Search
Sabado, 19 de Setiembre de 2020
  • :
  • :

Sacrificios antorchistas para el gobernador

POR ROSA VÁZQUEZ/EXCLUSIVA-CRÓNICA

Con hambre, sedientos bajo el intenso sol o la incesante lluvia, cientos de antorchistas esperan, y esperan, y si tienen suerte, su recompensa se hará realidad en forma de unas láminas o una despensa.

 

La cara reseca por el frío, los zapatos mojados y el estómago vacío. Un himno que se sabe de memoria porque a cambio de cantarlo llegan a veces unas despensas o el apoyo de lámina. Cientos de personas esperando a aquel que con zapatos caros se baja de su camioneta, da una decena de pasos hacia el presídium y recibe los aplausos “Duarte, amigo, Antorcha está contigo”.

Con los gritos de apoyo y los chiflidos motivados por los ademanes exagerados que hace la diputada Minerva Salcedo Baca, los integrantes de Antorcha Campesina recibieron al gobernador Javier Duarte de Ochoa en la inauguración del circuito antorchista. Por supuesto, ya no estaban de ánimo.

“Sí estamos aquí porque nos presionan, si no ya mero” decían dos mujeres renuentes a bajar con el resto de los en una lona donde apenas y cabía la mitad de la gente pero eso sí, donde tocaba un tamal y una botella de agua para aguantar las siete horas que llevaban esperando.

Dicen que los citaron a las 7:00 de la mañana en diferentes puntos de la ciudad. Sólo tuvieron que pagar 147 pesos entre todos para que un camión los trasladara al albergue de estudiantes “Salvador Díaz Mirón” para después bajar a la inauguración de la calle.

Calle que a la mayoría de ellos jamás les beneficiará porque queda a más de una hora de sus hogares. Pero ahí estaban cumpliendo con su deber como antorchistas, cantando el himno de la organización y hasta sacudiendo el puño a lo alto.

A quien se atrevió a bajar a la instalación de la inauguración le tocó un tamalito, a quién no, pues se conformaron con comprarse un elote que vendían en la loma.

Ya no había forma de cubrirse de la lluvia, los niños comenzaban a toser, las mujeres pidiendo comprensión: “mira Charo, ya está lloviendo, se me va a enfermar”, le decía una mujer a su líder mientras cargaba a su bebé.

“Yo también me quiero ir, tú sabes lo que es antorcha, échame la mano” y sin nada que la cubriera, va otra vez con niña en brazo para acomodarse en un pedazo de carpa donde aún se mojaba la mitad de su cuerpo.

“Antorcha con Duarte, va para adelante”, el grito se pronunció a la llegada del gobernador, una hora después de programado el evento. Sin contratiempos ni prisas, tranquilo y bien cubierto se bajó el gobernador de su coche y se volvió a sentar bajo una carpa, ni gota de agua sintió.

Ya algunos andaban desesperados, el alcalde Américo Zúñiga Martínez por ejemplo, que palmeaba sus piernas y movía la espalda cansado de esperar una hora de su vida al gobernador.

Otros fueron más abusados, como el secretario de Educación, Adolfo Mota Hernández, que se mantuvo oculto en su camioneta hasta que llegó el gobernador y entonces sí, a darse el baño de pueblo para al final salir corriendo con todo y la presunción de Minerva Salcedo de que Adolfo ha sido cercano al albergue de estudiantes y una vez hasta durmió ahí.

Luego los discursos cifrados, por un lado el dirigente estatal de Antorcha Campesina, Samuel Aguirre, prometiendo que antorcha se mantendrá en su casa durante los Juegos Centroamericanos y del Caribe y no habrá manifestaciones de su parte. Al mismo tiempo agradeciendo la millonaria inversión de la obra realizada.

Por otra parte el gobernador haciendo una analogía, “como un matrimonio” calificó la relación del gobierno con antorcha campesina, donde a veces hay pleitos pero también estima.

Y entre un discurso y otro se fueron ocho horas para la gente de las colonias que un día decidió integrarse a antorcha campesina porque reciben apoyos y lo único que deben hacer es aprenderse las consignas, aguantar el hambre algunos días y limpiar la nariz de sus hijos que ya escurren de tanta lluvia que han tenido que aguantar.

Comentarios

comentarios




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *