16.3 C
Xalapa

Posdata: El día del Juicio Final en Veracruz

  • El politólogo Carlos Ronzón mira un escenario catastrófico si el duartismo perdiera la elección de diputados federales; pero más aún, la mini gubernatura de dos años

 

LUIS_VELAZQUEZEl politólogo Carlos Ronzón Verónica se pregunta qué pasaría si el duartismo perdiera la elección de diputados federales de este año y perdiera la mini gubernatura de dos años el año entrante.

Y se responde:

Una. Sería la catástrofe política en Veracruz para el gobernador de Veracruz. La tragedia total de los 12 años perdidos de una generación política iniciada con el góber fogoso y gozoso.

Dos. Todos los sueños políticos de tal generación quedarían derrumbados; pero al mismo tiempo, y dada la frivolidad y la soberbia, la egolatría y la pedantería con que han operado, sería el resultado natural.

Tres. Parte del gabinete legal y ampliado del duartismo tendría que salir corriendo a las islas Fidji para ampararse y blindarse ante la ola vengativa, llena de rencor contra ellos, que sobrevendría.

Y más, mucho más si, digamos, la mini gubernatura fuera ganada por algún enemigo furibundo.

Cuatro. Sería el debut y despedida del Maximato fidelista que ha soñado con reproducir el modelo Plutarco Elías Calles en Veracruz imponiendo gobernadores para seguir operando como dueños de los ciento 20 mil millones de pesos de presupuesto anual, más el diezmo y el doble diezmo, más los negocios lícitos e ilícitos, más las mieles del poder político, social, económico, educativo, de salud y de seguridad.

Cinco. Parte del gabinete legal terminaría en el penal de Pacho Viejo, quizá en el reclusorio de Perote, acaso en el CERESO de Jalacingo, y/o como en el caso de la expresidenta municipal de Alvarado, Sara Luz Herrera, en el penal de alta seguridad de Amatlán de los Reyes, donde terminan los presos ligados con delitos federales, entre ellos, el manejo de las drogas y sus malas amistades.

Seis. Otra parte del gabinete legal tocaría puertas de manera desesperada en el altiplano, en el gobierno federal, para blindarse y ampararse ante el desbordamiento político de la nueva generación que llegara a la gubernatura, de tal forma que, incluso, y para negociar, devolverían parte del enriquecimiento ilícito e inexplicable en que han caído.

Siete. Habría quienes, atrapados en sus temores y miedos, terminarían enloquecidos y hasta llegarían al suicidio que es un camino digno cuando alguien está en la antesala de la cárcel, digamos, por ladrón del erario público.

Ocho. Considerando el modelo de las ratas que suelen tirarse del barco cuando se está hundiendo para salvarse, unos a otros se traicionarían y serían capaces de entregar pruebas en contra de otros para redimirse.

Nueve. El resto de duartistas y fidelistas vivirían las peores noches de sus vidas, pues quedarían empantanados entre la zozobra y la incertidumbre con su destino para determinar si el fuego les llegaría y habría quienes, incluso, hasta pensarían con devolver las mieles del poder obtenidas en los últimos años como, por ejemplo, y entre otras, las barbies distinguidas, además de los cargos públicos, con mansiones.

Diez. Se vivirían años trepidantes, pues mientras la nueva generación política en el poder fundamentaría su política en llamar a cuentas a los antecesores; los otros, a defenderse, cada uno curándose en salud.

Fuego contra fuego.

 

“LA NOCHE DE LOS CUCHILLOS LARGOS”

 

Por eso, advierte Carlos Ronzón, una ruptura más acentuada en el interior del PRI abonaría a la oposición.

Además, fortalecería la posibilidad de una candidatura ciudadana y/o, en todo caso, de una alianza opositora en que la irían distinguidos priistas con peso político y disponibilidad económica en sus regiones.

Bastaría referir que en Puebla, el expriista Rafael Moreno Valle logró una alianza opositora (PAN, PRD, PANAL y partidos locales) y lanzaron del trono imperial y faraónico al PRI de Mario Marín, y aun cuando nunca el góber precioso fue raspado se debe a que el sucesor fue su secretario de Finanzas y Planeación.

Pero el antecedente ilustra la posibilidad de que el tricolor sea lanzado de la gubernatura en Veracruz con el anterior escenario apocalíptico que el politólogo egresado de la Universidad Complutense de España visualiza como “la noche de los cuchillos largos”.

 

 

NOTAS RELACIONADAS

Andares: Los ojos de Lucio

Por: Alejandro Mier Uribe   Al escuchar que una vez más los señores Beltrán discutían agriamente, la nana Gloria tomó del brazo al pequeño Lucio y...

Andares: El regreso de Lupe La Flaca

Por: Alejandro Mier Uribe   Lupe la Flaca ingresó al Hospital General a la una con diez minutos de ese miércoles. A pesar de que presentaba...

Andares: Lupe, la Flaca

Por: Alejandro Mier Uribe   Lupe restregaba con fuerza los trastos de la comida para quitarles el cochambre cuando Enriquito, su hermano menor, pasó detrás de...

Redes Sociales

124,625FansMe gusta
4,386SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA

Nueva Xalapa ya no está tan nueva, sufre abandono

Desde hace casi dos trienios una banqueta de la calle Manantiales de Techacapan y Circuito Radial 1 está...

Escenarios:

•Vivir en paz •Objetivo en la...

Expediente: 2020 Biógrafa del infortunio

Luis Velázquez29 de septiembre de 2020 La académica, investigadora, escritora y ensayista, Celia del...

Malecón del Paseo:

•Una reportera presa •Blindar fuente informativa •“Nada más que la verdad”

En el medievo, “la vida al aire libre era sinónimo de salud”: historiadora

Un ambiente al aire libre, donde las personas estén rodeadas de buena música y aromas agradables, son...