25.5 C
Xalapa

Malecón del Paseo: Burócratas protegidos

•Hipertensos y diabéticos

•Ninguno con carga laboral

Luis Velázquez

11 de enero de 2020

EMBARCADERO: Aunque parezca inverosímil, el góber machetero tiene rasgo humanitario. Quizá, respetuoso de órdenes federales. Pero con todo, parte que le toca, aura que le llega.

Ahora, con el COVID encima, desde el mes de marzo del año anterior dispuso medidas singulares para los burócratas en riesgo.

Una. Los sindicalizados mayores de 50 años, hipertensos y diabéticos, encerrados en casa, sin necesidad de trabajar en línea.

Dos. Los burócratas hipertensos y diabéticos percibiendo su salario, sin ninguna responsabilidad laboral.

Tres. De acuerdo con circular, y por lo pronto, salvo imprevistos, regresarán a trabajar… hacia el mes de marzo.

Y si las circunstancias siguen igual o empeoran, entonces, la tolerancia y en su más alto decibel.

ROMPEOLAS: Los burócratas así y las familias están agradecidos con el góber jarocho de López Obrador.

Nada más enaltecedor que cuidar la vida. Más, con el coronavirus. Más, con las personas en riesgo.

Desde el mes de marzo del año anterior, el trabajo oficial fue redistribuido en línea y hay mayor carga para los burócratas chambeando en casa.

Quizá ningún estímulo extra para ellos. Pero al mismo tiempo, como parte de la más alta expresión solidaria.

ASTILLEROS: Diez meses cumplen (once con el que camina) los burócratas estatales confinados en casa. Ni modo, los tiempos.

De vez en vez muchos salen temprano a caminar y trotar en el parque público, en el centro deportivo, en el Estadio Heriberto Jara Corona de Xalapa.

Otros más, pasean a mascotas, perritos de preferencia, a primera hora, pues de lo contrario, el encierro excesivo, advierte el sicólogo, lleva a problemas mentales, como el estrés, la tensión, la angustia, la desesperación y la depresión.

ESCOLLERAS: Ha sido, constituye, una buena acción del gobierno del Estado, como de seguro se estaría aplicando en los Ayuntamientos.

Más, porque lo de menos habría sido que en vez de enviar a casa para descansar a los burócratas de 50 años de edad en adelante, hubieran transferido la edad, digamos, a los 60, 65 años, donde, y por razón natural, el riesgo se multiplica.

Incluso, en estos días les avisan estén pendientes de la fecha de la aplicación de las vacunas para agendar turno y les sea inyectada fast track, sin necesidad de hacer fila y exponerse de manera innecesaria.

El secretario de Salud, ganando indulgencias por encima de su frase bíblica, memorable y citable de que “a los reporteros ningún chile embona”.

PLAZOLETA: En ningún momento, los ciudadanos de a pie olvidan, por ejemplo, la mala, pésima decisión con el caso de las medicinas para los niños con cáncer y que llevara a un médico de la SS a lanzar convocatoria ciudadana para depositar unos centavitos a cuenta bancaria y tener dinerito para la compra de las medicinas.

Tampoco se olvida la obsesiva obsesión del titular de la SS de declararse ángel de la pureza y señalar a sus antecesores, desde Miguel Ángel Yunes Linares hasta Fidel Herrera Beltrán, de pillos y ladrones.

En todo caso, cierto, naturaleza humana, pero al mismo tiempo, errores y fallas, rencores y odios y venganzas en la política de salud.

Además de la famosa compra por dedazo de las medicinas a empresa propiedad del ex delegado federal en Jalisco, despedido por las mismas razones.

PALMERAS: Buen hit la tolerancia debido al COVID a los burócratas sindicalizados mayores de 50 años enfermos de hipertensión y diabetes.

Mal fario, por ejemplo, acusar de traidores a los médicos de la SS reticentes a tratar a las personas contagiadas.

Errar, dice el proverbio, es humano.

Las ideas y opiniones expresadas por el autor de ésta columna periodística, no reflejan necesariamente el punto de vista de Crónica de Xalapa ©️

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

125,236FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA