16.4 C
Xalapa

¡Pobre Veracruz, qué jodido estás!

-

LUIS VELÁZQUEZ

•En los últimos casi cuatro años, la elite priista ha endilgado a la tierra jarocha los más inverosímiles adjetivos calificativos (el estado ideal para soñar, el Houston de México, la Arabia Saudita de América Latina, una potencia económica y turística mundial, el mayor número de Récord Guiness y Pueblos Mágicos, etcétera) y, en contraparte, los pobres entre los pobres y los pobres a secas continúan aquí, entre nosotros
Veracruz fue declarado el estado ideal para soñar en el arranque del sexenio 2010-2016 y los pobres entre los pobres y los pobres a secas aún continúan aquí, entre nosotros.
Veracruz ha sido llamado por decreto el futuro Houston de América y la Arabia Saudita y de las regiones indígenas siguen migrando las mujeres y los hombres y también de las regiones urbanas y rurales a la frontera norte y Estados Unidos.
Veracruz fue llamado el paraíso terrenal y los únicos que todavía siguen con la esperanza de soñar… son los pobres.
Veracruz está a punto de tener los mejores Juegos Centroamericanos de toda su historia, digamos, desde hace unos 28 años cuando iniciaran, y luego enseguida la mejor Cumbre de Iberoamérica, y no obstante, cierto, cierto, ciertísimo, hay empleo; pero en la mayor parte de los casos con salarios de hambre.
En Veracruz se produce la mejor vainilla del mundo y los indígenas y campesinos que la siembran y cultivan figuran entre los más jodidos con jornadas diarias de 70 pesos desde antes de la salida del sol hasta después que la luna alumbra el surco.
Como en ninguna otra entidad federativa del país, Veracruz ocupa el Récord Guiness en Récords Guiness y ha coleccionado el mayor número de Pueblos Mágicos, y sin embargo, el 60 por ciento de la riqueza estatal se acumula en apenas, apenitas 200 familias pudientes, dueñas hasta del día y de la noche.
Veracruz camina en el mundo como la sede del Festival Tajín y del cuarto Hay Festival, y existen 650 mil personas de 15 años en adelante que no saben ni leer ni escribir, ni siquiera, vaya, copiar su nombre al más puro estilo de Pancho Villa.
Veracruz ha descollado en el mundo porque encontró la fórmula mágica para acabar con la delincuencia con los perritos bravos, peleoneros y callejeros en casa, y no obstante, el zar antisecuestros ha ubicado a la entidad jarocha en el segundo lugar nacional de plagios.
En Veracruz las granjas alcohólicas están repletas de pacientes (huyendo de los secuestros) y no obstante cada semana sigue trepando a la montaña negra de Zongolica un carro de carga lleno de cartones de cerveza, además de que los fines de semana las trabajadoras sexuales de Orizaba y Córdoba bajan a los municipios serranos para ofrecer sus servicios a los indígenas en las cantinuchas de mala muerte.

VERACRUZ, UN GRAN PROSTÍBULO
Veracruz ha sido descubierta como una potencia económica mundial y una potencia turística mundial y no obstante el turismo de jícama, horchata, picadas y gordas y arena y playas y sol predomina como fuente primaria del ingreso turístico, en tanto la caña de azúcar, la cafeticultura y la citricultura, los tres cultivos básicos de la economía local, han sido rebasados por las remesas enviadas por los migrantes en el país vecino.
La ciudad de Veracruz ha sido declarada la ciudad más bella del país cuando el primer cuadro de la ciudad (Los Portales, el zócalo, la avenida Independencia, etcétera) son un chiquero público, en tanto la gran avenida Díaz Mirón (la calle principal en el siglo pasado para entrar al centro urbano) se ha convertido en un gran prostíbulo de cortesanas y gays, como si fuera de hecho y derecho la zona roja de los pueblos del oeste, y en donde como en cualquier metrópoli del mundo las mesalinas y los homosexuales disputan a la clientela.
Veracruz ha sido llamado el líder del turismo de aventura en América Latina y los Juegos Centroamericanos serán, en efecto, una gran aventura para los deportistas de 35 países que serán hospedados en hoteles de tres, dos y una estrella; pero además, en moteles de paso olorosos a sexo rápido.
Nunca como ahora en un sexenio las élites políticas habían creado tantos epítetos, tantos adjetivos calificativos para justificar sus debilidades y complejos en la tarea de engrandecer el destino de un pueblo.
¡Pobre Veracruz… qué jodido te tienen!…