21.5 C
Xalapa

Se pierde playa en Villa Rica; construyen escollera

Foto: Carlos Hernández

El mar le ha dado de comer a la familia de don Pedro; sin embargo, pareciera que se ha cobrado el favor y éste se ha “comido” gran parte de la playa.

Don Pedro observa el horizonte del océano mientras se mantiene de pie sobre una escollera que es construida por la pérdida de playa en Villa Rica, municipio de Actopan.

Pedro Arismendi Pérez tiene 54 años y desde los nueve ha sido pescador, pues su familia se ha dedicado a esa actividad por generaciones.

El mar le ha dado de comer a su esposa, sus tres hijas y cinco nietos; sin embargo, pareciera que se ha cobrado el favor y éste se ha “comido” gran parte de la playa.
Hace 15 años, los lugareños y turistas disfrutaban de más de 50 metros de esta playa, ubicada cerca de la Planta Nucleoeléctrica de Laguna Verde.
Desde entonces, el Golfo de México comenzó a recular, pero en los últimos años el fenómeno ha sido distinto y ha ocurrido lo contrario.
Ahora, solo quedan entre cinco y diez metros de distancia entre el mar y las palapas que fueron construidas por restauranteros.
Los bloques de piedra han sido colocados en al menos 100 metros lineales, para evitar que el agua alcance las viviendas y haya inundaciones en la comunidad mencionada.
El gobierno federal está a cargo de la obra, misma que inició hace aproximadamente un mes y planean culminar en siete meses.
La maquinaria de observa a la orilla del mar. Usan una excavadora para colocar una especie de muro con bloques de piedra.

SIN TURISTAS

El adulto mayor gana 500 pesos semanales por la venta de pescados y mariscos a los restauranteros de la zona y la renta de su palapa. La pandemia del SARS-COV-2 (COVID-19) mermó la actividad turística.
La playa había permanecido cerrada al público por disposición oficial, para evitar aglomeraciones y la propagación de la enfermedad.
La reapertura fue permitida con el cambio en el semáforo epidemiológico de naranja a amarillo en el estado de Veracruz; sin embargo, se prevé nuevamente el cierre, toda vez que del lunes 14 al 27 de septiembre, la entidad retrocede al semáforo naranja, de riesgo alto de contagio.

Foto: Carlos Hernández

En marzo pasado, también fueron cerradas las playas de La Mancha y el Farallón, ambas en el municipio de Actopan; además de balnearios y restaurantes, había informado el ayuntamiento de Actopan, a través de redes sociales.
Don Pedro no había podido trabajar con normalidad, pues no había ventas ni la llegada de visitantes, quienes, en su mayoría, provienen del Puerto de Veracruz, Actopan, Alto Lucero, Xalapa, así como también, del estado de Puebla y la Ciudad de México.
Mientras sostiene con sus manos una red para pescar, comenta que su actividad podría perderse totalmente por la desaparición de la playa y la construcción de la escollera.
“Nos afecta en todo, en las palapas y en todo. No va a haber el chance de trabajar, ni nada, las lanchas se van a quedar varadas, no vamos a poder brincar la escollera”, cuenta.
El pescador señala con su mano derecha la zona que ha sido utilizada para colocar las lanchas, esquivando la escollera que ha arrebatado sus espacios.

PESCA, EN VÍAS DE DESAPARICIÓN

Piensa en construir una “rampla” para que puedan salir las embarcaciones; sin embargo, hasta el momento, no han sido informados por ninguna autoridad federal o municipal sobre la posibilidad de sea frenada la pesca por la escollera.
“Tal vez en varios años el mar se haga para atrás, pero quien sabe, lo dudo. Nosotros pusimos unas palapas para la entrada a las quebradas”.
Se camina cerca de un kilómetro en un cerro que marca el final de la playa para apreciar la quebrada, un importante atractivo turístico de la zona.
“Se va a perder la esencia turística en Villa Rica, no va a haber turismo, como antes. Lo que caiga de pescado va a ser para comer”, expresa Arismedi Pérez, con un semblante de extrema preocupación.
El señor recuerda que ninguno de los pescadores de Villa Rica recibió algún apoyo económico o despensas por parte del gobierno, para el sustento de sus familias durante la contingencia sanitaria.
“El gobierno no ayuda con comida, ni nada. Un apoyo de despensa, nada, de plano, no ha habido para nada. Sí lo solicitamos pero no hubo nada”, expresa.
Don Pedro también fabrica redes para pescar y las vende en 3 mil 500 pesos. Tarda tres o cuatro meses en elaborar una pieza con hilo especial y cuatro kilogramos de plomo.
“Compro hilo, el kilo de plomo está en 140 pesos, me llevo cuatro kilos. Llevo tres meses de trabajo y me falta todavía un mes, porque es malla chica”.
Los 500 pesos que percibe a la semana no alcanzan para cubrir los gastos de su familia. Por ello, también labora como velador y se encarga de vigilar y cuidar algunas palapas.

SIN CLIENTES PALAPEROS

Ana y Rodolfo viven a la orilla de la playa, son propietarios de una palapa, donde ofrecen pescados, mariscos, refresco, cerveza y rentan mesas con sillas a los turistas.
Desde que iniciaron los contagios de COVID-19 en la entidad, casi no han tenido clientes. Además, vislumbran un panorama aún más desalentador por la escollera que acabará con la poca playa que queda.

Foto: Carlos Hernández

Antes de la emergencia sanitaria, recibían a gente de Alemania, España, Brasil, Francia y de distintos puntos de la entidad o del país.

Cuando el mar comenzó a ganar terreno, en noviembre del año pasado, se llevó a su paso algunos restaurantes, cuyos propietarios se vieron obligados a cerrar de manera definitiva.
“El mar se metió mucho, afectó a los negocios, quitaron sus negocios, porque prácticamente se los tiró, ya no hay playa casi”.

ANOMALÍAS EN LA OBRA

Los restauranteros pudieron observar el proyecto para la construcción de la escollera. Las piedras debían colocarse dentro del agua, pero lo hicieron sobre la playa.
“Un conocido tiene la foto del proyecto cómo está, donde iba a quedar, que iba a quedar adentro del agua y lo están haciendo afuera del agua”, cuenta Ana.
Por su parte, Rodolfo recuerda que el plan contemplaba que la escollera quedaría a 30 metros mar adentro, para ganar terreno y ampliar la playa.
“Se iba a ganar terreno, según, lo que se había perdido, pero no fue así”, comenta el señor, de unos 40 años.
Los comerciantes atribuyen la pérdida de playa al proyecto para la ampliación del Puerto de Veracruz, la obra más grande efectuada en esta ciudad y más ambiciosa de todo el país, pues busca aumentar su superficie en 500 hectáreas en agua y 450 en tierra.
También creen que ha influido el calentamiento global y el derretimiento de los polos, situación que está ocasionando un caos climático en el mundo.

NOTAS RELACIONADAS

“Flor de Cempasúchil, a punto de enfrentar su peor año en Todos Santos”

Del náhuatl “Cempohualxochitl” que significa “veinte flores” o “ varias flores”, la tradicional Flor de Cempasúchil, es la flor que nuestros ancestros relacionaban...

Se acerca Veracruz a los 36 mil casos positivos por Covid-19

En cuanto a la actualización del COVID-19, al corte de este lunes, la jefa de Epidemiología, Dulce...

En Veracruz muere una mujer cada 24 horas por cáncer de mama

Xalapa, Ver; 19 de octubre de 2020.- En Veracruz muere una mujer diariamente a causa del cáncer...

Redes Sociales

124,754FansMe gusta
4,419SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA

Muere Tony Lewis, vocalista y bajista de The Outfield

Hoy una vez más el mundo de la música se viste de luto y es que Tony Lewis, cantante...

Madre adolescente envenena a su bebé por no tener dinero para darle de comer en Neza

Una joven de 16 años de edad, habría dado veneno a su hijo de un...

Se pospone oficialmente Carnaval de Veracruz 2021; podría ser en verano

Veracruz, Ver.- Debido a que la pandemia no ha terminado por completo y...

Cancelan misas y homenajes a la Virgen en la Basílica el 12 de diciembre

Los días once y doce de diciembre no se realizará ninguna celebración litúrgica ni de homenaje a la...

Avalan propuesta para brindar internet gratuito a estudiantes en Coatepec

El ayuntamiento de Coatepec anunció que pondrá a disposición el centro de cómputo, ubicado en las instalaciones...