14.9 C
Xalapa

Un archivo contra la memoria

Como suele ocurrir en exposiciones colectivas, no están todos los artistas que en España son duchos en esta dinámica de trabajo anarchivístico, pero sí encontramos la suficiente variedad para aderezar con soluciones formalistas un recorrido abocado inevitablemente a incidir en la revisión de la memoria histórica de nuestro pasado reciente.

Entre el primer grupo, enfocado en aspectos neutros –imaginario botánico de Ignasi Aballí, y arquitectónico de Françoise Vanneraud–, o propiamente formales sobre la construcción, destrucción y elementos del archivo –Ángela Cuadra, Clara Sánchez–. Destacan las propuestas centradas en la relación entre archivo y experienciaMarlon de Azambuja profundiza sobre la distancia insalvable entre la huella y el archivo, aplicando las “impresiones freudianas”, subtítulo del Mal de archivo derridiano, que concluye con la imposibilidad de registrar en el archivo la huella (de Gradiva) pasajera y secreta de la experiencia real. Sobresale también el documental autobiográfico de Gema Polanco con su abuelo, narrando las dificultades para desentrañar grafías en los archivos, como metáfora de lo que dejan ver, pero también ocultan.

Hay tentativas a cuya resolución merecería la pena darle una vuelta más, como ocurre en la crítica de género a cargo de María Jacarilla en torno al censo de algunos artistas residentes en Madrid (José Gutiérrez Solana, Benjamín Palencia, Federico Madrazo, Antonio Saura, Joaquín Sorolla, Daniel Vázquez Díaz). Y es interesante la doble formulación de Marco Prieto, entre la historia-ficción y una resultona instalación conceptualista para hablar de violencia ciudadana.

Las incursiones históricas más interesantes y audaces, ante la penosa polaridad política y social que estamos viviendo, corren a cargo de Ignasi Prat, con fotografías impecables de los señoriales edificios expropiados en El mundo de los vencedores; los documentos y objetos personales de fusilados en la guerra y posguerra civil, aportados por Fernando Sánchez-Castillo de su Archivo Paralelo; la paradoja de Daniel Silvo sobre la monarquía de Fernando VII, acaso el peor entre nuestros regentes; y el inventario de Cúpulas, evidenciando la corrupción, de Carlos Garaicoa. Como cabía esperar, lo bordan.

*Con información de ELCULTURAL

NOTAS RELACIONADAS

Redes Sociales

126,725FansMe gusta
4,517SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA