14.5 C
Xalapa

Malecón del Paseo

LUIS_VELAZQUEZ* La única estrategia…

* Para tumbar al PRI…

* En Veracruz es una alianza

 

 

EMBARCADERO: A primera vista la única estrategia electoral para arrebatar al PRI la gubernatura en Veracruz es una alianza electoral que, como afirman unos priistas, se estaría integrando entre PAN y PRD… Claro, también pudiera ser con un candidato fuerte de la oposición, sobre todo de Acción Nacional, y un candidato priista débil… Y/o con una ruptura canija de la elite tricolor que llevara, por ejemplo, a una desbandada y más si, digamos, fuera capitalizada con inteligencia y oportunidad el hartazgo ciudadano contra la miseria, la pobreza y la jodidez, el desempleo, el subempleo con salarios de hambre y la migración… De igual manera pudiera lograrse, quizá, acaso, con un candidato ciudadano fuerte y vigoroso, imaginativo y creativo, con respaldo financiero suficiente… Y/o, en todo caso, con la alianza de una parte de priistas con panistas, ahora cuando en los dos partidos hay tribus y hordas dispuestas a todo, al parecer… Sólo así pudiera caminarse en la tierra jarocha a la alternancia partidista, pues el hecho de que el PRI fue lanzado del palacio principal de Xalapa para que entrara la oposición, en ningún momento significa una alternancia democrática, si se le mira con la mejoría en la calidad de vida de los 8 millones de habitantes… Y es que, bueno, con la cúpula priista en el poder estatal, desde el poder se trafican todas las influencias, presiones y represiones del mundo para quedarse con la silla embrujada de palacio… Y, como en el caso, estarán dispuestos a comprar lealtades, conciencias y el voto en las urnas al precio que sea y con el número de concesiones necesarias, de todo tipo, para seguir usufructuando los cien mil millones de pesos anuales de presupuesto, más el diezmo y el doble diezmo, más los negocios lícitos e ilícitos…

ROMPEOLAS: Resulta insólito: de los 32 estados del país, sólo en ocho, entre ellos, Veracruz, nunca, jamás, el PRI ha perdido la gubernatura… Cierto, cierto, cierto, ha perdido alcaldías, y algunas importantes, entre ellas, por ejemplo, el puerto jarocho, que ha tenido varios alcaldes panistas, aun cuando ahora la han recuperado… Hoy, de norte a sur y de este a oeste, el PAN tiene 40 presidentes municipales y el PRD 33, la mayoría en demarcaciones indígenas, campesinas y obreras… La peor derrota para el PRI en Veracruz fue en el chirinismo con Miguel Ángel Yunes Linares como presidente del CDE, cuando perdió 107 Ayuntamientos… Pero, bueno, cada sexenio tiene su estilo de gobernar y ejercer el poder, y ahora, cuando los alcaldes han sido ampliados a cuatro años de periodo constitucional, además de que a partir del año 2018 podrán reelegirse por cuatro periodos seguiditos hasta completar 20 años “ordeñando la vaca”, la disputa por el poder habrá de incrementarse… También se multiplica por la gubernatura, que es “la joya de la corona”… En el año 2000, por ejemplo, apenas iniciado la campaña presidencial el PAN con Vicente Fox Quesada de candidata y el PRD con Cuauhtémoc Cárdenas, sintieron que sólo con una alianza derrotarían al PRI… Iniciaron negociaciones que se frustraron y, bueno, el dato ahí quedó para la historia: Fox ganó y sacó al PRI de Los Pinos, que se prolongó seis años más con Felipe Calderón… En el año 2012 el tricolor regresó con Enrique Peña Nieto… Pero en Veracruz jamás se ha dado la alternancia… Y, por tanto, entre más seguro más amarrado, la oposición habría de buscar una alianza con el mayor número de partidos (PAN, PRD, PT y Movimiento Ciudadano, por ejemplo) para buscar la estrategia con que derrotar al tricolor aun cuando, al mismo tiempo, los rojos harían todo para seguir perpetuados…

ASTILLEROS: Antes que lanzarse a la aventura electoral, el PAN necesitará integrarse en un frente común sin confrontaciones internas, y menos, mucho menos, rupturas… Claro, pudiera darse, como dicen los científicos sociales, un choque sin ruptura; pero de igual manera resulta peligroso porque cada parte vive agazapada esperando el momento del zarpazo… Y más cuando quedó mostrada la fragilidad de siete de los diez diputados locales que sufragaron por el hacha, la calabaza y la miel de la reforma electoral de la mini gubernatura de dos años, la reelección de diputados y ediles y la Fiscalía General de nueve años… De igual modo habrán de aprestarse para proyectar esa imagen de unidad interna, pues la percepción es el ajuste de cuentas entre las tribus… Además, proyectar un gran trabajo de sus presidentes municipales… Y ni se diga: una recomposición de principios, ideales y convicciones, si tal desafío titánico se pudiera, con los diputados locales y los federales… Y, por supuesto, un gran posicionamiento mediático; pero también en el imaginario social y en el corazón y el alma y las neuronas colectivas… Y más ahora cuando una parte de los mismos priistas sienten que ser candidato priista a la gubernatura en ningún momento garantiza el triunfo automático… Y más luego del estilo de gobernar del sexenio próspero… De aquí a la primavera del año 2016 hay tiempo suficiente para abrir brecha y sembrar el camino de una posibilidad tangente…

Artículo anteriorBarandal
Artículo siguienteExpediente 2014: La guerra del agua

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

125,240FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA