22.6 C
Xalapa

Sacerdotisas, parteras y curanderas, estas mujeres son “Tesoros Humanos Vivos” de Oaxaca

Oaxaca de Juárez.– Cuando a Cristina Toribio Mateos, una sacerdotisa ayuujk la invitaron a registrarse en una convocatoria que busca reconocer los saberes ancestrales, esta mujer de 88 años originaria de la región mixe lo primero que preguntó fue si querían encarcelarla por seguir practicando rituales.

Fue hasta que su nieto le explicó que fuera de su comunidad existía un interés por el conocimiento de generaciones que ella conserva, que esta mujer monolingüe aceptó participar y compartir, por ejemplo, la importancia de los rituales que practica.

Ejemplo de ello son los que se realizan en el cambio de autoridades se invocan a las deidades ayuujk y a las almas de aquellos quienes ya sirvieron como autoridades, como una forma de protección a aquellos que se prestarán servicio, y que se realizan en los cuatro puntos ceremoniales de la comunidad.

“Ella dice que es importante realizar estos rituales como forma de protección, para que no les pase nada malo a las nuevas autoridades. Ella hace ese ritual cuando se cambian las autoridades, para pedir la protección de las deidades y las almas”, señala Juan Carlos, el nieto de Cristina, quien se encarga de traducir sus palabras.

Al igual que ella, además de rebasar los 80 años, María Quiroz García y Estela Rojas Santiago comparten otra cosa en común con Cristina Toribio Mateos: han dedicado a preservar los conocimientos tradicionales de sus comunidades, a través de toda una vida de trabajo como parteras, curanderas e, incluso, como Cristina, como sacerdotisa.

Fue por esa labor que ahora han sido nombradas como“Tesoros Humanos Vivos”, un reconocimiento realizado por el gobierno de Oaxaca, a través de la Secretaría de de las Culturas y Artes de Oaxaca (Seculta), con el cual se busca “identihcar y reconocer las prácticas culturales identitarias” de las comunidades para “preservar la herencia viva que permita visibilizar los saberes que guardan”.

ristina Toribio Mateos, por ejemplo, tiene 88 años de edad y es originaria de San Juan Cotzocón Mixe, una comunidad ubicada en la Sierra norte de Oaxaca que es habitada por el pueblo ayuujk; en su caso, fue reconocida por su legado como sacerdotisa.

Originaria de San Juan Colorado, Jamiltepec, en la región Costa, María Quiroz García es otra las mujeres nombrada como “Tesoro Humano Vivo”. Ella tiene 88 años y durante toda su vida se ha desempeñado como partera y curandera.

Mientras que Estela Rojas Santiago tiene 80 años de y es nativa de Santa María Temaxcaltepec, una comunidad que se ubica en la región Costa, y quien también ha entregado su vida a su labor como partera y curandera.

Todas ellas son ganadoras de la Convocatoria “Tesoros Humanos Vivos”, emitida por la Seculta en coordinación con

el Gobierno Federal, y con la cual se pretende preservar la herencia viva “que permite visibilizar los saberes que guardan, sus vivencias, experiencias, por la sabiduría que han heredado de sus madres, sus padres, sus abuelos, de sus culturas y comunidades”.

Fue con esa hnalidad que este jueves se llevó a cabo el conversatorio “Tesoros Humanos Vivos”, en el Teatro Macedonio Alcalá, que fue moderado por el maestro Salvador Sigüenza y está disponible en el canal de Youtube de la dependencia.

De acuerdo con la Seculta, en el encuentro, las participantes reconocieron su compromiso por mantener vigentes las prácticas y expresiones culturales de sus áreas de inpuencia, siendo un referente de identidad y valores para su cultura.

“Esta actividad fomenta la riqueza cultural del estado de Oaxaca, el cual cuenta con Tesoros Humanos Vivos que buscan heredar sus conocimientos a las nuevas generaciones para que la cultura, costumbres y tradiciones de las comunidades oaxaqueñas trascienden y permanezcan presentes”, señaló la Seculta.

Tomado de ElUniversal

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

125,241FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA