12.6 C
Xalapa

Veracruz, fábrica de chivos expiatorios

01
FOTO: CAROL SUÁREZ. Este 2015 cumple tres años de impunidad el asesinato de Regina Martínez.

Con testimonios de tortura, Amnistía Internacional y el Centroprodh echan abajo el “esclarecimiento” del asesinato de tres fotorreporteros y una publicista cuyos cuerpos aparecieron desmembrados el 2012. La incriminación de un matrimonio, fue la respuesta a la crisis del Gobierno de Duarte, hoy es la punta del iceberg que devela la fabricación de chivos expiatorios

POR ANA OSORIO

[tab]
[tab_item title=”ÁBRICA DE CHIVOS EXPIATORIOS”]El expediente que detalla el caso de Claudia Medina, elaborado por el Centro Prodh,  asegura que se trata de un ejemplo de la estrategia del Gobierno de Veracruz y el Gobierno Federal para fabricar culpables y maquillar los índices de inseguridad, ante la falta de capacidad para resolver crímenes.

“La interacción entre el Gobierno Federal y del Estado, y del Poder Judicial local y federal, al procesar personas con confesiones bajo tortura, hace que compartan la responsabilidad en cuanto a las violaciones a los derechos humanos. Por ello cada vez que en Veracruz se anuncia un golpe a la delincuencia, cabe la sospecha de que quienes están tras las rejas son, en realidad, personas inocentes”, expone, contundente, el documento.[/tab_item]

[/tab]

El 3 de mayo del 2012 ocurrió uno de los golpes más fuertes a la imagen del Gobierno de Veracruz, encabezado por el priista Javier Duarte: tres fotorreporteros que trabajaban en la Zona Metropolitana del Puerto y una publicista amiga de ellos, quienes llevaban un par de días desaparecidos fueron asesinados.

Esos crímenes se sumaron a los de los comunicadores Miguel Ángel López Velasco, Yolanda Ordaz (ambos del periódico Notiver) y Regina Martínez, (del semanario Proceso). Los señalamientos en contra del gobierno de Javier  Duarte por la impunidad en los casos de atentados contra periodistas empezaron a multiplicarse.

Tres meses después del crimen, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) encontró una salida a esa crisis al anunciar la captura de los presuntos responsables. Organizaciones defensoras de los derechos humanos, como Amnistía Internacional y el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Prodh, señalan que al menos dos de los imputados no participaron en los asesinatos y que sus confesiones fueron obtenidas bajo tortura por parte de elementos de la Marina Armada de México.

LOS CHIVOS EXPIATORIOS

Isaías Flores (apodado “El Cronos” según la Marina)  y Claudia Medina fueron acusados ante medios de comunicación, el 15 agosto del 2012, por el entonces procurador de Justicia de Veracruz Amadeo Flores, de asesinar a los fotorreporteros  Guillermo Luna Varela, Gabriel Huge Córdoba, Esteban Rodríguez Rodríguez y a la  publicista Irasema Becerra, con lo que se dio por esclarecido el crimen descubierto cuando sus cuerpos aparecieron desmembrados y embolsados en un canal pluvial y de aguas negras en Boca del Río.

Pese al anuncio mediático de la Procuraduría de Veracruz, que aseguraba tener la confesión de los presuntos responsables, ni esa dependencia ni la Procuraduría General de la República (PGR) formalizaron algún cargo por esos homicidios, que volvieron a poner al estado en el ojo del huracán.

En cambio, Flores y Medina fueron imputados por la PGR de ser presuntos responsables de delitos contra la salud, en las modalidades de posesión agravada de marihuana y cocaína con fines de comercio, de narcomenudeo, operaciones con recursos de procedencia ilícita y  acopio de armas reservadas a las fuerzas federales.

Durante el anuncio de su responsabilidad en los asesinatos, el entonces procurador respaldó la versión de la Marina, que decía que ellos eran parte de la organización denominada Cártel del Golfo Nueva Generación, y que “El Cronos” era el jefe de esa banda, que entonces peleaba la plaza de Veracruz con el Cártel de Los Zetas.

La versión oficial de la Marina Armada de México describe que la detención ocurrió el 8 de agosto después de una persecución que terminó con la pareja intentando ocultarse en una pensión de automóviles en el Puerto de Veracruz.

36 HORAS DE TORTURA Y AMENAZAS

Pero la historia que narran Flores y Medina es muy distinta. Su caso, es un ejemplo tomado por Amnistía Internacional para hablar de las torturas de las que han sido víctimas miles de mexicanos a manos de las fuerzas armadas. Tan solo entre 2007 y 2012, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) recibió 10 mil quejas en contra del Ejército y la Marina por violaciones a esas garantías.

(Marina en Veracruz: tortura y abusos http://revistaera.com/index.php/k2-reportaje/item/5059-marina-en-veracruz-tortura-y-abusos)

Antes del amanecer del 7 de agosto, Claudia Medina y su esposo Isaías Flores  despertaron tras escuchar un ruido que venía de afuera de su habitación. Pensaron que eran ladrones, pero pronto, entre la oscuridad, distinguieron que quienes entraban a su domicilio rompiendo todo a su paso portaban el uniforme de la Marina.  De pronto, la oscuridad se hizo total, los militares les habían tapado los ojos, ya no vieron más.

Con golpes y amenazas los subieron a un automóvil. Los llevaron a la Base Aérea Naval. En su testimonio relatan que alcanzaron a ver pasto podado finamente y escuchaban el vuelo de aviones muy cerca (en Veracruz, la Base Aérea Naval está junto al aeropuerto).

Allí, cuenta Claudia, vivió lo inimaginable: abuso sexual, golpes a puño cerrado y con artefactos. También insultos, ahogamiento con agua y asfixia con bolsas de plástico. Toques eléctricos en los dedos y chile en la nariz. La obligaron a lavar la ropa de los marinos y la amenazaron con lastimar a sus hijos. Así aceptó firmar la declaración en la que los marinos la acusaron de lo que quisieron.

Durante las 36 horas que duró la tortura, Claudia alcanzaba a escuchar los gritos de su esposo y de otras personas que, como ella, eran sometidos a golpes y toques eléctricos.

Cuando la obligaron a firmar la declaración que nunca leyó, los militares también le pidieron que señalara a su marido de ser el líder de un cártel del que ella nunca había oído hablar.

Una vez firmada la declaración, sus ojos volvieron a ser vendados. Un nuevo traslado terminó en la delegación de la PGR, donde le hicieron firmar otra pila de documentos en los que, sin saberlo, se inculpaba. Luego pudo ver a su esposo y a otras personas que no conocía.

LA PRESENTACIÓN ANTE LOS MEDIOS

De pronto, Claudia, su esposo y los otros detenidos estaban frente a las cámaras de reporteros que los retrataban junto a armas y otros objetos que jamás había visto, salvo una computadora que se parecía a la suya.

Escucharon que los Marinos contaron a los reporteros que los detuvieron ese mismo día. Relataron que una denuncia ciudadana los había alertado de la presencia de personas armadas en un auto y que de ello derivó la detención de la pareja y las personas extrañas que tenían junto a ellos.

Una semana después, el exprocurador Flores Espinoza convocó a una rueda de prensa en la que anunció que los detenidos por la Marina eran los responsables de la muerte de los tres fotoperiodistas y la publicista ocurrida tres meses antes.

Los medios de comunicación publicaron las versiones de la Marina y la PGJ. Ese caso, que lastimó la imagen del Gobierno de Javier Duarte, quedó mediáticamente resuelto. Hasta ahora no existen otras personas imputadas, por cometer ese crimen.

NarceSantibañez, colaboradora del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Prodh, el cual lleva la defensa de Claudia Medina, confirmó que ella nunca fue acusada formalmente por los asesinatos.

El abogado de Isaías Flores, Salvador Hernández Morales, apuntó que su defendido tampoco fue notificado de que esté en marcha un proceso en su contra por la muerte de los tres fotorreporteros y la publicista, que se conoció en todo el mundo.

“La Procuraduría local tampoco ha girado ninguna orden de aprehensión mucho menos un auto de formal prisión por estos supuestos delitos (…) él no se dio a la fuga, está preso (acusado de otros delitos) ellos saben dónde está y no han hecho nada, eso quiere decir que no hay pruebas (que lo relacionen con las muertes)”, expuso Hernández Morales.

La conclusión del abogado es clara, su cliente es un “chivo expiatorio”.

DESESPERADOS INTENTOS POR VOLVER A VIVIR

Antes del 7 de agosto de 2012, Claudia e Isaías se dedicaban a la venta de productos naturistas y a cuidar a sus tres hijos adolescentes en el Puerto de Veracruz.

Actualmente Isaías está detenido en un penal de Matamoros por portación de armas de uso exclusivo del Ejército y narcomenudeo, sin embargo, están en curso amparos que buscan su libertad.

Por su parte, Claudia goza de libertad condicional, tras estar presa en un penal de Zacatecas. Ahora busca recuperar una vida normal, pero ¿cómo vivir con tranquilidad cuando tu mayor miedo lo representan aquellos que deberían darte seguridad?

“Cuando estuve en la cárcel me di cuenta de que así pasa con todas las que están ahí (…) son muchas injusticias y a muchas las torturan y hacen igual que a mí”, platica Claudia en una breve conversación telefónica.

Ahora intenta recuperar su vida,  su reputación y espera que los Marinos que los torturaron paguen por lo que hicieron.

“Pero mi mayor deseo es que mi esposo salga libre y pueda volver con su familia”, expresa Claudia.

NOTAS RELACIONADAS

Reabren parques en Xalapa; protocolos para Nueva Normalidad

Tras seis meses de descanso, el Parque Los Berros, Los Tecajates, El Bicentenario, El Parque Ecológico Macultepec, El Paseo Los...

Se pierde playa en Villa Rica; construyen escollera

El mar le ha dado de comer a la familia de don Pedro; sin embargo, pareciera que se ha cobrado el favor y éste...

Fisicoculturismo un estilo de vida, fracturado por la pandemia…

La vida de un fisicoculturista es sumamente estricta, va más allá de una detallada alimentación y ejercicio para obtener su máximo esplendor en las...

Redes Sociales

124,628FansMe gusta
4,383SeguidoresSeguir
1,349suscriptoresSuscribirte

EDICIÓN IMPRESA

DE ÚLTIMA HORA

Barandal:

•Desaparecidas 121 niñas •Exhibe UV a...

Precariedad en sector cultural en México se recrudeció con pandemia

La precariedad en el sector de la cultura y las artes en México es una situación añeja...

El festival Live From London se suma a la oferta artística del Cervantino

Ciudad de México. Los conciertos en vivo transmitidos mediante plataformas digitales, que tanto auge han tenido en la...

Convoca IVEC a segunda edición del Diplomado en Gestión Cultural

Xalapa, Ver., 29 de septiembre de 2020.- En el marco del programa de formación en línea del Sistema...

El riesgo por Covid-19 continúa en Veracruz; se registran 211 casos nuevos en el último día

Suman 33 mil 316 casos positivos de COVID-19 en la entidad, mientras que se han estudiando 53...