26.2 C
Xalapa

Llevan ópera a autocinemas de la CDMX; buscan replicar modelo en todo el país

Las más importantes casas de ópera del mundo se encuentran cerradas debido a la pandemia de COVID-19 y las pocas que han abierto se han enfrentado a contagios de sus cantantes, como el caso de la soprano Anna Netrebko, debido a que su actividad es de alto riesgo. Por ello, para hacer frente a esta situación, la compañía mexicana Offenbach Operetta Studio lleva este arte a los autocinemas de la Ciudad de México para volver a los escenarios de manera segura.

Se trata de un formato que desde hace siete años la agrupación promueve con el objetivo de llegar a nuevos públicos y devolver su carácter popular a la ópera; sin embargo, se ha vuelvo el esquema más viable en medio de la pandemia. La idea es que se replique en el resto del país e incluso sea adoptado en América Latina y Europa.

“Estamos ofreciendo una solución real a la problemática de la ópera. Generalmente pensamos que las soluciones van a venir de primer mundo, de Estados Unidos de Europa, y estoy muy orgulloso decir ‘somos mexicanos’. Vale la pena que lo empiecen a ver en muchas partes, quitarnos esta idea colonizadora de que hasta en el arte tiene que ser Europa la que nos diga cómo hacer las cosas, creo que llegó la hora de que Latinoamérica también le enseñe”, señaló a La Razón Oswaldo Martín del Campo, presidente de Offenbach Operetta Studio.

Las funciones consisten en la presentación de un filme escenificado por cantantes de ópera, el cual se proyecta con intérpretes acompañados de orquesta o piano. En esta temporada, la agrupación presenta tres joyas del repertorio de PucciniIl tabarro, el próximo domingo 28 de febrero en Autocinema Coyote, a las 19:00 horas, los boletos se pueden adquirir en (https://www.autocinemacoyote.com/cartelera/F4064D/); Suor Angelica, el 6 de marzo, a la misma hora, pero en la Unidad Habitacional Loma Hermosa Gianni Schicchi, el 21 de marzo, a las 20:30, en un autocinema de Coyoacán.

“Escogimos esas tres piezas por tres motivos: son muy fáciles de escuchar, es música que a la gente le gusta mucho; que Puccini es muy cinematográfico, muy teatral subraya las emociones; y que son óperas cortas cada una dura menos de una hora”, detalló.

Las funciones son dobles, se presenta el filme original creado por la compañía y un clásico del cine mudo. El 28 se proyectará “El hombre que ríe” y el 6 y 21 de marzo “Nosferatu”, también esas cintas serán musicalizadas en vivo.

“La UNAM presentó recientemente un estudio en el que reveló que la gente buscó cine durante la pandemia y la ópera ni figuró; entonces, por eso queremos que el séptimo arte, si es el rey, le ayude al más débil de su reino en estos momentos que es la ópera”, destacó Del Campo.

RETO DEL MONTAJE EN PLENA PANDEMIA

Desde el año pasado, la Offenbach Operetta Studio ha ofrecido funciones en autocinemas y ha registrado saldo blanco, pues ninguna de las 50 personas involucradas en el proyecto se ha contagiado de COVID-19; sinembargo, ha sido un desafío por el cuidado que deben tener los cantantes, quienes son los más vulnerables.

Las lecturas de los textos y análisis de personajes se realizaron vía Zoom. Mientras que los ensayos escénicos y filmación se hizo en espacios abiertos y siguiendo todas las medidas sanitarias: toma de temperatura, tapetes higienizantes, lavado constante de manos, así como uso de caretas y cubrebocas. Éstos últimos también son utilizados durante las funciones.

Estamos promoviendo este formato con compañías nacionales y extranjeras, queremos que que nos pidan el filme para realizarlo con su elenco local. Hemos tenido pláticas con Sinaloa, Monterrey, Dallas, Argentina, Alemania, Zacatecas y Veracruz, aún no se ha concretado nada.

La idea es que muchos cantantes tengan trabajo y que haya óperaOswaldo Martín del Campo/Presidente de Offenbach Operetta Studio

“El reto más grande fue la función, se les pidió a los cantantes cubrebocas o careta, quienes sentían que por razones técnicas no podían se los quitaban, pero porque estaban a dos metros de distancia y no estaban de frente; acabando su participación tenían que volverlos a poner. Somos casi 50 involucrados en el proyecto, en un año de actividad ninguno se ha contagiado cuando sabemos que en una fiesta con diez personas llega a haber brotes”, remarcó. 

En cada función hay entre seis y 10 cantantes en escena, además del pianista. Ninguno de los artistas tiene contacto con el público. 

*Con información de La Razón

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

126,710FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA