda de prensa en su oficina para dar pormenores del descubrimiento del cementerio en Tres Valles, pero antes de las 11:30 -cuando afuera del inmueble había una treintena de reporteros- un “telefonazo” del Palacio de Gobierno de Xalapa ordenó a Maciel cancelar dicha rueda de prensa.

El silencio oficial del gobierno de Duarte, en este macabro hallazgo, se mantuvo hasta el viernes 20 de junio, cuando Luis Ángel Bravo aceptó hablar únicamente con la periodista Carmen Aristegui para, de forma escueta, ahondar en los datos ya conocidos.

Comentarios

comentarios




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *