20.1 C
Xalapa

Por ley se privatizará el agua en Xalapa

-

POR FADIA MORENO/EXCLUSIVA

La recién aprobada ley de Asociaciones Publico Privada permitirá al Ayuntamiento xalapeño la privatización del servicio del agua, indicó el diputado del Partido del Trabajo Fidel Robles Guadarrama.

Como se recordará la Legislatura del estado autorizó el pasado 15 de octubre una iniciativa del gobernador Javier Duarte de Ochoa, que permitirá que cualquier empresa realice y opere proyectos con capital privado para el desarrollo de infraestructura y servicios.

El petista aseguró que con esta medida no sólo se justificaría la privatización en otros municipio por el problema de abastecimiento, además sostendría otra clase de servicios como son los de limpia pública, impuesto predial y hasta las cooperativas de las escuelas.

La ley enmarca que podrán ser aplicadas en la mayoría de las obras y servicios públicos como construcción y operación de carreteras, puentes, puertos aeropuertos, sistemas de transporte masivo, infraestructura para la generación de energía eléctrica, desarrollo urbano así como la construcción y operación de sistemas de agua potable y saneamiento.

Además las empresas privadas tendrán el control de todos los servicios, sin estar sujetas a la supervisión de la autoridad y de las instancias de fiscalización, añadió el legislador.

Esta ley es una manera de que el estado se deslinde de sus responsabilidades porque antepone la idea de que la iniciativa privada es más eficiente, pero ante algún problema financiero la sociedad será la que cargue con los gastos como en el caso del Túnel Sumergido en Coatzacoalcos, en los que ya van más de 4 mil 500 millones de pesos invertidos y no han terminado, agregó.

“Es muy laxa la autoridad que pueda tener el ayuntamiento incluso si va mal el estado la rescata y atiende el servicio y se lo devuelve al empresario para siga usufructuando. Es cínica la ley porque carga todos los desperfectos deficiencias del empresariado al erario público”.

Señaló que los funcionarios del gobierno estatal aprovechan su puesto para hacer negocios en un sentido de ganancia y no de servicio a la población porque lo hacen a costa del erario público.