15 C
Xalapa

Políticos mentirosos

-

LUIS VELÁZQUEZ

 

•De cara al IV informe del gobernador de Veracruz habría de preguntarse quiénes han sido los embusteros… 

 

LUIS_VELAZQUEZSigmund Freud lo dijo. Y también Federico Nietzsche. Y Eugene O’Neil. Y Woody Allen lo reafirma: “Todos necesitamos mentiras para poder vivir”.

¿Todos?

Bueno, más, mucho más, los políticos y los funcionarios públicos.

En el caso de los ciudadanos que todos los días viven con sencillez, necesitan mentir…porque “la vida es demasiado terrible de afrontar” dice Allen, “y mentimos porque solo así podemos afrontar la verdad de lo que es la vida tan demasiado horrible”.

Más aún porque en la línea de Woody Allen, “mentir es un mecanismo para sobrevivir”.

Pero en el caso de los políticos mienten, porque ni modo, son tan flojos de la lengua que se pasan de tueste en la relación con el gobernado y cuando se dan cuenta han mentido tanto y han incumplido tantas cosas que, ni hablar, siguen mintiendo, mentira tras mentiras, hasta que algún día, quizá, acaso, “el destino los alcance”.

Por ejemplo, habría de preguntarse de cara al IV informe de Javier Duarte como el gobernador número 73 de Veracruz, ¿quiénes son los políticos más mentirosos del barco sexenal?

El presidente municipal de Soledad Atzompa, Bonifacio Aguilar, llamó mentiroso al secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita.

“Nos mintió”, dijo, y aseguró que la dependencia pagaría la capacitación a los policías del pueblo y los engañó. Nunca cumplió.

Y por eso mismo organizó una marcha de Zongolica a Xalapa que a la altura de Fortín fue bloqueada por cien policías y Érick Lagos, Gerardo Buganza y Mauricio Audirac, para desactivar la protesta contra el titular de la SSP.

Los profes de la CNTE han llamado mentiroso ene número de veces al secretario de Educación, Adolfo Motita (de cariño, claro), por el pago atrasado de sus salarios.

Varias ladies han llamado mentiroso (lo cual es indicativo) al secretario de Gobierno Érick Lagos porque les ha ofrecido hacha, calabaza y miel y las trae como pirinolas, dando vueltas atrás de la promesa incumplida.

 

EL MÁS FALAZ

En las regiones indígenas de Veracruz siguen esperando que Alberto Silva Ramos, exsecretario de Desarrollo Social, les cumpla la promesa de que sacaría de miserables y pobres a dos millones de ellos, los llamados pobres entre los pobres por Rosario Robles, los olvidados según Luis Buñuel, los desheredados de la fortuna según Albert Camus.

Ultra contra súper mentiroso el secretario de Turismo, Harry Grappa, cuando dijera que Veracruz era líder del turismo de aventura en América Latina y llamada a ser la capital mundial del turismo con el turismo de jícama y horchata, aun cuando, claro, y en contraparte, su holding de siete empresas turísticas navega con vientos privilegiados en el duartismo.

Más mentiroso Gerardo Buganza Salmerón diciendo que metería a la cárcel a varios de sus antecesores por tanto daño patrimonial, teniendo como punto de referencia el Túnel Sumergido, de Coatzacoalcos, donde Marcos Theurel Cotero, según Alberto Silva, estaba con un pie en la cárcel.

Campeón de la mentira, “la mentira para poder vivir” como dijeran Freud, Nietzsche y Eugene O’Neill y repite Allen, el procurador de Justicia, Luis Ángel Bravo Contreras, cuando aseguró, un minuto después de tomar posesión, que los narcos habían salido en estampida de la tierra jarocha cuando supieron que era el tercer procu de Javier Duarte, y, bueno, el saldo de muertos, secuestrados, desaparecidos, ejecutados y calcinados (como la chica de 16 años de Nanchital) muestran sus pinochetadas.

Mentiroso, mentiroso, mentiroso, graduado en el campus de la Universidad de Harvard en Nopaltepec, Fidel Herrera, quien igual que José López Portillo convenció con sus fidelíneas a la población de Veracruz que vivíamos en el mejor de los mundos, en el mundo de la prosperidad y la abundancia para todos aunque, bueno, luego se arrepintiera cuando dijera (en el fondo hablando de sí mismo) que “los tlacotalpeños no tienen llenadera”.

¿Quién será, por ejemplo, la más mentirosa de las barbies con eso de su vocación social irrefrenable, su sacrificio por el pueblo: Carolina Gudiño, Ana Guadalupe Ingram, Shariffe Osman, Corintia Cruz, Fabiola Vázquez Saut, Dominga Xóchilt Tress, Ainara Rementería, Zazil Reyes?

Sin duda, el más mentiroso de los políticos sexenales es Alberto Silva porque, además, confluyen otras vertientes en su ego: mesiánico y populista, el más mediático de todos, con la deuda pública más elevada de los 212 municipios, enamorado de sí mismo, selfie entre los selfies, tirándose incienso.