22.5 C
Xalapa

Posdata

-

LUIS VELÁZQUEZ

El estilo personal de ser y gobernar

•En su informe como senador de la República, Pepe Yunes acuñó una frase bíblica cuando se refirió a la violencia, la agresión, la muerte y la inseguridad en el país y en Veracruz: “Lo digo sin ninguna duda y sin ninguna blandura…”
•La clave está en las últimas tres palabras: “Sin ninguna blandura”

En su informe como senador de la República en Boca del Río, Pepe Yunes mencionó lo siguiente: “Lo digo sin ninguna duda y sin ninguna blandura. El caso de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, igual que para cualquier otro caso de violencia, agresión y muerte, ya sea en Guerrero, aquí en Veracruz o en el lugar más remoto de nuestra patria, merecerá siempre mi condena, repudio e indignación”.
Se trata de una postura categórica de uno de los tres senadores de Veracruz que toca uno de los temas fundamentales de la nación, como es la inseguridad.
Habla, claro, de Ayotzinapa, en Guerrero, y del resto de la patria, “en el lugar más remoto” y, de paso, sobre Veracruz.
Pero, además, en su pronunciamiento bíblico hay un apartado de unas cuantas palabras que vale la pena reproducir: “Lo digo sin ninguna blandura”.
Y vale reproducir porque los tirios y troyanos, los enemigos y adversarios, quizá hasta los fans (familiares, amigos, ninis y socios) del senador, lo han comentado: Pepe Yunes es un político tibio.
Y como en el caso del senador Héctor Yunes Landa ha dicho que “Veracruz necesita de un hombre bragado (como él) y no de una dama en su trato, un caballero”, pues (como Pepe).
Es más, mientras Héctor en Coatzacoalcos, a partir de una marcha de los familiares, amigos y ciudadanos por el secuestro y asesinato de la niña Karime Alejandra, de 5 años, dijo que “estamos hasta la madre”, Pepe lo ha expresado de una manera firme: “Mi condena, repudio e indignación” dijo en el WTC de Boca del Río.
Y es que, bueno, pareciera que las malas entrañas y quisquillosos que miran sus posibilidades para el año 2016 han confundido el trato amable, cordial y atento del senador, como de igual manera su voluntad política para el diálogo y los acuerdos con la debilidad de carácter y firmeza.

REPASO DE UN POLÍTICO FIRME

En Perote, por ejemplo, cuando fuera alcalde a los 26, 27 años, resolvió el grave problema de los ambulantes a través del diálogo y la negociación, sin recurrir a la violencia como ha sido la práctica de otros ediles.
En su tiempo de presidente del CDE del PRI fue confinando en el desprecio y menosprecio del gobernador en turno y apostó a la tolerancia y la prudencia, entendiendo el tiempo político de cada uno.
En la primera candidatura a senador de la República cuando fuera derrotado, pues además la elite priista lo dejó solo, quizá, acaso, exprofeso, prefirió exiliarse en la ciudad de México, al lado de su amiga Beatriz Paredes Rangel, presidenta del CEN del PRI, sin armar ni escándalos ni shows ni menos, mucho menos, apostar al rafagueo mediático.
En el año 2010, cuando incluso Fidel Herrera garantizó a su padre la candidatura a gobernador y salió favorecido Javier Duarte, tampoco la hizo de tos y se concentró y reconcentró en sí mismo, cuidando el frente de batalla electoral correspondiente.
Es más, mientras Héctor Yunes despotricaba por todos lados en contra de Fidel y Duarte, Pepe se replegó, en ningún momento por debilidad sino porque, bueno, cada ser humano tiene en la vida su librito y forma de matar pulgas como reza el dicho popular.
Es más, ahora como legislador, de los tres senadores, más la bancada priista de diputados federales en el Congreso de la Unión, cabildean en otros espacios con fines personales: Pepe Yunes ha cabildeado más de dos mil millones de pesos federales para diversos sectores productivos de Veracruz, entre ellos, cañeros, cafeticultores, citricultores, pescadores y alcaldes.
Y si en alguna ocasión ha mantenido la distancia, por ejemplo, ante el senador panista Fernando Yunes Márquez, que ha subido a la tribuna para exigir rendición de cuentas, se ha debido a que la perorata estaba lista para pasar a la minuta, sólo para dejar constancia de un hecho; pero en ningún momento para investigarse.
Es decir, cada político, como cada ser humano, tiene su estilo personal de ser, actuar, reaccionar, operar y cabildear, y lo importante es sopesar al final del día el resultado.

LOS FILTROS QUE HABRÁN DE PASAR
Además, una cosita es pasar ante los demás como un peleador callejero, un tipo bragado y broncudo, entrón, y a la hora decisiva… arrugarse, doblarse y doblegarse, y otra, mantener la firmeza de los principios, los ideales y las convicciones para su legítima defensa en base a los argumentos.
Diríase, incluso, lo siguiente: cada quien, por caminos diferentes, tanto Pepe Yunes como Héctor llegaron al Congreso de la Unión.
Ahora, están en la antesala de la candidatura priista a la gubernatura en el año 2016.
La hora crucial se va acercando de aquí a cuando emerja el humo blanco de Los Pinos, pasando antes el cernidor del gobernador de Veracruz, el CEN del PRI, el gabinete político del presidente de la República y la Secretaría de Gobernación.
Y sólo entonces podrá conocerse si la estrategia de cada uno, más la idiosincrasia y la personalidad, habrá sido funcional para alcanzar el visto bueno.