16.4 C
Xalapa

Patti Smith: “Trump refleja lo peor de nosotros”

PATTI

 

Confinada en Nueva York, Patti Smith ha tenido que cancelar los conciertos, las lecturas de poesía, la gira para promocionar su libro,…

Odio estar confinada. No pienso en la soledad, porque estoy sola a menudo, pero soy una viajera, la movilidad es necesaria. Sin embargo, la pandemia es algo real y mucha gente no lo entiende.

Ha sido una interrupción.

Es lo que se debía hacer y lo que hago. Tengo 73 años y una dolencia bronquial crónica. Soy una candidata y he de tener cuidado.

En este país muchos no lo entienden igual.

No tenemos liderazgo. Tenemos un líder que nunca lo ha entendido. No ha querido afrontar la situación, solo ha intentado barrerla. Su respuesta ha sido descuidada y pobre en la ejecución. En la máxima altura de liderazgo se carece de educación y de coherencia en el mensaje.

Su nuevo libro recién publicado en español, El año del mono ), es un relato centrado en 2016, que supuso la victoria de Donald Trump.

Fue una de las cosas más terribles. He votado en elecciones en que estaban Richard Nixon y otros candidatos que no me gustaban, pero 2016 se convirtió en la peor decisión que nunca se ha tomado. Él (Trump) refleja lo peor de nosotros mismos como pueblo. Ejemplifica cada una de las cosas incorrectas. Me rompió el corazón y eso impregna el libro.

Sueño y realidad

“Nunca soñé con ser una estrella del rock, ni con ser cantante; soñaba con el Nobel”

En la campaña del 2016 presentó en español M Train , y cuatro años después, sale este otro título, también en campaña…

Espero que esta vez el resultado electoral sea mejor. No estoy muy feliz a la vista de nuestras ­opciones. Pero esta ocasión no la veo como si votara a una persona. Voto por un cambio de régimen. Hemos de cambiar la psicología de la presidencia con la esperanza de poner en ella a gente más inteligente, más moral, empática, más consciente de la situación de nuestro medio ambiente. En las pasadas elec­ciones, sólo el 24% de voto popular apoyó a Donald Trump.

Hay quién todavía ve al presidente en la tele y piensa que esa situación es fruto de la imaginación. Su libro es una combinación de realidad y fantasía…

Este es un tiempo apocalíptico. Si fuera una película, sería sobre el apocalipsis.

Su relato trata mucho sobre los sueños, ¿esto es una pesadilla?

Vivimos esto a partir de una elección nuestra. En nuestros sueños no siempre podemos hacer elecciones. En la vida real podemos decidir y hay ocasiones en que hay que dar un paso adelante y hacernos escuchar.

Su libro es un relato de viajes, imaginarios y reales, con perdidas –se fueron sus amigos Sandy Pearlman y Sam Shepard– y el hito de su 70 cumpleaños.

Estoy feliz de haberlos cumplido. Trabajo y soy productiva a los 70. Pero cronológicamente es un número elevado. Me hizo plantear que si vivía hasta los 80 me quedaban sólo diez años. Ese hito me forzó a pensar sobre mi mortalidad. Pero mi espíritu es joven, soy productiva, energética, saludable. Y, ahora, a los 73, sigo pensando sobre esto, lo que me hace trabajar más duro, centrarme en lo que es importante y no perder mi tiempo. Me hace ser más disciplinada, ser más seria sobre determinadas cosas.

Cita a Pessoa por su capacidad de desdoblarse en la personalidad de varios escritores.

Los personajes de mi libro, excepto Sam y Sandy, todos son yo misma. Me divertí mucho escribiendo este libro. Era una época difícil y me dio consuelo. El libro se convirtió en mi compañero y la gente que lo lea tendrá la sensación de que vamos juntos, que es un libro abierto que les permitirá saber sobre mi persona.

Vivir y soñar, a la vez.

La cuestión de soñar consiste en la imaginación. Los sueños también significan aspiración, querer se algo o alguien. Están los sueños cuando duermes, al que vienen nuestros seres queridos. La otra noche soñé con Sam, nos pasamos la noche hablando, conduciendo el viejo pick up . Y luego están los sueños cuando estás despierto, que es donde tiene peso la imaginación y nos ayuda a inventar historias.

Sandy vio en Patti Smith hace muchos años a una magnífica líder de banda de rock, ¿un sueño?

Nunca soñé con ser una estrella del rock, ni con ser cantante. Soñaba con escribir un libro extraordinario que gustara a todos, soñaba con el premio Nobel. Todo empezó con mis recitales de poesía y empecé a ponerles música para darles energía. La recomendación de Sandy me pareció una locura. Yo tenía un magnífico trabajo en una de las más bonitas librerías de Nueva York.

Hace una recopilación de aquellos seres queridos que se fueron, pero concluye que siempre piensa que sucederá algo maravilloso, “tal vez mañana”.

Siempre. Puede ser algo pequeño, que aparezca un pájaro azul o que un niño me sonría. Una de las mejores líneas de Jimi Hendrix es “me despierto de ayer”. Esto es, estoy viva, un nuevo día, nuevas posibilidades.

*LA VANGUARDIA

NOTAS RELACIONADAS

Preocupa a escritores desaparición de la literatura indígena

Ciudad de México. Las nuevas generaciones de escritores indígenas no sólo están más despolitizadas, sino que muchos...

Presenta IVEC la revista literaria “Tintero Blanco”

Hacia el final del mes de octubre, el Instituto Veracruzano de la Cultura presenta, desde la página...

Más de 4 mil carteles conforman acervo de Arturo Negrete

Ciudad de México. La serigrafía artística que ha desarrollado Arturo Negrete Cuéllar (Ciudad de México, 1965) a...

Redes Sociales

124,754FansMe gusta
4,430SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA

Pandemia obliga a suspender la presentación del Tour-2021

París. La presentación del Tour de Francia de 2021, prevista para el jueves en París, fue suspendida como...

Anne Carson y Raúl Zurita, en la FIL Oaxaca

Martes 27 de octubre de 2020. La poeta y ensayista canadiense Anne Carson y el poeta chileno Raúl...

Malecón del Paseo: La vocación literaria

•La vocación literaria •Trabajo solitario •Camino azaroso

Infantino da positivo a coronavirus

Lausana. El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, dio este martes positivo por Covid-19...

Barandal: Éric Cisneros, en la mira

• •Lo siguen inmolando •Le va como a Cristo negro