15 C
Xalapa

‘Ninis’, asunto de seguridad nacional: PAN

-

Ninis_Parque

Al considerar que no es aventurado catalogar a los ninis (jóvenes que ni estudian ni trabajan) como problema de seguridad nacional, José Luis Oliveros Usabiaga, presidente de la Comisión de Juventud de la Cámara de Diputados, alertó que excluir a este segmento de población en zonas rurales del desarrollo económico incrementa problemas sociales, como deserción escolar, violencia, criminalidad, padecimiento de adicciones o embarazos prematuros, además de constituir un blanco fácil para las redes del crimen.

El legislador panista planteó que ese segmento social se está incorporando a actividades de narcotráfico, secuestro y robo, ya sea como mecanismo de subsistencia o bien como única salida a la creciente frustración de expectativas.

Definió como “imperativo” impulsar proyectos que reactiven la actividad agrícola sustentable y, bajo esa premisa, cabildea en San Lázaro una iniciativa para reformar el artículo 4 de la Ley del Instituto Mexicano de la Juventud, para impulsar proyectos productivos sustentables entre jóvenes de 18 a 29 años del medio rural.

Oliveros Usabiaga alertó que la exclusión que viven los jóvenes en comunidades rurales representa un riesgo para  la cohesión social, económica, política y cultural del país.

“Cuando la problemática está centrada en el sector rural no sólo es un asunto de equidad, sino de seguridad alimentaria.”

Describió el diputado federal blanquiazul que los jóvenes del México agrícola viven en la incertidumbre, debido a la falta de perspectivas de un futuro mejor y a la desmotivación provocada por la desestructuración social y cultural en sus comunidades.

Se refirió a las zonas rurales como núcleos de población heterogéneos, ya que el sector industrial, principal actividad económica actual, comenzó a debilitar el aspecto productivo, social, cultural y ambiental de esas comunidades.

Al sustentar su iniciativa, expuso que los jóvenes son un factor determinante en el cambio social, el desarrollo económico y el progreso. Su imaginación, ideales, perspectivas y energía, aseguró, resultan imprescindibles para el desarrollo de la sociedad.

“Es importante multiplicar los esfuerzos de los gobiernos y desarrollar proyectos que estén específicamente destinados a los jóvenes del medio rural.”

Con esta reforma, el IMJ deberá fomentar las condiciones que aseguren a los jóvenes de comunidades rurales un desarrollo pleno e integral, en condiciones de igualdad y no discriminación.