21.2 C
Xalapa

Tráiganme la cabeza de Paul Leduc

Su presencia era turbulenta y sólida. Uno podía decir cuando él se aparecía: “Vaya, al fin hay alguien en este cuarto”. Aunque era grande, podía parecerlo más por la intensidad de esa presencia. Un director de cine debe tener voz, y Paul Leduc la tuvo. Que la usara o no, era cosa suya, a veces taciturno y discreto. Pero cuando se expandía, uno detectaba el duende violento que reflejan ¿Cómo ves? (1986) y en mayor escala El cobrador: In God We Trust (2006). Su primer largometraje, y primera obra maestra, Reed: México insurgente (1973), relata reporterilmente una revolución. Su tema es la violencia. Pero también su contrario: es el cineasta contemplativo, plástico, lacónico de Frida, naturaleza viva (1984). En su manierista puesta en escena de Barroco (1989) propone una lectura de la invención de América, a partir de Alejo Carpentier y la música, que nos deja sin palabras.

Tales extremos definen el conjunto de su obra, sin traicionar nunca este lado de la historia. Es, si alguno, el cineasta más consistentemente de izquierda en México, dentro de que hay otros como Jorge Fons o Alberto Cortés.

Con el tiempo, su cine se fue volviendo muy antimperialista, hasta el extremo de Dollar Mambo (1993), el amargo musical de la invasión criminal de Estados Unidos a Panamá, y también otra de sus obras maestras.

Hombre de ideas fijas hasta lo obsesivo, como todo el tiempo se le ocurrían nuevas ideas lo mismo para el cine que para sus cruzadas quijotescas, tenía muchas ideas fijas y se dejaba guiar por todas ellas. Paul está loco, decían sus amigos. De allí se desprende que su obra sea tan variada en temática y forma narrativa, y a la vez conserve un sello inconfundible, como los cuentos de Julio Cortázar.

Se tomaba riesgos constantes: políticos, cinematográficos, existenciales. Siempre yendo hacia adelante y del lado que sabía justo, el de las clases populares, los indígenas, las resistencias. En Barroco El cobrador explotan ante nuestros ojos los abismos de clase en modo muy diverso. Hay ahí una unidad de fondo: el compromiso. ¿Quién como Paul Leduc ha hecho un cine con tan sistemática implicación social? De vida y obra no tuvo nada que ver con el cine burgués de los tres compadres y tantos otros que ponen los ojos en Hollywood y los grandes festivales, y se exportan con eficaz oportunismo. El de Paul es un cine mexicano y latinoamericano sin fisuras.

También daba pasos sin huarache. Lo rondó la cabeza de la Hidra. Tuvo proyectos que no amarraron nunca, como Bajo el volcán. Como todo gran cineasta, apostaba al fracaso con enjundia, pues un provocador es un provocador. Hasta consigo mismo.

Sus afinidades fueron muy claras. Con los escritores. Con sus actores: Ofelia Medina, Roberto Sosa, Claudio Obregón, Blanca Guerra, Dolores Pedro, Peter Fonda, Ernesto Gómez Cruz. O las apariciones del rock y otras músicas, los cameos y papeles secundarios de Tito Vasconcelos, Héctor Ortega, Javier Molina, Rolo Rodríguez y tantos más. No trabajaba con pendejos.

Conocí a Paul desde los años 70 al calor de la insurgencia sindical de Rafael Galván y el fallido experimento nacionalista revolucionario del Movimiento de Acción Popular (MAP), pronto fundido con el Partido Socialista Unificado de México (PSUM). Con el tiempo, esa corriente se perdió en la encrucijada Carlos Salinas de Gortari-Cuauhtémoc Cárdenas, cuando sus miembros optaron por el primero pese a ser portadores de la corriente cardenista originaria, un tronco de afinidad con el neocardenismo a la alza. Ni siquiera entonces Leduc perdió la brújula ni dijo aquí me bajo.

El iracundo final de El cobrador le costaría la amistad de muchos, especialmente en España, vacunados contra cualquier terrorismo. Lo dicho, se tomaba sus riesgos sin que le temblara el pulso. ¿A qué otro se le ocurriría acometer milagrosamente el remake del remake de Santa (Latino Bar, 1991) en la vereda tropical?

*LA JORNADA

Artículo anteriorPortada Impresa
Artículo siguienteEl ADN de la colección Thyssen

NOTAS RELACIONADAS

Un tercio de los museos de todo el mundo despedirá a parte de su personal por la crisis del coronavirus

La pandemia ha provocado que casi todos los museos del mundo tengan que reducir sus recursos y actividades, pero también una parte notable de...

Bienal en el Franz Mayer coloca al cartel como soporte de reflexión

Ciudad de México. La Bienal Internacional del Cartel en México (BICM) exhibe en el Museo Franz Mayer trabajos agrupados en seis categorías, entre ellas derechos...

“La pandemia llegó a confirmar las fragilidades de las democracias”

Ciudad de México. La pandemia muestra las fragilidades de las democracias en América Latina. En Brasil, quienes forman parte de los estamentos populares y los descendientes...

Redes Sociales

124,723FansMe gusta
4,472SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA

Best Buy se va de México

Este martes, la cadena de tiendas de tecnología de origen estadounidense, Best Buy, anunció a sus inversionistas que tras 13 años de presencia en México...

Mujer ata a su perro al auto y lo arrastra por siete cuadras

El animal sufrió heridas en sus cuatro patas y perdió mucha sangre. Vecinos de Mendoza, en Argentina, grabaron el maltrato e hicieron la denuncia El...

Alemania se queda sin camas para atención de covid-19

Alemania se está quedando sin camas para la atención de covid-19 tras alcanzar un récord histórico de contagios el pasado viernes, informó en un...

Devastado Barça

Hay un héroe del pasado que no tira la toalla en el hoy devastado Barça y que responde al nombre de Ronald Koeman. El peso...

Los Dalí y su niño secreto, una relación familiar sin lazos de sangre

José Ángel Montañés, autor de El niño secreto de los Dalí (Roca Editorial), libro que desvela la relación del pintor y Gala con Joan Figueras (1942-1999),...