Para mí fue una gran satisfacción entrenar a José Juan (Macías), él era un jugador muy apto, con mucha visión, tenía ímpetu y ganas de crecer. Inclusive al término de la práctica me preguntaba qué hacía bien qué hacía mal y en qué le faltaba mejorar. Es un jugador que tiene la portería muy clara, de mucho carácter, tanto que a veces lo traiciona; ojalá el sábado dé un buen partido y consiga goles porque creo que estamos ante el próximo referente del ataque del Guadalajara, como en su momento lo fueron hombres como Salvador Reyes y Omar Bravo”, afirmó.

Orgulloso por haber contribuido en el éxito de Macías, para Rangel su etapa como formador ha dejado grandes frutos, pues ha podido moldear las facultades y el talento de elementos que han triunfado en el cuadro tapatío tales como Omar Bravo, Adolfo Bautista, así como en tiempos más recientes, Jesús Godínez y Gilberto Sepúlveda, pero sin duda Macías lo ha marcado.

Por mis manos han pasado muchos jugadores y en particular con él (Macías) me da mucho gusto haber dejado una semilla y haber podido pulir algunas de sus facultades. Me tocó dirigir en Chivas muy buenos jugadores, como Marco Fabián, Gilberto El Tiba Sepulveda, Adolfo Bautista,  Jesús Godínez, que se fue a León junto a Macías, pero sinceramente, como él pocos o ninguno, creo que es de otra pasta”.

José Juan Macías tendrá su prueba de fuego mañana en el Estadio Azteca en lo que será su presentación en un Clásico oficialmente, ya que tomó parte en el partido de pretemporada y anotó un gol a los 19 segundos de iniciado.

*EXCELSIOR