26.2 C
Xalapa

Malecón del Paseo: Evangelio periodístico

•La Biblia, eje rector

•Tertulias de Juan Villoro

Luis Velázquez

03 de marzo de 2021

EMBARCADERO: Carlos Monsiváis fue gran cronista del siglo XX por lo siguiente… Además de su inteligencia, talento y sensibilidad social, porque a los diez años de edad había leído la Biblia… Incluso, se sabía de memorias páginas completas que recitaba ante los maestros y compañeros de la escuela primaria y quedaban deslumbrados… Su señora madre lo indujo… Y siempre estuvo pendiente de la lectura bíblica… William Faulkner (El sonido y la furia, Absalón, Los invictos, La perla) también había leído de niño la Biblia… Carlos Fuentes y Gabriel García Márquez la leían una vez cada año…

ROMPEOLAS: El cronista y escritor Juan Villoro está dictando doce conferencias por Internet desde la Casa Cien Años de Soledad, en la Ciudad de México, donde el Gabo viviera unos diez años y escribiera la novela que lo lanzó a la fama mundial… En la primera charla, Villoro dijo que en la narrativa de García Márquez está la influencia y la huella de los cuatro Evangelios claves, y que, por eso mismo, y entre otras circunstancias, su escritura marcó una pauta universal… Y es que la Biblia es el mejor libro de crónicas y reportajes escrito en la historia de la humanidad…

ASTILLEROS: De acuerdo con Villoro, el Evangelio según Mateo está en la narrativa del Gabo porque se trata del reportero presencial, testigo de los hechos “en vivo y en directo” para contarlos “en el momento que sucede”… El Evangelio de Marcos se manifiesta porque el cronista tiene una fuente informativa y en la que se basa, de igual manera como en la sala de redacción de un medio se asegura, contra viento y marea, que el jefe de Información ha de creer a ciegas en cada reportero…

ESCOLLERAS: El Evangelio de Lucas está en el Gabo porque el reportero recurre a los archivos, incluso, a los rumores, para reconstruir la historia sucedida… Y el Evangelio de Juan, porque el cronista reportea a la memoria de los testigos presenciales, pero también, a su memoria… Por eso, incluso, y como simple, sencilla y táctica moraleja bien pudiera colegirse que antes, mucho antes de que una persona se dedique al periodismo ha de leer los cuatro Evangelios para mejorar, enriquecer y pulir y volver a pulir su prosa, pues en el ejercicio reporteril tanto importan los datos frescos y comprobados y documentados como la forma de contar cada historia…

PLAZOLETA: Más allá del contenido religioso… Y más allá de que se profese la religión católica, evangélica o el Corán, la magia con que está contado el origen de la humanidad y del enviado de Dios en la tierra significa un magistral relato donde el periodismo (los hechos documentados) y la literatura (la pulcritud narrativa) significan el misterio de la creación… Bastaría referir, con

asombro, que más de dos mil años después, la Biblia sigue leyéndose y está considerada la mejor crónica o reportaje, novela o cuento, incluso, poema gigantesco…

PALMERAS: El Sermón de la Montaña, por ejemplo, es visto como la gran Cartilla Moral de todos los tiempos… Por encima de Alfonso Reyes, el héroe literario de López Obrador … La Biblia, entonces, más que el libro sagrado de la religión católica, apostólica y romana, la gran obra literaria que enseña a contar historias, en todo caso, tanto reales como ficcionales de acuerdo con la mirada de cada lector… En la novela clásica de García Márquez, Cien años de soledad, por ejemplo, sobresale el gusto por lo sobrenatural, lo mismito que en la Biblia…

Las ideas y opiniones expresadas por el autor de ésta columna periodística, no reflejan necesariamente el punto de vista de Crónica de Xalapa ©️

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

126,710FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA